Seguidores

viernes, 26 de agosto de 2011

* RECUERDOS DE CHIQUITITA

Erase una vez, una niña que vivía en un pueblo de labradores, se levantaba a las claras del día y antes de ir a la escuela se encargaba de ayudar en los que haceres de los animales de la casa: vacas, gallinas, conejos, perros y algunos gatos. Después de limpiar la cuadra y el gallinero se lavaba muy a conciencia, pues no quería que una vez más, se rieran de ella algunas compañeras de la escuela, que le decían “la vaca” por oler a bostas de vaca, esta niña no quería ir a la escuela, ya que se sentía a veces marginada y además le costaba mucho seguir el ritmo de sus compañeras de curso, motivo por el cual la maestra solía arrestarla en el patio de picón, de rodillas mirando hacia la pared ella lo intentaba pero los estudios la aburrían demasiado. En cambio era capaz de aprenderse en una sola tarde alguna canción que escuchara en la radio, su único amigo, pues la acompañaba siempre que estaba en las labores del campo. Ella, se formaba en su mente, unos teatros fantásticos al mismo tiempo era locutora, cantante o protagonista de cuanto estaba escuchando en ese instante en la radio .día tras día la niña hacía más o menos las mismas cosas y cuando llegaba de la escuela, ya la esperaba el bocadillo de mantequilla, la soga y “la jose” para ir a la montaña a coger hierba, para los animales. Ella siempre se llevaba su radio y se le escuchaba cantando desde lejos, por el eco de las montañas. Una vez terminado de coger un gran “jase” de hierba, bajaba como dios podía, aquella empinada montaña y una vez llegaba, tenía que picar la hierba entre ella y su hermana que casi siempre la ayudaba. Después de terminar esta labor ayudaban a su madre en la cuadra y ya está oscureciendo, una cena bien rica solía ser habitual, una escudilla de leche y gofio. A ella le daban agüita toronjil pues nunca toleró la leche, así pasaron los años hasta que se hizo grande. Con 13 años había repetido varias veces curso, por lo que su madre siempre le decía: “vas a quedarte pa´ limpiar el culo a las señoritas ricas”, cosa que terminó haciendo.

Yo fui a la escuela en Los Baldíos y tengo muy buenos recuerdos y no tan buenos. La maestra se llamaba Amparo. Siempre le decíamos señorita, yo la recuerdo siempre igual, con unas gafas de pasta color miel y los cristales verdosos, me parece estarla viendo llegar, con don Alberto, el maestro de los muchachos. Ella siempre tenía un mismo peinado, jamás cambio el estilo, tal es así que todas las niñas y yo estábamos convencidas de que era una peluca, eso sí, ella siempre venía vestida impecable y muy maquillada. Corríamos al volkswagen de don Alberto, para cuando abriera el coche ayudarla con el maletín hasta la clase. Recuerdo que era una sola aula y tenía amplios ventanales que daban al patio, donde pasábamos el recreo y los arrestos que consistían en ponerte de rodillas, en el picón y con los brazos en cruz, dependiendo de la gravedad del motivo del arresto, veces te pillaba hablando y te llamaba a su mesa y te decía que extendieras el brazo y abrieras la mano y te pegaba unos reglazos, que te dejaban la mano escaldando y más valía que no quitaras la mano, porque si no te daba doble ración. Otra cosa que recuerdo, es que hacíamos 5 ó 6 filas, pues se daba clases en la misma aula a todos los cursos. Hasta sexto, creo recordar y cuando formábamos la fila para entrar teníamos que cantar todas, esta canción: “es maría la blanca paloma, es maría la blanca paloma, que al llegar a España, que al llegar a España, la vieron volar y Santiago como lo sabía y Santiago como lo sabía, la llamaron madre, la llamaron madre, madre del pilar”. Entrábamos y después de rezar empezaba la clase, a la hora del recreo salíamos jugar a la rueda, al teje, a la palmetada y a escondidas a la piola, que a la señorita no le parecía un juego adecuado para las niñas. Recuerdo, lo bueno que era el batido que nos daban de tres sabores fresa, chocolate y vainilla. Cortesía del ministerio de la educación, supongo. Siempre fue un misterio, pero qué ricos eran.

CÁNDIDA MEDINA ÁLVAREZ

4 comentarios:

  1. Amiga Cándida, con todas las luces y sombras de esa época de penurias y trabajo, palo y tentesieso, nos enderezaron desde pequeños. Se estilaba la moneda del respeto. Los pequeños, ayudaban, como podían y relatas a la familia... y a las ocho, a la cama... ¡cómo sabía a Gloria Bendita, lo que podías llevarte a la boca!... Tiempos que se fueron, por esos mares afuera...
    A mí me encantaba, por lo "entretenido" que era, el puño de leche en polvo con azúcar que se te pegaba al paladar como una lapa...

    ResponderEliminar
  2. CANDI,,, ME RECORDASTES A MI INFANCIA, AUNQUE MI MADRE LO QUE M DABA ERA QUINA,, Y LA YEMA DE EL HUEVO,, ÑOS Y LAS SALESIANAS TAMBIEN SE LE IBA L MANO CON GANAS... Y YO CANTABA....ES MARIA AUXILIADORAAAAA..LA VIRGEN QUE YO MAS QUIEROOOO,QUIEN ESTUVIERA JUAN BOSCO PA DARLE NUESTRO CONSUELOOOOOO..ELLA ES MADRE DE DIOS ELLA ES REINA DE EL SUELO ES MARIA AUXILIADORA LA VIREGEN YO MAS QUIERO,TENGO QUE SUBIR AL ARBOL TENGO QUE CORTAR UNA FLOR Y DARSELA A SOR PAQUITA QUE SE LA PONGA A EL SEÑORRR!!! JEJE. QUE TIEMPOS!! AUUNQUE LA SALESIANAS ERAN MUY CORRECTAS Y SERIAS...YO ERA LA ALEGRIA DE EL COLEGIO,,,JAJAJ, BESS PRECIOSO TUS RETAJILAS M RECORDO MI INFANCIA, UN 1O TE DARIA YO DE NOTA!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo me acuerdo de cantar el cara al sol y de la regla aquella de madera enorme en mis nudillos.
    La leche en polvo que nos daban en el recreo y de como nos la tirabamos por encima,e n vez de comernosla,ajjaja
    Los domingos iba al colegio de las monjas;podíamos mopntar en bici y comernos una ensaimada a cambio de rezar,jajaja
    Besos¡

    ResponderEliminar
  4. Carmen Delia Cazorla Santana26 de agosto de 2011, 22:57

    Querida Candida que linda fue esa epoca donde la vida era sana y la educacion era primordial,, cuatos recuerdos lindo de la niñez ,, cuantas emosiones al recordar ,, cuando recuerdo mi niñez ,, pienso que lindo seria que mis hijos pasaran esa epoca que yo vivi ,, hoy no se valora nada y en aquel entoces el jugar con tierra era super divertido ,,, Gracias amiga por compartir estos relatos tan bonitos con nosotros ,, besos

    ResponderEliminar