Seguidores

miércoles, 7 de diciembre de 2016

* FALLECIÓ JULIO “EL TIZNAO”

Julio, fue todo un personaje. Caprichoso en ocasiones pero todo un personaje. Me lo presentaron cuando empezó a despuntar este nuevo milenio. Lo conocí, cuando buscaba por distintas bodegas tinerfeñas, un lugar que se pudiera acomodar a las necesidades de un programa dedicado al folclore y a la música popular. Julio, valgan verdades, me brindó toda clase de facilidades... Y, en su generosidad, me dio la posibilidad que aquel pequeño lagar pudiera adaptarlo para hacer realidad “La Bodega de Julián”...

Desde ese momento, en justa correspondencia, le permití que estuviera en el plató al comienzo y al final del programa. Incluso que se bailara las isas finales del programa...



Llamaba la atención, que cuando todos los invitados al programa se maquillaran, él, como si fuera un solista, se ponía en el sillón de maquillaje para que lo dejaran como un pincel.

En cierta ocasión, aprovechando los recursos que se me ponían al alcance, hable con él. Quería, en La Laguna, hacer unas tomas para un programa documental etnográfico sobre la cura de la hernia. Tenía documentación sobre un drago en una finquita que se usó, tiempo atrás, por los vecinos del lugar. Pero el tiempo y la maleza, lo tenían oculto, lejos de la mirada de curiosos... Hablé con él y me consiguió otro amigo, también fallecido y nos pusimos manos a la obra. No fue un trabajo fácil, pero al final, lo conseguimos y pudimos ver y comprobar que las huellas dejadas por quienes padecían de hernia, seguían impresas en el tronco del legendario drago.

Otras veces, llegaba “caliente”, contrariado... “Tengo que hablar con usted”, me decía..
¿qué pasa Julio? ¿Algún problema?
Hombre, pues sí. La gente, los amigos, cuando me ven por ahí paran sus coches y me dicen: “Julio, tienes que salir más en la tele”.
Pero Julio, si eres el primero que sale y a veces te sientas entre el público y el realizador tiene instrucciones de sacarte unas cuantas veces, le dije... Y le añadí. Nada pues ahora saldrás dos veces en el programa. Así que prepara las jarras de vino y en paz...

Así era feliz. Y, la verdad, costaba poco rodearlo de felicidad.

Julio “El Tiznao”, un amigo y un enamorado de las cosas de la tierra.

Descansa en paz viejo amigo.

ALFREDO AYALA OJEDA

lunes, 5 de diciembre de 2016

* VERSOS, CUERDAS Y CANCIONES POR LOS DERECHOS HUMANOS, EN AGAETE-GRAN CANARIA




El Ayuntamiento de Agaete conmemora el Día Internacional de los Derecho Humanos, al son de Versos, Canciones y Música.

Con versos, canciones y música, recordará y conmemorará Agaete la Declaración Universal de Derechos Humanos aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas el día 10 de diciembre de 1948.

El verseador gran canario YERAY RODRÍGUEZ, será el encargado de homenajear a los Derechos Humanos en su 68 aniversario en el municipio de Agaete, en el acto que se celebrará en la plaza de la Constitución, de la Villa, el Martes 6 de diciembre a partir de las 19:30 horas.

Yeray Rodríguez acompañado de niños verseadores de Gran Canaria, Pedro Manuel Afonso, Javier Cerpa, Jorge Mendoza y Fernando García, protagonizarán la gala musical de Versos y Canciones por los Derechos Humanos haciendo presente la necesidad de defensa y protección de los mismos para garantizar una mayor calidad de vida de todas las personas. 

“Defiende hoy los derechos de los demás” es el lema elegido en esta edición por Naciones Unidas para renovar el compromiso de la población mundial con la defensa y protección de las personas y sus derechos.

domingo, 4 de diciembre de 2016

* A PROPÓSITO DE LAS PARRANDAS

Pocas parrandas, según mi memoria, existían en Canarias. Algunas punteras se escuchaban con devoción. Allá por 1.983, al término de la grabación y emisión del mítico Tenderete, solíamos acudir a una sala ya desaparecida Cuasquías” (Cuevas Cáidas) que estaba situado, inicialmente, en la mismita calle de Venegas en Las Palmas de Gran Canaria... Allí se reunían los amigos y solían coincidir parranderos y parrandas que entre palmas y toque, coplas y copas, estirábamos la noche hasta el amanecer. Así, sin más, de manera espontánea, surgió la Parranda Cuasquías y su debut en Tenderete fue todo un éxito... A Cuasquías, se le unió el recordado compositor isleño Sindo Saavedra con numerosos temas pero sobre todo con el Himno al carnaval...

Las parrandas, hasta mediados del siglo pasado, tenían consideración porque ellas recibían los encargos de amenizar los bailes de taifas, reuniones, bodas y bautizos, en barrios, pueblos y pagos...

Pero si bien es verdad que la parranda siempre era bienvenida no ocurría lo mismo con el parrandero. El parrandero, estaba mal visto. Se le temía por su anarquía... Se le evitaba... Era el incordio de turno, el borrachito, la mosca cojonera...

En Fuerteventura, en La Oliva, concretamente, conocí al viejo Esteban Ramírez de León, parrandero de raza que se recorría la isla junto a su cuñado, amenizando aquello bailes de entonces... Incluso, para los programas “Senderos Isleños” y “Canarias Viva”, nos recreó juegos y bailes de taifas con todo lujo de detalles... También a otro parrandero de la zona sur de la isla, el poeta Juan Betancor, me dijo en cierta ocasión y con mucho orgullo cuando lo entrevisté sobre su vida y sus décimas... “Usted ve esos muritos de piedra seca, pues yo me he quedado a "dormirla" al soco en todos y cada uno de ellos...

O el viejo Navarro, cantador de leyenda que entre copla y copla despuntaba el sueño de años apoyándose en bastón... Sobre él, me contó el amigo Pedro Grimón que el viejo Navarro en cierta ocasión llegó de Fuerteventura, expresamente invitado, para participar en la romería del Pino... El calor, las copas y la parranda lo dejaron rendido y buscó donde acostarse... vio una puerta abierta y unas camas litera y allí, sin pensar más entró y se acostó. Cuando despertó se encontró rodeado de agentes de la Guardia Civil y es que se había quedado en el antiguo cuartel de la Guardia Civil...

De ahí, rizando el rizo,viene la anécdota de aquel cristiano, que llegó a casa casi amaneciendo y estaba quitándose los pantalones. Algún ruido hizo cuando se quitaba la ropa para acostarse que la mujer se despertó y con cara de pocos amigo le dijo:

-¿Ahora vienes?

Y el, subiéndose el pantalón, contestó: “No vengo, me voy... No ves que me estoy vistiendo para ir a trabajar...”

Durante un largo tiempo tuve la ocasión de dirigir programas como Tenderete y crear La Bodega de Julián. Siempre encaminé mis pasos para que se formaran parranditas. Así con Tenderete en esta última etapa, se creó la parranda del Millo porque eran componentes del excelente grupo Los Gofiones. Las parrandas daban mucho juego en los programas... Por ello, para fomentarlas, creé otro programa/concurso para televisión Canaria que titulé “Parrandiando”. Era un concurso donde participaban catorce parrandas... Pero las cosas son como son. Programaron el espacio en hora punta y Antena 3 emitía en ese momento una serie que impactó: “Sin tetas no hay paraíso” y “Parrandiando” pagó las consecuencias con una audiencia que estaba en los dos dígitos, pero que se esperaba mucho más.


Sin embargo en otro programa que creé y dirigí, “La Bodega de Julián” se formaron otras muchas parrandas para actuar: “La parranda del Botellín”, “La Parranda del cafetín”, “Parranda de amigos”, “Los parranderos”, “Los Punchas”, “la parranda el Rato”, “El Chirato”, “El Golpito”, “Los turroneros” “Parranda del pueblo”, “Los que no escarmientan”, "Jóvenes Cantadores" y otros muchos... Y es que para mí, en los anárquicos parranderos y sus espontáneas parrandas se encuentra la autenticidad, la verdad...

ALFREDO AYALA OJEDA

domingo, 27 de noviembre de 2016

* ALGUNAS TRADICIONES ISLEÑAS

Noviembre, lo reconozco, me tiene atrapado. Con el rabillo del ojo miro los últimos días de Octubre, con sus lunas que enamoran... Las fiestas en torno a las castañas con las tafeñas herreñas, como calendario que marcan los tiempos...

Los finaos, en toda nuestra breve y accidentada orografía... “San Simón, pequeñito y barbudito”, intenso festejo del pueblo más cercano a tierras americanas: Sabinosa... hasta desembocar en el ya tradicional “Tenorio” que polariza la atención en la capital grancanaria.

Y, mientras todo esto sucede, en la intimidad de las bodegas isleñas, rugen los nuevos caldos y empiezan a aromatizarse las calles de Icod de los Vinos, la Guancha, el Amparo, con el roce y fricción de las tablas de tea con el asfalto. Es la fiesta de los mas jóvenes que se deslizan por las pinas calles de estos municipios... Y allá, en el municipio más pequeño de las islas, en el Puerto de la Cruz, las calles van siendo invadidas por los cacharros, otra de las tradiciones de nuestro archipiélago...

También comienzan a escucharse los ensayos de villancicos y las animadas parrandas que hacen sus preparativos para estar dispuestos cuando lleguen las navidades. Y para esas fechas ya empiezan los ranchos de pascuas a preparar su repertorio, en Valsequillo, en los Arbejales, en Teguise, y las tandas en distintos lugares de la provincia tinerfeña.

Tampoco podemos olvidarnos del “Baile del niño” que se representa el día 24 de diciembre en Bajamar, El Sauzal, etc. o el "baile de la cunita", en el interior de la iglesia de Santa María de Guía...

Mientras, en la arena de la playa de Las Canteras, distintos artistas unen sus fuerzas y conocimiento para dar forma al monumental y tradicional Belén de arena.

ALFREDO AYALA OJEDA