Seguidores

miércoles, 3 de agosto de 2011

* ENTREVISTA A PERICO Y A JUANA

FIESTA DE LA RAMA DEL VALLE DE AGAETE   (FESTIVIDAD DE SAN PEDRO APOSTOL 2011)

Foto: Pedro Callicó Sosa

Es para mí un honor, cumplir con el encargo de la comisión de fiestas de San Pedro 2011, en el homenaje a Perico y Juana, por su dilatada dedicación a nuestras fiestas.

Así que, cuando más calentaba el sol, y después de una abundante comida, me propuse hacer la visita a este entrañable matrimonio, y dar a conocer algo más de su vida. Busqué, por todas partes, el botón que ponía en marcha las interminables escaleras que llevan a su casa, llegando a la conclusión de que alguien se lo había llevado, ya que no hubo forma de encontrarlo. Subí, pacientemente, el enorme número de escalones, y logré llegar al hogar de estos amigos; ubicado en una de las casas de la zona más elevada de las Vecindad de Enfrente; donde encontré a Perico postrado en su cama, con su bondadoso aspecto de siempre, después de facilitarme la entrada su mujer, Juana, por la que, por algún secreto insondable, no pasan los años.

Los saludé a los dos, y comencé por lo más sencillo, sus datos personales. Pedro Suárez Dámaso, nacido en El Valle el 20 de marzo de 1924, por lo que hace poco cumplió los 87 años, y Juana Jiménez Godoy, nacida también en El Valle, el 20 de noviembre de 1933, por lo que cumplirá, próximo a cerrarse el año, sus 77 años.

Foto: Perico y Juana

 
Perico y Juana, como la mayoría de nuestros mayores, trabajaron, desde muy temprana edad, en la recolección de la pinocha, en el Tamadaba, y posteriormente en los tomateros. Se casaron él con 29 años y ella con 19, llegando a formar una familia de 11 hijos, aunque tuvieron que sufrir la pérdida del último, que murió a los 5 meses. Tienen, además, me dicen que aproximadamente, 33 nietos y también, de forma aproximada, 12 biznietos. Desde hace tiempo tenía una curiosidad, por lo que aproveché la oportunidad para hacerle la pregunta. “Perico ¿Por qué le llaman Perico el santo?”...la respuesta fue contundente, “¡¡porque lo soy!!”, me dejó de piedra, pero observando la serenidad de su rostro, y la misteriosa nitidez de la imagen al reflejarse en sus cristalinos ojos, me dejó completamente convencido de que era así. No habiéndome recuperado del todo, de la primera respuesta, me aventuré a la segunda. ¿Me han dicho que durante muchos años fue usted el comadrón del Valle?”, “Pues sí, yo atendía todos los partos, el de las vacas, el de la cabras… (Me empiezo a quedar sin aire)… ¡ah! y el de las mujeres…” Me relatan ambos que, en una ocasión, acudió Perico a la casa de Juan Suárez, enterado de que su señora estaba a punto de dar a luz; y cuando llegó, se encontró con el Dr. D. José Martinón que informaba a la madre de que el niño había nacido muerto. Perico, muy nervioso, pidió que se lo dejasen, increpándole el facultativo que para que quería un niño muerto, él lo levantó con sus manos hacía el Cielo y dijo: “Señor, ayuda a esta madre, ya que se murió un hijo, que le viva el otro” y en ese momento el niño comenzó a llorar. El mismo Perico me indicó que ese niño se llama “Chago” y que tendrá en la actualidad unos 40 años.

He encontrado en Perico y Juana, la total compenetración de dos personas en una, dependiendo cada una de ellas de la otra, para poder respirar, sentirse útiles, justificar su vida. Ellos han sido siempre colaboradores incondicionales de las fiestas del Valle y San Pedro Bendito, así como la de Nuestra Señora la Virgen de las Nieves.

Como dice el programa de las fiestas…”Todo un ejemplo a seguir”, acreedores, sin duda, del merecido homenaje que se les rinde este año.

PERICO Y JUANA ¡¡MUCHAS FELICIDADES!!

PEDRO CALLICÓ SOSA

1 comentario:

  1. Por la festividad de San Pedro, en la que considero una de las fiestas más íntimas y participativas, tuvimos el honor, Lydia Díaz y yo, de vivir el emotivo momento en que don Pedro Callicó,sobre el escenario contó, a vuela pluma, su encuentro con dos personajes del Valle: Perico "el Santo" y Juana...
    El matrimonio, homenajeado por "toda una vida" de entrega, no estuvo presente... pero sí, casi al completo, su amplísima familia... Era épocas en que los anticonceptivos ni se conocían, ni habían llegado al Valle.
    Excelente artículo amigo mío y no pierda las mañas.

    ResponderEliminar