Seguidores

sábado, 3 de septiembre de 2011

* SERENATA A LOS BALCONES, EN TEROR

Llegué tarde a presenciar el anunciado y tradicional “Teresa de Bolívar”, en la Villa Mariana de Teror. Estuve presente en el cierre, donde Marcela Moreno, argentina ella, ofreció una parte de su amplio repertorio. Acudía a la Villa con un solo objetivo: pasar una noche distinta con numerosos parranderos que tras el “Teresa de Bolívar”, se reúnen y esperan que se aligere el ambiente para comenzar un largo y serpenteante recorrido por el casco.

“La noche de serenatas” se inicia en la trasera de la Basílica y, desde el primer compás, poco a poco se van sumando curiosos y participantes, tocadores y cantadores.


 
Junto a mi compañera del alma Lydia Díaz y sus hijas Mar y Yaiza Salvador, nos sumamos pa´ acompañar y hacer algunos soportes sonoros y gráficos para enriquecer el blog de Lydia Díaz: www.etnografiayfolclore.org y el programa de radio “El Traspatio”…


 
“La noche de serenatas”, es un espectáculo, desconocido para muchos. En él, nos mostramos tal y como somos, mejor quizás como éramos… el grueso de los parranderos, son naturales de la villa, pero vimos participantes de distintos puntos de nuestra geografía… en cada parada desde balcones o esperando en la puerta de sus casas se ofrecen a los participantes un espléndido brindis… cestos que se deslizan desde los balcones o ventanas a los que responden los parranderos con coplas y estribillos. Con canciones de la tierra… dominan las isas… una carretilla atesora los obsequios que se ofrecen y que es el combustible preciso para hacer el recorrido con desenfado… en cada parada… ¡zas! El lingotazo y el gaznate se quedan afinaítos como timple del “colorao”.


Es un de los actos, más desconocidos y a la vez participativo, del intenso programa de las Fiestas del Pino. La fiesta se prolonga hasta altas horas de la madrugada… ¡Cómo suenan guitarras y voces en el silencio de la noche…! ¡¡Cómo se alegra el alma, escuchando las coplas de la tierra!!! Y el agudo ingenio de los estribillos improvisados… ¡¡aquí todos los jueves/ admitimos a mujeres! ¡¡ Digan lo que digan/ los pelos del culo abrigan!! O ¡¡cómo canta esa muchacha/ los pelos como tachas!!


 
Fue, una jornada, para nosotros, inolvidable, en la que pudimos saludar a amigos parranderos o no que tenemos la veleta en la misma dirección…

ALFREDO AYALA OJEDA

3 comentarios:

  1. Muy bonito e interesante. Para mi un gran descubrimiento, ya que me incluyo en los que desconocían este evento. Lejos me queda para poder asistir así sin más planificación, pero tal vez algún día.
    Felicidades por todos tus escritos.

    ResponderEliminar
  2. !Como me hubiera gustado compartir esos momentos de serenata en Teror!, o donde sea, llevo muy dentro nuestro folclore y a buen seguro que hubiera pedido una guitarra prestada para acompañar una isa o folía. !!!Muy buena idea, rescatar las serenatas!!!
    He disfrutado alguna que otra y como dices, bajando por la ventana cervecita,ron, quesito de Guia, aceitunas y lo que pilles a mano.
    Saludos cordiales. Expedita

    ResponderEliminar