Seguidores

viernes, 31 de diciembre de 2010

* RECUERDOS

La Nochebuena de 1955, tiene para mí un significado de enorme transcendencia. Había dispuesto Doña Dulce María Guerra Alemán, estrenar en la Misa del Gallo, una Misa de Pastorela de Busca Sagastizabal y para así hacerlo formó un Coro con una serie de jóvenes de nuestro pueblo.

Estuvimos ensayando desde el mes de Octubre, con el fin de obtener un desarrollo de la obra lo más brillante posible, y a fe mía que lo conseguimos.

Dada la divulgación que se dio sobre de la interpretación de esta Misa la noche citada, eran muchos los vecinos de Guía que esperaban ansiosos escuchar la puesta en escena de tan magnífica pieza y así nos lo hacían saber.

En aquellos tiempos la celebración del Nacimiento del Niño Jesús en nuestra ciudad tenía unas connotaciones grandilocuentes, y nuestra Iglesia Matriz se hacía pequeña, para albergar a tanta gente algo que lamentablemente no ocurre hoy.

Llegó la noche ansiada por todos, en el templo guíense no cabía ni un alfiler, así que algo nerviosillos pusimos manos a la obra y como esperábamos la interpretación fue magistral. Recibimos muchas felicitaciones y el agradecimiento más encendido de nuestro párroco el añorado Don Bruno Quintana.

Este coro magistralmente dirigido por Doña Dulce María, lo formábamos: Francisco Vega Dávila, Isidro Morera Santana, Santiago Gil Romero, Pepe Juan Forteza Sánchez, Oscar Ayala Aguiar, José Bautista Rodríguez y el que suscribe. El mismo tuvo una larga singladura, añadiéndose al mismo posteriormente, Juan Izquier Hernández y Fernando Guerra Aguiar.

En la Función Solemne de día de Año Nuevo de 1956, interpretamos la Misa de Perossi y algunos Motetes, destacando entre estos el Adesti Fideli, así como una serie de Villancicos entre los cuales resaltaba Noche de Paz.

Recordar tan hermosa efeméride es para mí todo un acicate para seguir viviendo estas fiestas tan entrañables con verdadera emoción, por eso he querido exponer aquí este recuerdo tan grato, donde la nostalgia se apodera de mí y me hace sentirme verdaderamente feliz.

JUAN DÁVILA GARCÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario