Seguidores

martes, 6 de junio de 2017

* LAS OLVIDADAS PLAYAS DE SAN FELIPE

San Felipe es un barrio costero del municipio de Guía de Gran Canaria, ubicado entre el barranco de Moya, y las cárcavas que forman el Risco del Marmol y la profunda depresión del barranco de Silva.
Abajo en el seno de estos abruptos riscales se encuentra la playa del “Teso”, que adentrándose en la plataforma continental, forma un medio arco, donde yace un trozo de costa recubierta de una arena dorada y fina, formando un ensenada donde el mar se mece tranquilo, tanto en la bajamar como en la pleamar, allí el baño se convierte en un puro placer, ya que no existen peligros de arrastre producidos por las corrientes marinas. Esta playa la visitábamos el que suscribe y sus amigos de Guía con relativa frecuencia durante el verano, hace más de sesenta años, e incluso celebrábamos partidos de fútbol con los jóvenes del barrio.
Su situación a sotavento azocada a los vientos cambiantes, mantiene la mar siempre tranquila, llana y sin oleaje. Está separada de otra bastante más larga, conocida por la playa de San Felipe --por una roca cuadrangular que en la cara occidental introducida totalmente en el mar, tiene una enorme y profunda cueva, que se puede apreciar perfectamente durante la bajamar. La entrada a esta oquedad, de agua durante la pleamar, hace que en cosa de segundos, un fenómeno de presión de abajo arriba, propiciado por la estrechez del tubo volcánico, “expulse,” el líquido elemento entrado, con una fuerza inexplicable y un ruidoso “bufido”, de ahí seguramente el nombre con que con el que fue bautizado “el bufadero”--.
La costa guiense carece de playas, en el estricto sentido de la palabra, pero tiene unas zonas aptas para el baño, donde se han construido piscinas naturales que le dan a esa zona un cierto empaque, por ejemplo las existentes en Roque Prieto, donde los habitantes de Guía celebran desde algunos años “parte” de la festividad de San Roque.
Recuerdo que muchas familias de nuestro pueblo solían veranear en San Felipe, unas disponían de casas propias y otras las alquilaban, entre estas destacaban, Afonso Pérez, García Mateos, Saavedra Díaz, Jiménez García, los Duarte de Las Palmas, y otras más, que utilizaban en su baño diario tranquilo y placentero la playa del Teso. Un inglés, míster Thomas que trabajaba en la empresa de Leacock, con su familia acompañada, por Otilia Castellano, se dejaban ver por este lugar coronado por el acantalido del Marmol, con relativa frecuencia, me comento una vez, que la playa era muy buena y tranquila.
La tranquilidad que allí reinaba era de agradecer, no se oían ruidos molestos, ni aglomeraciones algo que la gente que buscaba paz y relax allí la encontraba, muchos de los asistentes, después de darse un baño, se relejaba aún más leyendo un buen libro, en la parte sombreada existente al final de la playa.
En la actualidad, desde la desviación de la carretera que conduce a Las Palmas, para adentrarse en la que se dirige a San Felipe, encontramos bares y restaurantes que posee, una gastronomía rica, en platos típicos de nuestra tierra, sancocho, caldo pescado, ropa vieja, etcétera. El primero que nos encontramos es el Paso, que dispone de una piscina natural amplia, rodeada de hamacas y vestuarios.
Adentrándonos por la carretera en dirección a la iglesia y la plaza del barrio, en el margen derecho de la misma, se observan la existencia de una serie de locales de restauración muy bien equipados con unos menús excelentes, así como también algún que otro edificio de apartamentos.
Desconozco como se encuentra en la actualidad, tan estimado barrio, al cual accedíamos por el camino viejo, iniciando su descenso que arrancaba, entre la casa de Antonio Miranda y el S.11, en una zona llamada Llano Alegre.
Nos dirigíamos a la casa de la familia de, Federico Pérez, donde dejábamos “la intendencia”, consistente en un par de garrafas de vino abocado y bocadillos. La mujer de Bartolo el pastor de la finca, nos preparaba una mesa grande donde celebrábamos el almuerzo contando cada uno algo relacionado con su vida, o simplemente charlando.
El grupo los formábamos unos quince amigos todos de Guía. Mientras comíamos nos intercambiamos las “viandas”, algo que solíamos hacer sistemáticamente, dado el gran afecto que nos unía. Nuestro lema era “lo mío es tuyo y lo tuyo es mío”. Con la única excepción que guardaba relación con las féminas.
Comentar que siempre tuvimos esa forma de comportarnos en nuestra relación diaria, mientras estuvimos unidos, hasta que cada uno tomo su propio rumbo, unos por estudios y otros por trabajo, nos alejamos, de nuestro predio común y que siempre nos mantuvo unidos, nos despedíamos con saludos emocionados y tristes a la vez.
Éramos conscientes que durante las vacaciones nos volveríamos a encontrar, y que esa amistad que siempre nos había unido volvería a ser la misma, con más fuerza quizás, pero con el mismo cariño y la fidelidad de la siempre hicimos gala.
San Felipe en aquellos años era muy semejante a algunos pueblos costeros especialmente, de Almería, Málaga y Alicante, que disponían de un pequeño número de barcos de pesca que permanecían “al pairo”, pues no existían puntos de atraque, y cuatro casuchas donde habitaban los pescadores. En la actualidad estos pueblos convertidos en grandes ciudades, relucen imponentes por “mor” del turismo, Marbella, Estepona, Fuengirola, Adra, Benidorm, Villajoyosa, San Juan, etcétera, y en el caso de Algeciras, incluso con uno de los mejores puertos comerciales y pequeros de Europa.
Donde las innumerables edificaciones de, hoteles, apartamentos y bungalows, le dan una prestancia digna de admiración, que junto con sus playas son el reclamo principal, para la venida de turistas procedentes de los lugares más recónditos del orbe.
Lo que hoy se denomina como el “boom de la construcción y la especulación”, le dio vida a todos estos lugares citados, donde el dinero por una serie de circunstancias, enriqueció a unos y empobreció a otros. En estos lugares citados, la corrupción empezó a germinar especialmente en Marbella, y el dinero ilegal a circular como pago de una serie de favores y prebendas que se hacían un día sí y otro también, en prueba de agradecimiento por permisos urbanísticos ilegales en algunos casos de otros oscuros negocios.
Algunos pueblos de Canarias también hicieron su “agosto” y es digno verlos en la actualidad. No existían las autonomías, y los que hicieron esta constatada edificación y reconversión urbanística, fueron los empresarios y los terratenientes que existían en determinados lugares, donde intervenían también los Cabildos Insulares, el Estado y las entidades bancarias, otorgando y concediendo préstamos a bajo interés, aportando así su granito de arena a la esperada prosperidad, dándole la bienvenida a tan exuberante industria, hoy la más punteras de Canarias.
Pero estos casos orientados hacia una incierta y futura prosperidad, pendiente siempre de la anunciada venida del turismo y si realmente iba a ser la panacea, no se dio igual en todas las islas, y sus respectivos ayuntamientos, que se vieron desatendidos en sus demandas, posiblemente porque no pusieron el énfasis necesario, a la hora del reparto el pastel. Este indolente comportamiento, los privó de unos beneficios tangibles, que en la actualidad priman en muchos municipios de las islas totalmente reformados, ofreciendo al visitante, unas calles hermoseadas y limpias, así como una serie de monumentos, dignos de las ciudades más significadas del continente.
En este aspecto, Agüimes e Ingenio, son un ejemplo palpable de cuanto acabo de manifestar, las esculturas que poseen en sus calles, acreditan la grandeza de estos dos municipios, que en otros tiempos no ostentaban tanta exuberancia, en la actualidad disponen de dos playas, la del Burrero y la de Arinaga con un excelente puerto, cuyas hermosas edificaciones y sus ostentosas planimetrías, son dignas del mejor urbanista.
Hay que reconocer que la industria turística no ha beneficiado, al norte de la isla con la misma intensidad que al sur, por eso todos estos lugares pintorescos de antaño, siguen anclados en el tiempo, y si nadie lo remedia fenecerán igual. Entre estos lugares se encuentra San Felipe, con dos playas naturales que se podrían explotar, beneficiandose este pequeño núcleo poblacional guiénse, así como también al resto de la municipalidad. Los pecios pesqueros existentes en el norte, son muy apreciados por los pescadores de “caña”, dada la gran variedad de especies ictiológicas, que abundan especialmente, en Agaete, Sardina, Caleta Arriba, que tienen unas abundosas flotas pesqueras, dedicadas a faenar por toda la zona pelágica.

JUAN DÁVILA GARCÍA


viernes, 2 de junio de 2017

* LAS HUESERAS Y PEPE EL DE LIBRADA

Las “hueseras” es un instrumento que en la actualidad forma parte de las excelencias del folclore canario, junto a los denominados instrumentos de “percusión”, como son el pandero, el triángulo, las castañuelas, las resurgidas chácaras, el tambor, las lapas, las cortezas de las nueces, y hasta hace algunos años la “zambomba”.
Podemos hablar como idiófonos canarios raspando las hueseras, rasquetas o güiños de cañas (conocidos como instrumentos frotados). Se desconocen sus orígenes, hay quien dice que procede del áfrica negra o subsahariana, y que la misma se utiliza en fiestas y ritos que celebran los nativos de, Kenia, Congo, Cote de Ivoire, Liberia, Madagascar, Angola, Mozambique, que hoy se realizan con fines turísticos.
Con la inmigración de los canarios a los países latino americanos, la música y el folclore canario hizo mella en sus habitantes y se constituyó en aquellas tierras como algo propio, llegándose acoplar a nuestros aires más ancestrales instrumentos musicales tales como el cuatro, el laudín, nuestro paisano Braulio en su canción Venezuela cita; “hasta el timple se mezcló con el cuatro….”
También se crearon una serie de asociaciones –cada una con gente de propia de su región de origen--, que se denominaron “Quintas”, en las mismas se desarrollaba las festividades de su tierra ejecutando su folclore, y exponiendo su propia artesanía. Las más conocidas fueron la Gallega y la Canaria. Poseían excelentes grupos musicales, entre estos siempre destacó, la gran Orquesta de Pulso y Pulso y Púa de la Quinta Gallega dirigida por el eximio musicólogo, Amadeo Vides.
Hoy cualquier parranda o AF que se precie tienen estos dos instrumentos citados, especialmente el “cuatro”, por el contrario el “laudin” es bastante más utilizado en los grupos que se dedican a ejecutar puntos cubanos.
A mediados de los años cincuenta del pasado siglo, un grupo de amigos de Guía, creamos un grupo rítmico denominándolo Tirma, formábamos parte del mismo, José González Moreno conocido por Pepe el rubio, Juan Aguiar Moreno, Mariano Chirivella León, Francisco Vega Dávila y el que suscribe, e hicimos el siguiente experimento, --acoplar el contrabajo tradicional de tres cuerdas al grupo de bandurria y guitarras, ni que decir tiene que fue todo un éxito--, a partir de ahí el instrumento citado fue apareciendo en todas las parrandas, grupos y AF.
Hoy muchas agrupaciones tienen entre sus instrumentos, dos, que no encajan de ninguna forma en el desarrollo de nuestra música tradicional, como son el acordeón y violín, su “chillona” sonoridad altera la belleza instrumental y melódica que tanto distingue a nuestro folclore.
Pepe González, conocido por el de Librada, ha sido durante muchos años un huesero distinguido, formando parte de la AF Estrella y Guía. Siempre fue una excelente persona, honesto y honrado caballero. Desde que era muy joven trabajaba con los hermanos, Pedro y Tomás del Pino conocidos por los hijos de Erasmita, que tenían su casa en el inicio del camino de acceso a las Cuevas Fregenales y San Juan junto a la carretera vieja que va a Las Palmas.
Cuando mi padre enfermó de una distonia neurovegetativa, a principios de la década de los años cincuenta del pasado siglo, el insigne medico don Ramón Jiménez Domínguez, le indicó que no hiciera siesta sino que se dedicara a caminar unos kilómetros después de almorzar. Recuerdo que un día nos dirigíamos a la finca de Montemayor en el camino del Capellán, y al día siguiente a San Juan y al Gallego, allí siempre nos encontrábamos a Pepe y su hermano Ramón que tenía una zapatería al lado del bar de Juan el Chaparra. Muchas veces Pepe nos acompañaba hasta la zapatería que tenía Manuel el pipe, en la Montaña del Gallego.
Desde muy joven sintió inquietud por conocer la música y el folclore canario, lo oía hablar con mi padre de estos temas. Una de las primeras veces que vi actuar a la Estrella y Guía me alegre de verlo tocando las hueseras, también pude comprobar que era muy estimado por todos los miembros de la agrupación.
Su hermano Pedro hizo sus pinitos como cantador, pero pronto esa afición se diluyo y nunca más volví a verlo y a oírlo cantar, recuerdo que no lo hacía mal, tenía un buen estilo y se atrevía a cantar, isas, folías y malagueñas.
Hace algunos años con motivos de las Fiestas del Queso, estuve con él en la plaza, cojeaba un poco y le pregunté que le pasaba, y me dijo que había tenido un accidente con la moto. Jamás en los años que lo veía con más asiduidad, nunca lo vi enfadado todo lo contrario, siempre mostró una risa sempiterna que invitaba a las gentes, que incluso no le conocían a departir con él.
Otra afición que siempre lo condicionó fue el futbol, no se perdía ningún partido donde actuase la UD Guía, equipo por el que sentía una gran pasión.
Con su viuda Librada Vega, vecina mía en la calle Médico Estévez, siempre tuve una buena relación, al igual que con su padre, Francisco Vega, y con sus hermanos. Ella siempre tuvo “in mente”, estudiar algo, ya que quería tener una cualificación y status superior al que tenía, mi amigo y compañero, Juan Santana Rodríguez al que conocíamos también por Adolfo, recuerdo verlo hablando con ella en la ventana que tenía la peluquería de su padre, con bastante frecuencia, no estoy muy seguro pero Juan le dejaba libros.
La muerte de Pepe me ha producido una enorme tristeza, nos conocimos siendo los dos muy jovencitos, y siempre le tuvo un enorme aprecio, por su extraordinaria forma de comportarse y por la nobleza de su carácter. Solo recordarle por todo lo que significó, mientras estuvo con nosotros, y rogarle al Señor que lo acoja en su seno.

Mis condolencias más afectuosas para su viuda Librada, y para todos sus familiares. Descanse en paz.  

JUAN DÁVILA GARCÍA

domingo, 7 de mayo de 2017

* NOCHE DE TAIFAS

La noche del sábado 29 de abril vi, el programa de la Televisión Canaria, Noche de Taifas, que se desarrolló en la Aldea de San Nicolás, --tierra de grandes músicos e intelectuales, Ventura Araujo, Antonio Sosa, que fueron directores de la banda, Juan Sosa hermano mayor de Antonio, licenciado en Filosofía y Letras, profesor de una enorme prosapia, director que fue durante algunos años del Colegio Santa María de Guía, buenos amigos como Manolo y Héctor Suarez Ruiz, Vicente Navarro y otros más--, un evento que no me llama la atención, y que no suelo ver dada su poca calidad musical y folclórica. No obstante al enterarme que intervenía el grupo los Sancochos, sabiamente dirigido por José Sánchez Bolaños, decidí ver el programa solo por oír a este grupo de La Isleta, que dada su forma magistral de tocar siempre me ha encantado, y por considerar también, que su director es un excelente folclorista, investigador y ejecutor de nuestra música popular en su más pura esencia, que nunca --nos ha dado gato por liebre--, como se dice vulgarmente, en todo lo relacionado con nuestro más importante acervo cultural, la música canaria.

Con este eximio líder del citado grupo he intentado contactar, en más de una ocasión sin haberlo conseguido. Tengo en mi poder la partitura de un Pasodoble Folias, compuesto en el año 1940 de la pasada centuria, por un insigne músico y profesor, Nicolás Hernández Cruz, ejerciendo como maestro en Guía, por si le interesa añadirla a su buen repertorio.
Creo recordar que la única vez que el mismo se interpretó, fue en el año 1943, en un concurso de Rondallas celebrado en el Teatro Cine Hesperides de nuestro pueblo, promocionado por el equipo de futbol, Unión Tirma y patrocinado por el ayuntamiento guíense cuyo alcalde era, Odón Máximo Guerra.

El conjunto musical que lo interpretó, fue el conocido como Tamadaba, fundado por Juan Dávila González, --mi padre--, que tenía su sede provisional en la Atalaya, y que resultó ganador del citado certamen. Intervinieron además, la Princesa Guayarmina, en horas bajas y faltos de ensayos como decía la crónica* de la Provincia y los Guanches fundada por los hijos de Antoñito Moreno, conocido por el “Sacristán”, abuelo y bisabuelo respectivamente de mis buenos amigos, Pepe el rubio, Manolo Moreno Miranda, fallecido recientemente y de Alejandro Moreno Marrero, insigne músico y compositor.

Anoche este programa de la Televisión Canaria, que adolece de la enjundia necesaria para hacernos olvidar la –Bodega de Julián--, y otros de estas características --entre ellos Tenderete que se sigue llevando a cabo aunque adolece de la brillantez que siempre tuvo--, que presentaba Julio Fajardo, excelente folclorista, ex miembro de los Sabandeños, producido y dirigido por Alfredo Ayala, todo un experto en estos menesteres.
Tengo que resaltar que me agrado en parte, gracias al buen hacer dé los Sancochos, que interpretaron, entre otras obras, unas dubitables, --Folias antiguas de Gáldar--.

Recuerdo que allá por los años cincuenta del pasado siglo, el osado e “ínclito” director de la AF. Princesa Guayarmina de Guía, Sebastián Godoy Bolaños, conocido por Chanito el Practicante, repetía insistentemente cuando actuaba con su Rondalla en cualquier evento, anunciando que su grupo iba a interpretar folias antiguas y folias modernas.

Estas absurdas e irreales manifestaciones generó un cierto “cisma” entre los grandes folcloristas de la isla, miembros de excelentes agrupaciones, como La Porteña (conocido por Antonio el de la Porteña), La Siciliana (Maestro Román), Roque Nublo, Guanarteme (Juan Domínguez), Real Club Victoria (Nicolás Santana), de Las Palmas, la Tirma Guiense de Guía (los primos Juan y Alberto Dávila), se reunieron para debatir tan esperpéntico “entuerto”, en torno a una mesa con los periodistas de Radio Atlántico, José María Verdú y un tal Villavicencio, creo recordar que a este conclave asistió también algún miembro de la prensa escrita de aquella época, el que no asistió fue el director de la Princesa Guayarmina, de Guía autor material de tal magnicidio musical.

En esta reunión se determinó que las denominaciones utilizadas --por una serie de personas--, relacionadas con las folias eran totalmente inadecuadas, y que atentaba además contra él verdadero valor que tenía la pieza, especialmente en lo relacionado con sus orígenes ancestrales, y atentando contra su hermosa melodía.
Siempre se comentó que las folias en su contexto musical, expresaba la elocuencia de una obra llena de hermosos matices, y sus representaciones tenían connotaciones de carácter palaciego, dada su grandiosidad instrumental. La misma competía con otras del mismo signo, en los bailes que se celebran en la corte, donde asistían los reyes y la nobleza en general, cómo eran, el rigodón, las mazurcas y los inigualables valses vieneses de la saga de los Straus.

Estos insignes folcloristas reunidos se atrevieron augurar que con el paso del tiempo, esta pieza sería sometida a una serie de cambios y combinaciones musicales, ya que de la misma se harían variaciones, “no melódicas”, sino en forma de fantasías, que acrecentarían su valor musical, y no cabe duda que así ha sido, lo que no quiere decir que unas sean antiguas y otras modernas, y mucho menos “--antiguas de Gáldar--”, sino folías y nada más.

Recordar que aquellos excelentes grupos folclóricos tinerfeños de la época como el Orfeón la Paz, la Real Hesperides de La Laguna, la Masa Coral y otros de menor enjundia, jamás aceptaron la existencia de dos tipos de folias, y si las fantasías con aires de folias, e incluso en los Cantos Canarios, de Teobaldo Power y Bernardino Valle Ghiniestra, en su desarrollo hacen una demostración de los preciosistas aires, que identifican a las folias. Incluso el maestro Valle, aragonés de nacimiento (1849-1928), hace alusión, a las folias del porvenir, además de un hermoso y sentimental arrorró y otros cantos de cuna.

Para terminar este trabajo, solo me queda felicitar efusivamente al director de los Sancochos, José Sánchez Bolaños, y a sus componentes, y animarles que sigan esa ruta musical y folclórica que se han marcado, que indudablemente los hará alcanzar cotas bastantes más altas, que redundara en beneficio y conocimiento de nuestra música y folclore, tan distinguido y reverenciado en el mundo entero.

(*).- La crónica que cito la realizó un enviado especial de la Provincia a Guía y está fechada el 17 de julio de 1943.-
Juan Dávila-García.-

domingo, 30 de abril de 2017

* TENDERETE DESDE ICOD DE LOS VINOS, EN TENERIFE

Este domingo, a las 18.00 h en La 1 de TVE, con el grupo Achamán y la Escuela municipal de folclore de Icod de los Vinos.

El municipio de Icod de los Vinos, en el noroeste de la isla de Tenerife, acoge el Tenderete que se emite este domingo 30 de abril, a las 18.00 horas, en La 1 de Televisión Española. En esta ocasión el programa cuenta con el grupo Achamán, de La Laguna, y la Escuela municipal de folclore de Icod de los Vinos.



Achamán, dirigido por Héctor González, interpreta canciones como la Isa de la amistad, Folías a Venezuela, Parmana, Alma de acero, Mirando al mar, Virgen de Medianoche, Celoso, El canario, Gomerías, Historia de mi vida o El dicharachero.


Por su parte, la Escuela municipal de folclore de Icod de los Vinos, bajo la dirección musical de Lourdes Toledo, y la dirección en el baile de Eva Rodríguez, ofrece piezas como la Berlina herreña, Polca de Fuerteventura, Folías, Seguidillas y saltonas, Tanganillo santo Domingo y Tajaraste o una Isa parrandera.


El programa también cuenta con la presencia de varias artesanas del municipio.


Con cuarenta y cinco años de historia, Tenderete, dirigido por Cipriano Carmelo Almeida y presentado por Raúl Arencibia, mantiene su compromiso de visitar los diversos pueblos de Canarias para mostrar la riqueza que posee la cultura popular.

CIPRIANO CARMELO ALMEIDA

jueves, 27 de abril de 2017

* FALLECIÓ EL FOLCLORISTA FLORIÁN CORUJO

Florián Corujo, el amigo, ha fallecido hoy a los 67 años. Hace poquito, en Teror, con una parrandita que llegaba de La Graciosa, pudimos saludarlo Lydia Díaz y yo, charlar con él, sobre los temas que nos interesaban: El Folclore. Me cabe, en este amargo momento de la despedida, del adiós definitivo, la satisfacción de haber contado con él en programas como “Tenderete” y compartir momentos inolvidables con sus hijos Ciro, de voz espectacular y Pancho, subido como tenor en los distintos escenarios del mundo y sus hermanos Antonio, con sus lapas, su timple y su voz cantándonos y contándonos las coplas del Salinero o su otro hermano Domingo, cuando por los setenta y poco, hizo el invento de su guitarra de cola y fundador del grupo Aguañac, que tuvimos ocasión de grabarlo allá por 1.977 para el programa “El Pueblo Canta” y, posteriormente, en Venezuela, en el hogar canario...





Con distintos reconocimientos se le ha galardonado y creo que nunca son suficientes para una dilatada labor... Florián Corujo fue concejal de Cultura y juventud por el Partido Independiente de Lanzarote, y componente de distintos grupos lanzaroteños además de un amigo de ley.






Descansa en Paz viejo amigo y mi más profundas muestras de pesar para la familia.

ALFREDO AYALA OJEDA


* VI BAILE DEL QUESO EN GUÍA DE GRAN CANARIA


lunes, 24 de abril de 2017

* LA PRESA DE LAS GARZAS Y CONSTRUCCIONES RELACIONADAS CON LA AGRICULTURA.- (GUÍA G.C)

La presa de las Garzas está ubicada en el barranco del mismo nombre, en Guía de Gran Canaria, fue construida en 1924. En 1940 fue adquirida por la Comunidad de Regantes del Noroeste.
El citado barranco debe su nombre, según nos comentaron los más viejos del lugar, hace más de sesenta años, a un grupo de amigos, que en nuestras correrías, nos dedicábamos a transitar por los más emblemáticos lugares existentes en nuestro pueblo, entre ellos el hermoso vivero de plantas autóctonas, que se encontraba en el margen izquierdo de la entrada del muro de contención de la presa, que tenía una anchura aproximada a 2,5 metros, -a la gran cantidad de garzas que nidificaban en la cabecera del cauce del mismo-, cuando realizaban su migración hacia el sur, en busca de lugares más templados en el continente africano, así como a su regreso a Europa al inicio de la primavera.
La presa de las Garzas, tiene una superficie de 45.500 metros cuadrados y, se edificó en una cota de 260 metros de altitud sobre el nivel del mar. La altura máxima de la obra de contención que tiene forma curvilínea, desde el fondo del barranco hasta la cúspide es de 32 metros y, una capacidad de 612.126 metros cúbicos. Esta presa junto a la de Pinto en Arucas, fueron las primeras que se construyeron en Canarias con estas características.
En el barranco de Guía, situado en el lado opuesto a este que nos ocupa, se encuentra una pequeña presa que era propiedad de la familia Hernández Jiménez, don Manuel y doña María. Esta contrajo matrimonio, con don Manuel Fernández Oliva y Pérez, un capitán que vino destinado al Regimiento de Guía procedente de La Orotava, que incluso llego a ser alcalde de nuestro pueblo.
El enlace matrimonial, de doña María y don Manuel Fernández, conocido por los guienses, por el apelativo afectivo y cariñoso del “capitán”, propició que la presa siempre conocida por la del barranco de Guía, pasara a conocerse en todos los estamentos como la del capitán, especialmente en el círculo que formaban los diferentes repartidores de agua de la comarca, (Manuel Rodríguez, Felipe Miranda, Valentín Castellanos, Francisco Padrón, Manolo Castellanos, Bartolo Mendoza), que se reunían todos los días en la Plaza Grande, para hablar de la existencia del rico elemento en metros cúbicos en los embalses de la zona, apta para el regadío, y en base a este dato poder determinar el precio hora/agua, a consumir en el riego de sus fincas los agricultores.
Nosotros con 14 o 15 años, solíamos desplazarnos a la parte baja de la presa, donde siempre y motivado por el desbordamiento de la misma, en los años lluviosos, se formaban gran cantidad de charcos, que le servía de hábitat a gran cantidad de “batracios”, especialmente “ranas”, con el único fin de coger la mayor cantidad posible de estos “asquerosos” especímenes, ya que don José Bolaños, farmacéutico y analista nos pagaba una peseta por cada uno.
En una de las visitas que hicimos a esta zona, a la cual arribábamos a través de la espesura del barranco, especialmente de cañaverales otras plantas menores, nos tropezamos con un señor mayor perteneciente a una familia apodada por los “yerbanegra”, que habitaba en una cueva al pie de la obra, que había trabajado en la construcción de la presa, recuerdo que le preguntamos, ¿usted vive aquí tranquilo, no tiene miedo que la presa un día reviente?, nos contestó, -eso no me preocupa ya que esta obra esta tan bien hecha que no hay peligro de ocurra un accidente de esas características-. Han pasado 93 años desde su construcción y ahí sigue erguida, almacenando agua sin ningún tipo de problemas.
La última vez que rebosó fue el 11 de noviembre de 2014.
Dentro de los límites de Guía, existen otras presas, y embalses a los cuales se le llamaban “maretas”, cuyas dimensiones eran evidentemente más pequeñas, que indudablemente merecen ser citadas, las de los Padrones, ubicada en la parte alta del barrio de San Juan, en el cruce de Moya y Montaña Alta, la de Mondragones, en el Palmital, en la parte izquierda de la carretera, dirección Guía a Moya, la del Paso, en carretera antigua de Guía a Las Palmas, la del barranco Valerón, construida por los agricultores de San Felipe, liderados, por los señores Pérez-Afonso y los Duartes.
En un lateral de la presa de Mondragones, existía una oquedad bastante amplia conocida por la Cueva del Bernegal o Bernagal, donde se solían celebrar bailes de taifas, a los cuales tuve el placer de asistir en más de una ocasión, como “bailador” y tocador, junto a mis compañeros del grupo rítmico Tirma, José González Moreno, conocido por Pepe el rubio, bandurria, Mariano Chirivella León, Juan Aguiar Moreno, Francisco Vega Dávila, guitarras, el que suscribe con el contrabajo tradicional, como vocalista o cantante Jesús Moreno González, conocido como Campanera, hermano de Pepe.
Por aquella zona de las medianías, existían una serie de pozos artesanos y galerías, que le rendían a sus propietarios grandes cantidad de asadas de agua dulce, entre los que más destacaban eran los pozos de la Realidad, la Felicidad, el del Calabozo, el del Barranco de las Garzas en un lateral del Instituto, en tierras de don Salustiano Álamo, el del barranco de Guía, a la altura de las tierras de don Rafael y José Jiménez, el de Junquillo y Verdejo. En Barranquillo Frío, había una galería, propiedad de una comunidad de regantes, que presidía, don Federico Pérez León, la cual visité en muchas ocasiones acompañado de los hijos de este, Federico y Juan Ramón, fallecido recientemente.
Por aquellos años era muy común que se juntaran una serie de personas y formaran una pequeña Comunidad de Regantes, y así fueron surgiendo bastantes pozos al, amparo de muchos propietarios de tierras “baldías”, que no les producía ningún tipo de beneficios, dada su aridez. En estas tierras citadas, se solían hacer catas, con el fin de buscar agua en el subsuelo, si la prueba era positiva, se perforaba hasta dar con el ansiado líquido, que en los años de sequía adquirían precios bastantes sustanciosos, y que se utilizaban para regar de los diferentes plantaciones, de los cultivos existentes en la zona especialmente de plataneras.
Algunos de estos pozos, alcanzaban grandes profundidades, era normal alcanzar los 450 y 500 metros. En su perforación se utilizaban picos y palas, en casos excepcionales se hacía uso de la dinamita. La extracción de los escombros se realizaba en un balde de grandes dimensiones, que era izado a la superficie por medio de una máquina que funcionaba de forma manual llamada wincher.
Recuerdo que de Las Palmas especialmente, arribaban a la comarca unos señores que se dedicaban a “salar” los pozos. Entre estos recuerdo a un señor conocido por, Martín Vera, que gano mucho dinero realizando este tipo de “irregularidades. Salar un pozo no requería ninguna preparación por parte del sujeto que lo llevaba a efecto, se perforaba 15 o 20 metros y durante varias noches se vertía gran cantidad de agua en el mismo, por la mañana llegaban los trabajadores, observaban los charcos y la humedad, y le avisaban a los comuneros de la pronta aparición de una veta acuífera, lo que no sucedía. Con el paso del tiempo, los miembros de las Comunidades de Regantes, aprendieron a distinguir un pozo “salado” de uno normal, lo que propició el inició una cadena de denuncias ante la Guardia Civil, que intentó erradicar a los saladores, metiéndolos en la cárcel.
En las inmediaciones de nuestro pueblo existían una serie de “troneras”, en Tenerife se llaman “tajeas”, que tenían una construcción muy lucida, que se utilizaban para la distribución, del agua a las diferentes zonas a regar, mediante el cambio de dirección de salida de la misma, operación que citaba como “viraje de las tornas”.

Una estaba situada en el margen izquierdo del camino que iba hacia el Capellán, frente a la entrada de la finca del Drago y, la otra en la Montañeta entre el Gallinero y la carretera de San Juan. Estas pequeñas estructuras deberían tener un reconocimiento cultural, por el protagonismo que tuvieron en el regadío de los diferentes cultivos, que abundaban en la zona donde sobresalían, las plataneras, papas, maíz, legumbres y gran cantidad de árboles frutales.

JUAN DÁVILA-GARCÍA

jueves, 20 de abril de 2017

* TADEO CASAÑAS “MI ABUELO ES EL MEJOR”

Fue un encuentro afortunado... Simplemente, no lo tenía previsto. Surgió sin más en la época a la que voy a referirme... Me había desplazado hasta la isla de El Hierro para entablar un larga charla, con los ya desaparecidos folcloristas don Benito y Gregorio Padrón, Juan Pérez y María León, Eloy Quintero sobre la Meda, un canto que languidecía… Quedaban algunos repentistas casi testimoniales como el amigo Vicente Quintero, de Sabinosa; Fernandito Padrón, de Tejeguate y más reciente Goyo, de San Andrés…

Contaba, además, con un guía de excepción: Padrón Machín, cronista de los que ya no se estilan y con el que había hablado largamente, en aquellas primeras instalaciones de TVE, en la Santacrucera calle de la Marina, tanto de aquellos viejos luchadores herreños en sus idas y venidas a la Perla del Caribe, como de la mítica San Borondón, o de cantos de trabajo arando, segando, cogiendo higos, cortando hojas, moliendo y como no, de la Meda, canto tradicional que, también, acompaña y acompasa la faena agrícola…

Tras una laboriosa localización paramos para almorzar en San Andrés y poco a poco fueron llegando invitados y amigos... Avanzado el almuerzo, el vinillo de la tierra, valiente como él solo, empezaba a “perjudicarnos” y en la picoteada charla hablamos de distintos personajes de la isla: don Ramón Méndez, campeonísimo luchador, del saqueo casi permanente de los lagartos de Salmor, de los nuevos cultivos de piña tropical, de don Rafael reconocido pescador y agricultor de Tigaday, de la referente herreña Valentina “la de Sabinosa”, de don Manuel Hernández “El huído” y, como no, de Tadeo Casañas “El sabio del Hierro”....

De siempre, recordaba a don Manuel Hernández, eterno enamorado de nuestro viril deporte y vecino en el barrio de Las Alcaravaneras (Las Palmas). Con el coincidía, frecuentemente, en los terreros o federación de lucha canaria que, coincidentemente, estaba ubicada en las habitaciones de entrada de mi casa, en la calle Blasco Ibáñez... Con don Rafael, afamado pescador con el que recreé el momento en que la escurridiza y cilíndrica morena trepa, codiciosa, atraída por el zumito de caballa, en busca del rejo de pulpo... Con Valentina tuve esporádicos contactos tanto en Gran Canaria, (Tenderete) como en Sabinosa, en un acto que presentó aquel primer locutor televisivo Luis Zárate... Sin embargo, a pesar de la cantidad de desplazamientos que realicé a la isla del Meridiano, nunca había tenido la oportunidad de coincidir con don Tadeo Casañas. Nuestro encuentro, digamos, estuvo aplazado hasta 1.992, en que comenzábamos una nueva serie televisiva titulada “Senderos Isleños” y necesitábamos su colaboración para hacer realidad el capítulo dedicado a la miel, de abeja y palma, así como a la construcción de colmenas de troncos de palmeras...

Tadeo, es hombre de rico vocabulario, perfecta dicción y profundo conocedor de las cosas de la tierra... Sus conocimientos están labrados a base de lectura, observación y diálogo con el medio que le rodea... Aprendió tarde a leer porque en su casa, en la infancia, necesitaban de su ayuda para sacar la familia adelante. Tenía, Tadeo Casañas, un especial sentido del humor... Recuerdo que en cierta ocasión, mientras grabábamos, uno de los componentes del equipo dijo señalando un exuberante árbol: “Ese manzano, es espectacular”... Y Tadeo en clave de humor le contestó: “el que no sabe de frutos come peras de un moral...”

Recuerdo que cuando estábamos localizando lugares para el posterior desplazamientos del equipo de grabación, me encontraba aquejado de una dolencia en el nervio ciático. Cojo, renqueante, a duras penas podía bajar o subir del coche... Tadeo me dijo: eso lo combato yo con la picada de la abeja... y añadió: Cada cierto tiempo dejo que me piquen y así quedo vacunado contra esos dolores... Y ya saben ustedes que cuando uno está así, quejoso y dolorido, todos los remedios que te digan, los pones en práctica... Tadeo trincó una abeja autóctona y dejé que clavara su aguijón en el antebrazo...

Eso sucedió en 1992 y desde entonces, jamás he vuelto a sentirme de aquellos dolores.

Fueron muchos los temas que abordamos... Pero en su cabeza, por esa época, runruneaba el peligro que se cernía sobre la autóctona abeja negra... ¡¡Basta, -decía el sabio Tadeo- para crear una colmena foránea transportar una reina en un cajita de fósforo!!

Se extendía como la pólvora, la creencia generalizada entre apicultores o colmeneros, que nuestra abeja, mansa, musculosa, era de menor rendimiento que otras especies. Y poco a poco, esas abejas de pa´fuera empezaron a llegar.... Tadeo, me puso al día en el error que se estaba cometiendo. Por fortuna se tomaron medidas y al poco, volvió la cordura quedando el tema zanjado...

También el amigo Tadeo Casañas me mostró a la temida araña “La viuda negra”, nombre que recibe porque a veces, tras la cópula, si su pareja no anda lista , termina siendo devorada... La picadura de este tipo de araña es muy temida y tiene fama, de que su veneno es una docena de veces superior al de la serpiente de cascabel... El efecto de su picadura en los humanos suele producir parálisis de diafragma, nauseas y dolor muscular... De todas formas su mordedura suele ser fatal para quienes tienen bajas defensas, como los niños o los ancianos... “La Viuda Negra”, es una sub-especie que habita en El Hierro.

Ha pasado los años. Tadeo Casañas “El Sabio del Hierro”, estaba próximo a cumplir su primera centuria... Pero a Tadeo, rico en experiencias y en observación, se le recuerda principalmente porque hace casi setenta años, allá por 1948, la sequía asoló la isla. El Hierro, masticaba la tragedia... Ganados y tierra, sedientos, sembraban la ruina forzando a los habitantes a la emigración... La población, por aquella época, obligaba a racionalizar el agua que venía en barcos cisterna de la marina, procedente de las islas de La Palma y Tenerife. Era la miseria, la desolación...

Pero Tadeo, supo leer en aquellos trágicos renglones en que se cernía la tragedia... Estar junto a Tadeo Casañas “El Sabio del Hierro”, es todo un lujo. Nada es banal. Todo tiene sentido... Entonces me comentó aquella ocasión en que se fue de cacería allá por 1.948. La isla se agrietaba, pozos que no daban agua sino pena, y él, con su escopeta, salió para cazar alguna pieza. Agazapado, en una caseta que se había construido como refugio, observó que desde el techo, caían algunas gotas de agua de niebla... A la mañana siguiente pidió a los vecinos algunas planchas metálicas y empezó a colocarlas... Aprovechó las hojas de pita como acequias , para conducir las gotas de agua hasta un recipiente... El resultado fue extraordinario... En poco menos de un minuto, más de diez litros se había recogido.... Así, sin más, con el ordeño de las nubes, empezaron a crearse depósitos, seleccionando árboles por su situación favorable para hacer de frontón y atrapar el agua de niebla... Haciendo un paréntesis, recuerdo que allá por 1.981, con Fernando Díaz Cutillas y un equipo del programa Canarias Viva, nos desplazamos hasta la isla del Hierro para hablar con don Zózimo Hernández, guarda forestal que recogía abundante agua en unos depósitos que permitían calmar la sed de los bailarines y romeros que cada cuatro años acompañan a la Virgen de los Reyes en la bajada...

Recuerdo como ahora mismo, el día en que fuimos a ver el árbol santo “El Garoé” y me comentó la historia del frondoso y actual til... Estamos, nos contó al equipo de "Senderos Isleños”, ante el árbol del que más se ha escrito en el mundo... Más que del Ombú de la Pampa, y más que los cedros del Líbano o los Gigantes milenarios de California... Documentado, didáctico en sus explicaciones, pausado, contó curiosidades y contradicciones como la de Abreu Galindo que dijo que el árbol – el antiguo, “El Garoé” que desapareció por el temporal- tenía unas bellotas amargas. Por contra hablando del mismo fruto Andrés Bernáldez decía que eran dulces... Señalaba Tadeo Casañas, que ambos tenían razón pero, seguramente, uno las probó verdes y otro cuando estaban maduras...

No ha sido fácil la vida de Tadeo Casañas “El sabio del Hierro”. No. Desde tierna infancia, su vida ha estado ligada al conocimiento. A la lectura... A mantener con el medio que le rodea ese diálogo imprescindible, para obtener el provecho necesario sin romper el orden establecido por la naturaleza...
A principios del 2006, Tadeo Casañas voló a Madrid para participar, junto a la actriz Concha Velasco en un programa de televisión dedicado a los niños: “Mi abuelo es el mejor”... El premio que le concedieron fue viajar con su nieto a donde quisiera y lo llevó a Barcelona, donde hacía seis décadas que había vivido la posguerra civil española...

Hoy, enterado de su fallecimiento,. Quiero desde aquí, llorar la pérdida de un personaje, que con su andadura por la vida se ha ganado con toda justicia ser “El Sabio del Hierro”. 

Descansa en Paz.

ALFREDO AYALA OJEDA

miércoles, 19 de abril de 2017

* LAS PARRANDAS CHIGUET Y EL ESTAMPÍO, EN TENDERETE

El programa se emite este domingo a las 18.00 horas en La 1 de Televisión Española, presentado por Raúl Arencibia.
Este domingo, Tenderete ofrece una nueva edición en La 1 de Televisión Española, a partir de las 18.00 horas, con la participación de la parranda Chiguet, de la isla de Tenerife, y la parranda El Estampío, de la isla de Gran Canaria.


La parranda Chiguet, dirigida por Juan Pablo Pérez, ofrece piezas como Cuando una canaria canta, Folías seguidillas y saltonas, Pasodoble malagueñado, Palmero sube a La Palma, Boquita de cereza o Zamba de mi esperanza.


Por su parte, la parranda El Estampío, dirigida por Chago González, interpreta canciones como Maestro pichí, Isla mía, Una limosna, El paseíto de don Tomás, Marina la pescadera, Vamos pa’ la costa o Prisionero de tus brazos.


Tenderete’, dirigido por Cipriano Carmelo Almeida y presentado por Raúl Arencibia, continúa desarrollando una importante labor en la divulgación de las distintas manifestaciones musicales vinculadas a la cultura popular.

CIPRIANO CARMELO ALMEIDA