Seguidores

jueves, 15 de julio de 2010

* CAMBULLONEROS

¿Quién de estas islas no ha oído hablar de los cambulloneros o del cambullón? ¿Quién no sabe que hace un siglo aproximadamente los cambulloneros, con sus trueques consiguieron La Penicilina necesaria para salvar muchísimas vidas en el Archipiélago?

Y es que el cambullón y los cambulloneros están repletos de historias…, de cuentos que sabiamente supo reflejar el inigualable Pancho Guerra. Gracias a ellos, a sus disparatados cambios de pájaros, perros, bordados y otros trabajos artesanos por mantequilla, café, harina y penicilina, prestaron a la sociedad una ayuda considerable… El cambullón empezó a cimentarse allá por 1.888 y para evitar la picaresca un lustro mas tarde se reguló la situación.

Incluso hay quien mantiene que en el cambullón, se fundamenta el origen de nuestra Vela Latina porque los cambulloneros necesitaban un barquillo rápido y marinero para llegar al costado de los buques que por nuestras aguas recalaban, porque al llegar primero el resto de los botes tenían que esperar para hacer sus comercios con los componentes de la tripulación que nos visitaban.

Del cambullón, se cuentan historias y más historias y nunca parece tener fin. Yo viví, los últimos coletazos del cambullón. Tenía mis periódicos ingleses y debía acudir a los castles para ponerlos a la venta. Ricardo “el buzo”, cambullonero él, me iba a buscar para que le diera algunos periódicos para poder atraer a los turistas… Yo cambiaba la moneda, los chelines y peniques, por papel y me ganaba unas perrillas y cambiaba mis periódicos por latas de galletas, miel, mantequilla…

Muchos cambulloneros conocí, pero quizás con el que más intimé con la vuelta de los años fue con el grupo musical “Los cambulloneros” de Santa Cruz de Tenerife, donde “Paco papá”, llevaba la voz cantante…Él me relataba los milagros de la penicilina, la gente angustiada para que le consiguiera las botellitas que había que conservarlas en hielo para que no se estropearan y de las diabluras de los pájaros canarios a los que falseábamos con otros pájaros que previamente pintábamos para engañar a los turistas… Algunos, venían aprendidos y mojaban a los pájaros para saber de su autenticidad.

Una copla de G. Alemán o recogida por él, dice con referencia a este tema:

SOY DEL REFUGIO

CAMBULLONERA

NACI EN LA ORILLA

DE LAS CANTERAS

Resumiendo el cambullón era, la compra o cambio de mercancías inexistentes o escasas en las islas

Dicen los profundos conocedores del trueque del cambullón, que en la capital, había sobre unos cien botes que se dedicaban a estos menesteres.

Eran tiempos de la improvisación, de la escasez, de la imaginación para sacar adelante a una sufrida población. (Alfredo Ayala)

Bueno pues este tema del Cambullón que prometo tocar en otro momento viene a cuento porque el amigo Sergio Correa, hizo esta exaltación al cambullón y a los cambulloneros:


A TI HERMANO SUFRIDO
SIMPÁTICO REGATEADOR
GUARECIDO EN LAS SOMBRAS
SIEMPRE EXPUESTO AL FRÍO Y AL CALOR
TAN MARINO COMO TUS MUELLES
EN ETERNA ESPERA DE UN BARCO MAYOR
ALPISPILLA QUE ESTANQUEAS
COMERCIANTE CANJEADOR
QUE DURO OFICIO HEREDASTE
Y EN ÉL, FUISTE EL MEJOR
TAN RECIO COMO EL MADERO
DE LA BARCA QUE TE ACOMPAÑÓ
SORTEADOR DE MIL OLAS
AVENTURERO MAYOR
NO TE APARTES DE TUS MUELLES
NO DEJES TU PROFESIÓN
PUES LAS ISLAS A TI TE DEBEN
TU HERENCIA Y TU TRADICIÓN.


ALFREDO AYALA Y SERGIO CORREA

No hay comentarios:

Publicar un comentario