Seguidores

sábado, 25 de diciembre de 2010

* EL BAILE DE LA CUNITA

El baile de la cunita, es una pieza que fue compuesta hace muchos años y nunca ha sido considerada por los folcloristas como un prototipo de nuestra música ancestral y mucho menos como una obra esencialmente guíense.

En la década de los años cuarenta y cincuenta del pasado siglo, las Agrupaciones Folclóricas Tirma Guíense y Princesa Guayarmina ya la interpretaban sin que se le diera la denominación de “villancico”.

Estimo que es improcedente que ahora o hace algunos años algún grupo folclórico quiere arrogarse el merito de haber rescatado esta composición de tan hermoso contenido, yo la toque allá por los años cincuenta de la pasada centuria, y todavía a pesar de haber pasado tanto tiempo retengo en mi mente su melodía y su letra.

El origen de esta pieza no se conoce realmente, hay quien dice que procede de Tenteniguada, sin embargo yo no lo creo, lo que sí puedo asegurar que originaria de Guía no es, que durante muchos años se ha interpretado en nuestro pueblo eso si lo puedo garantizar como ya he manifestado.

Con el paso de los años osadamente algunas agrupaciones, como es el caso de los Majuelos, han cambiado la letra originaria, que como bien se sabe dice así: este niño chiquito no tiene cuna su padre que es carpintero le haga una…….

Muchos folcloristas, arreglistas y compositores, han convertido nuestros aires más significativos en verdaderas obras maestras a las cuales siempre he denominado “fantasías” de isas, folias y malagueñas, pero tengo que reconocer que estos arreglos que han llevado a cabo jamás han perdido su verdadera esencia en cuanto a su melodía y tonalidades.

No se puede obviar lo evidente y nadie puede hacer suya una composición y ubicarla en una parte de nuestra geografía sin que existan razones para ello. El Baile de la Cunita tiene de momento unos orígenes desconocidos, y por consiguiente nadie tiene derecho hacer uso de la pieza como propia.

En aquellos años a los que hago referencia, eran muchas las Agrupaciones que interpretaban estos aires en la isla de Gran Canaria, y que yo sepa ninguna de ella sitúo el origen de esta obra en un determinado lugar.

Hay que ser lógicos y consecuentes y respetar a los autores y compositores que desde siempre nos han brindado sus hermosas composiciones, pero lo que no se puede hacer es robarle el valor que tienen sus obras, y como ha sucedido en muchos casos apropiarse indebidamente de la autoría de una o más arrogándose unos meritos musicales que no les corresponde.

JUAN DÁVILA GARCÍA

1 comentario:

  1. Me parece muy bien su comentario, hoy en día hay mucho fresco por ahí, adjudicándose obras que no son suyas.

    ResponderEliminar