Seguidores

martes, 2 de agosto de 2011

* AGAETE ESTÁ EN FIESTAS

De cumbre a mar, Agaete está en fiestas. Bulle en todos los corazones isleños el fervor y la diversión en esa mezcla de ritual aborigen y devoción a Nuestra Señora de las Nieves. Son las fiestas grandes de un pueblo chico, abierto al mar… Un mar por donde nos llegó la imagen de Nuestra Señora de las Nieves de manos de la empresa conquistadora de Fernández de Lugo. Pero al margen de datos históricos, de texto sesudo, lo cierto es que con la llegada de agosto, Agaete brinca de gozo…

El festejo que se prolonga durante varios días, casi queda oculto por la fuerza arrolladora de la “bajada de la rama” que convoca al soco de un lateral de la iglesia parroquia de San Sebastián, a un enorme gentío que empieza a reunirse desde antes de las diez de la mañana… Sueña el estampío empañando el azul del cielo de un volador anunciador. Se desata la euforia… Las bandas de Agaete y Guayedra, invitan y acompañan a los asistentes hasta recoger las olorosas ramas de poleo, de eucaliptus… Aquí, el tren del tiempo se paraliza. Todo es nuevo y viejo a la vez… Los papagüevos, los distinguidos papagüevos de la zona, dan el toque singular y acentúan el momento. Danzan sin parar los viejos amigos Chachá, Magui, Cristo, Faneque… Comienza así, el día grande de la Rama, una de las fiestas más populosas de nuestro Archipiélago… ¡¡cómo suena ese himno de la rama!! “Soldado español”, con la “agachadilla” de todos los participantes, “Me gusta la bandera”, “Tractor amarillo” y muchos temas de ayer, de hoy, de siempre… El ritmo verde de la rama, todo lo asimila, lo hace distinto… cambiante. Brincamos de alegría, nos envuelve y atrapa el ritmo, el agitar de las ramas… Los más viejos del lugar, viajan con la fresquita al monte para ofrecerle a Nuestra Señora de Las Nieves, el testigo vegetal de la promesa cumplida, de su devoción por Nuestra Señora… No importa el solajero…

Entonces es el mágico momento en que Agaete, La Villa de Agaete, se aromatiza… cuando huele a autenticidad… un aroma que se extiende, de cumbre a mar…

Agaete es una fiesta intensa… por la mañana, a las cinco en punto, la diana floreada anuncia a la vecindad el comienzo de una jornada nada común… después, cuando el reloj marca las diez, se baila la rama, sin rama…

Así que amigos, acudan a la Vila de Agaete para vivir unas fiestas auténticas… unas fiestas que desde 1.972 han sido declaradas de Interés Turístico Nacional.

ALFREDO AYALA OJEDA

1 comentario:

  1. Mañana, día 03/08 ,a las 5 de la tarde, subiremos por primera vez unos amigos y yo a Tamadaba a buscar la rama.
    Estamos expectantes a ver como se presenta el día porque subiremos con gente del pueblo a la que no conocemos y porque es una tradición y una experiencia muy bonita que creo que todo el que pueda, debería experimentar de cabo a rabo.
    Nos acordamos de un capítulo del programa SENDEROS ISLEÑOS dedicado a la rama.
    Si alguien se anima, está a tiempo.
    Mañana a las 5 en la plaza del valle.
    Saludos.

    ResponderEliminar