Seguidores

viernes, 17 de diciembre de 2010

* YO CONFIESO

Hoy, serenamente, pretendo confesarme ante todos. Lo hago, porque me da la impresión que muchos no me han entendido. Por eso, para aclarar el tema, quiero exponer lo siguiente:

Hace tiempo, en un despacho, me citaron para comunicarme que "La Bodega de Julián", había llegado al final de su andadura. Diez años de permanencia ininterrumpida, con escasos programas nuevos, aventuraban que el futuro del programa estaba en peligro.

Con anterioridad a este hecho, en varias ocasiones, en reuniones que sostuve con Anuska Simón, gallega, Directora de Antena y encargada de la compra de programas, le expuse mi queja. Le decía que las reposiciones y monográficos quemaban la frescura del programa; que debía poner remedio a la situación. Ella, escuchaba, pero no actuaba. Le añadía que hay ocasiones en que por el Dos, se emiten hasta tres programas de La Bodega de Julián diariamente y en otras ocasiones hasta coincidían en las dos cadenas, haciéndose competencia. Pero nunca puso remedio. La empresa para la que yo trabajaba como Director de La Bodega de Julián, cuando le decía que la situación era insostenible comentaba “es que me encargan ocho programas nuevos y hasta trece (un trimestre) y me permiten que haga arreglos a programas ya emitidos (cinco)…" o el socorrido, "me han reducido el presupuesto".

La noticia, de cargarse La Bodega de Julián, no me sorprendía. Desde hacia tiempo llegaban comentarios que anunciaban la desaparición del programa, de la parrilla de programación. A mi modesto entender, a la productora encargada de hacer este y otros programas, se le negaba el pan y la sal.

Todos recuerdan que la noticia, me la comunicaron así: "No se grabaran más programas de “La Bodega de Julián". Hay otro programa que va a sustituirlo y no quieren contar ni contigo, ni con el realizador, ni con el presentador Julio Fajardo.

La desaparición de la Bodega la hice pública y muchas fueran las voces que se levantaron para elevar la protesta. Se cursaron escritos y no hubo respuesta. Nació entonces el Macro-parrandón que, valgan verdades, no reunió la gente suficiente para que se tomara en consideración, la protesta.

Tampoco, desde el Gobierno de Canarias, -hasta donde llegaron correos, notas en Facebook, escritos a los que sumaron compañeros de radio- hicieron nada para dar, al menos, una explicación. Me consta que, incluso a Paulino Rivero, Presidente del Gobierno de Canarias le llegó de viva voz, la mediación para que se diera, alguna respuesta. Pero el mutismo, continuaba. Entendíamos que una televisión que es de todos y que pagamos todos, debe tener en consideración a cuantos habitamos en las islas. Pero no. la contestación, está todavía pendiente.

Poco a poco, el tema se ha ido diluyendo. Ha perdido fuerza, actualidad y ciertamente huele a manido.

Algunos, interpretaron que yo estaba buscando mi continuidad, cosa que no es cierta. Yo solo buscaba que el folclore, al que me he dedicado casi toda la vida, continuara con presencia en la Tele que nos representa y que está obligada a retratar y difundir nuestra cultura, motivo fundamental para el que se creó.
Hoy, confieso que tras haber recapacitado profundamente y rendido ante la evidencia, del fracaso de un puñado de gente que intentó defender nuestro folclore ha sido mayúsculo; que la respuesta no ha tenido la contundencia necesaria para que nuestro folclore saliera fortalecido; que hemos perdido la lucha para que La Bodega de Julián o cualquier otro programa dedicado al folclore o la música popular, continúe en antena.

Por ello, debo reconocer el fracaso rotundo; que no teníamos ni razón, ni tampoco el eco suficiente para continuar defendiendo nuestras señas de identidad.

Nos hemos equivocado. Hay que reconocerlo. Nuestro esfuerzo, ha sido baldío. Hay que darle al César, lo que es del César… Hay que reconocer que Anuska Simón, tiene la razón ofreciéndonos productos que poco o nada nos retrata y que el actual Director de Televisión Canaria don Willy García y el resto de su equipo directivo, nos está ofreciendo una televisión a nuestra imagen y semejanza… que todos aplaudimos a rabiar sus decisiones y su gestión… que por puro capricho, nosotros y distintos partidos políticos nos hemos equivocado pidiendo su dimisión, sin que nos asista la razón; que don Willy García ha dignificado y elevado al peldaño más alto, nuestras señas de identidad. En suma, que todos estamos privaditos con todo cuanto hace.

Y una última petición: ¡Por favor!, Paulino Rivero Baute, no nos quite nunca de la tele canaria, a don Willy García, porque perderíamos una auténtico icono de la reciente historia de la Televisión Canaria: “LA NUESTRA”.

ALFREDO AYALA OJEDA

10 comentarios:

  1. Yo di la cara el dia de la macroparranda y senti verguenza ajena.No vi por alli a los que dicen que defienden lo nuestro y cuando se les pide un minimo esfuerzo desaparecen.En cambio eran los primeros en pedirte que los llevaras al programa,eso si vi mucha gente humilde que cantaba y a esos nunca los he visto en la tele.Espabila amigo Alfredo y para la proxima vez elige bien a las personas que quieras que esten a tu lado.Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo, cuanta razón; cuantas disculpas; cuantas justificaciones; cuanta gente escondida. Fue un desastre tanto en Tenerife con en Gran Canaria. Yo acabo de enterrar mi hacha de guerra. Ahora estoy elevando escrito a quien corresponda para nombra a Television Canaria patrona de nuestro folclore...

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo Alfredo:

    Si alguien ha dudado de tus intenciones en todo este asunto, es simplemente porque no han querido estar en el día a día de los acontecimientos y manifestaciones que han venido sucediéndose a lo largo de estas últimas semanas.

    Quienes si han estado; quienes han mostrado un mínimo de preocupación e implicación en el tema, han podido constatar que tu motivación para la desaprobación de tan desafortunada decisión de la Televisión Canaria, no ha sido otra que la de defender, simplemente, la divulgación de nuestros valores tradicionales desde un ente público.
    En más de una ocasión te recriminé, con cariño, que las reivindicaciones deberían ir más allá de la defensa de los intereses generales por nuestra cultura, y abordar también la cuestión sobre el futuro del equipo de profesionales ligado al programa televisivo. A este asunto tu siempre hiciste caso omiso y eso, como ya comenté alguna vez; te honra.

    Quien, a toro pasado y tras la escasa repercusión mediática de cuantas acciones se llevaron a cabo, pretenda atribuir dicho fracaso a una supuesta subyacencia de intereses personales, simplemente es un malnacido.
    Se fracasó: si. Como tantas y tantas cosas naufragan en esta vida. Pero no deberemos nunca olvidar que de haber prosperado la iniciativa, nadie hubiera pretendido algún tipo de especial reconocimiento. Pues ese imaginario triunfo tan solo hubiera supuesto el contar con la pervivencia de un programa televisivo que represente nuestro folclore y música popular.

    La cruda realidad es que ese programa ya no existe en la parrilla televisiva del ente público, aunque se pretenda disimularlo con sistemáticas reposiciones. No existe ni la Bodega de Julián ni otro programa que se le parezca. Se acabó. Ya no hay folclore. Y es ahí donde radica el fracaso.
    Que nadie busque un resquicio de sentimiento de fracaso en cuantos se movilizaron para evitar esta palpable y desolada realidad. Pues quienes lucharon por evitarlo descansa en sus conciencias el pundonor de haberlo intentado.
    Que nadie de cuantos no lucharon venga ahora con lastimeras quejas de por qué ya no hay programas de difusión folclórica en la parrilla pública. Pues será una queja estúpida, hipócrita y tardía. A ellos, a tan sólo ellos, les visitará un rotundo sentimiento de fracaso, pues acabarán preguntándose “por qué no estuve allí”. Y terminarán dándose cuenta que en esto hemos perdido todos, pero algunos al menos, podemos dormir con la conciencia tranquila.

    Así que, amigo Alfredo, descansa en tus reflexiones, pues nada tienes que justificar o aclarar. Que las explicaciones las den otros: los cobardes, los insolidarios, los envidiosos… todos estos que les mueve no se qué oscuro interés en cargarse algo tan natural e insospechoso como la simple defensa de nuestras señas identitarias. Porque ellos si han fracasado en plenitud.

    Recibe un fuerte abrazo.
    Félix Román Morales

    Lucho porque tengo fe
    del triunfo de la verdad.
    Y aunque despatriado esté
    sueño en patria y libertad.

    (Secundino Delgado)

    ResponderEliminar
  4. ACABO DE LEER ESTO QUE HA ESCRITO Y TENGO QUE DECIR QUE A PESAR DE QUE PAREZCO GRANDOTOTA Y FUERTE : ESTAS PALABRAS ME HAN DERRUMBADO SE COMO SE DEBE SENTIR MAESTRO ALFREDO ASTA ES PROBABLE QUE ESCRIBIERA ESTO ALGO PRESIONADO POR LO QUE LIDIA LE PUDIERA DECIR CON TODA LA RAZÓN DEL MUNDO ASÍ LO PIENSO YO TAMBIÉN Y DE ESTA FORMA SE LO DIJE AYER EN EL TRASPATIO PERO CLARO DAR CONSEJOS ES FÁCIL HAY QUE ESTAR EN LOS ZAPATOS DEL QUE LOS RECIBE SOBRE TODO CUANDO SE LE DAN A UNA PERSONA CON LA EXPERIENCIA DE ESTE GRAN HOMBRE ENTIENDO QUE NO ES FÁCIL ACEPTAR QUE A PESAR DE ESTAR DÁNDOLO TODO POR NUESTRA IDENTIDAD HAY GENTE QUE MIRA PARA OTRO LADO SIN TENER EN CUENTA EL DAÑO QUE SE LE HACE A UNA PERSONA QUE LO QUE MERECE ES SER ESCUCHADO Y QUISAS INCLUSO PEDIRLE OPINIÓN SOBRE ALGUNOS TEMAS DE ETNOGRAFÍA Y FOLCLORE QUE DE ESTO SABE MUCHO BUENO ESTOY JIRVIENDO VOY A DEJARLO DE ESTE TAMAÑO MAESTRO ALFREDO MAS SE PERDIÓ EN LA GUERRA UN ABRAZO Y USTED VALE MUCHO

    ResponderEliminar
  5. Amigo Felix: En estas ínsulas, donde hay mucho cazador furtivo, los infiernos suelen ser grandes. Yo, afortunadamente, he vivido otras muchas batallas que aunque el tiempo terminó dandome la razón, era demasiado tarde para subsanar el error.
    Te agradezco tu escrito porque tu sabias que mi intención siempre fue defender una ventana en Television Canaria para que nuestra música, el folclore mas rico y variado del mundo, tuviera presencia y difusion.
    Gracias, amigo

    ResponderEliminar
  6. "Seña" Candida, le agradezco mucho sus palabras de reconocimiento. Sin embargo, debo decirle que no estoy ni hundido, ni derrumbado, ni pienso quemarme a lo bonzo ante el Ente de Television Canaria. Nada mas lejos de la realidad. Creo que en esta lucha hemos perdido todos, sin exclusion.
    Señala usted "algo de influencia" de mi amiga del alma Lydia Diaz, en esta decision que he tomado y publicada en el aerticulo "YO CONFIESO", y nada mas lejos de la realidad. Lydia, siempre ha estado ahi, mostrandome todo su apoyo, pero sin ingerencias en mis decisiones.

    ResponderEliminar
  7. Alfredo Ayala: En tu artículO "YO CONFIESO" Te doy la razón en algunas cosas que dices como "EL TIEMPO ME DARÁ LA RAZÓN". Cuando dices que, "HA SIDO UN FRACASO ROTUNDO" Yo te digo que, Defender como tú lo haces, Nuestras Señas de Identidad, nunca será un fracaso, todo lo contrario, es digno de respeto y admiración.

    Dolidos estamos todas y todos,porque ver que las personas en las cuales hemos depositado nuestra confianza, nos han engañado y enciman se esconden, y no dan la cara, es muy penoso y lamentable.

    Mi conclución final:

    Mi reconocimiento para tí, porque siempre, has luchado por lo Nuestro y, ese DON, no te lo quita nadie.

    Guille.

    ResponderEliminar
  8. Hola Guiller. En el articulo "YO CONFIESO", solo he querido dejar claro que se acabó mi lucha por este tema, aunque la seguiré manteniendo en defensa de nuestro folclore. Y a las pruebas me remito: de momento, durante el mes de Diciembre no veremos ni un solo programa de folclore o musica popular. Y es que Anuska y Willy, no quieren saber de "los nuestro". Ahora, los que no acudieron a la protesta, facilitaron que programas de musica folclorica o popular, no se vean reflejados en esa tele Canaria, la de "ellos".

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo con Francisco Barrios, con Félix Román y con Guille en sus comentarios. Hoy, me veo en la obligación de dar mi opinión al respecto, porque al parecer hay algún que otro malentendido:
    Alfredo Ayala el día 12/12/10 publicó un artículo titulado: “En nombre de la audiencia, no todo vale”, y le escribí un comentario, que días más tarde, leí en el programa de radio “EL TRASPATIO”, como lo hice con otros tantos. Al día siguiente, Alfredo publica “Yo confieso”, por lo tanto no es por lo que yo haya comentado en el programa de radio. Él tiene la capacidad suficiente, como para decidir en un momento o en otro, lo que quiere publicar, así que me parece algo tan injustificado, el que a mí se me tache de manipuladora, influyente o que lo presiono. En ningún momento, eso ha sucedido. Lo dejé clarito, en el comentario mencionado, “no soy nadie”, pero como es mi punto de vista, así lo expresé. No sólo se me deja mal a mí, sino que al propio Alfredo también, si se lo paran a pensar… ¿en qué lugar lo están dejando a él?

    Un saludo a tod@s.

    ResponderEliminar
  10. Lydia Díaz: Hay que recordarle, a algunas personas que estamos en una democracia.

    Estas en tu derecho de opinar, de dar tu punto de vista sobre cualquier artículo que llegue a tu Blog de Etnografía y Folclore.

    Estoy totalmente de acuerdo, con el artículo que le dedicastes a Afredo Ayala, titulado "NO SOY NADIE" y, (me permito recomendar) a esas personas, que lean el otro artículo que le dedicastes a Alfredo Ayala. "VA POR TÍ"

    Para tí Lydia Díaz: Los que te conocemos, sabemos que eres genial en todos los sentidos.

    Te pido, por favor, que no cambies, sigue siendo como eres. Defensora de Nuestra Identidad Canaria, lo que no hacen otras, pues es más fácil criticar que construir.

    ÁNIMO Y, PARA ADELANTE.

    SALUDOS AFECTUOSOS.

    Agáldar.

    ResponderEliminar