Seguidores

lunes, 30 de noviembre de 2009

* AL AMANECER DEL 1 DE ENERO DE 1951

Amanecía el 01 de enero de 1951, los ciudadanos de Guía dormían plácidamente después de la ajetreada noche de despedida y entrada al año 1950-1951, cuando sin nadie esperarlo allá a lo lejos se oye el toque de una trompeta, iniciando la introducción del pasodoble “Islas Canarias”, eran los componentes de la Orquesta de Mejías que regresaban de Las Palmas después de haber amenizado en el Real Club Náutico la verbena de Fin de Año, estos eran, Juan Mejías, Juan Dávila, Cristobal García y Pepe Pérez, acompañados por Alfredo Kraus, este como no podía ser menos y dada su gran categoría de tenor nos deleitó a todos cantando con una gran magnificencia el citado pasodoble.

Pararon por el Siete y subiendo por la calle Médico Estévez, recorrieron todo el pueblo interpretando diferentes pasacalles, todos interpretados por este gran cantante, que con el paso del tiempo se convertiría en el mejor tenor lirico del mundo. Fue todo un acontecimiento y mis conciudadanos poco menos que desperezándose se echaron a la calle para ver y oír in situ tan inusual concierto.



Mi madre me dijo que fuera a la churrería de Manuel Moreno y comprara una par de ruedas de churros, para servirles un buen desayuno cuando terminaran su recorrido y así lo hice, fue la primera vez que vi y conocí a Kraus. Yo con mis catorce años cumplidos, recuerdo que le hice un montón de preguntas, Alfredo me las contestó todas mostrándome un gran afecto. Todo aquello me impactó enormemente y a partir de ese día me convertí en uno de los seguidores más fieles de tan eximio cantante.

El por qué Alfredo Kraus, se vino desde Las Palmas con la Orquesta en el Willy de Centeno, nunca lo supe, aunque mi padre me dijo que estaba en el baile y cuando este terminó, quiso acompañarlos pues pensaba llegar hasta Agaete la tierra de su madre para felicitar a sus parientes.

Aquella amanecida de un día tan señalado nunca la he podido olvidar, y muchas veces cuando la recuerdo lo hago con una enorme nostalgia, ya que como era desde muy pequeño bastante aficionado a la música aquel rato que pase junto a tan insigne cantante, oyéndolo cantar toda clase de composiciones me produjeron una gran satisfacción y un enorme impacto.

Con el paso de los años coincidí con él, en el bar Polo donde iba con mi padre todos los lunes y siempre le comentaba la gran sensación que había causado aquella serenata de amanecida, de aquel 1 de enero de 1951, algo que en Guía todos recordábamos con una enorme satisfacción, él me comentaba, “algún día volveremos a repetirla”, pero desgraciadamente nunca fue así, ya que se había convertido en todo un extraordinario cantante de fama mundial.

Quizás mis paisanos no recuerden esto que aquí les comento, pero yo como ya digo nunca lo he podido olvidar, Kraus en Guía a sus veinticuatro años cantándole al pueblo sus mejores canciones, las que con el paso del tiempo cantaría en los teatros más importantes del orbe, acompañado de las mejores cantantes de la época.

Ahora van hacer 58 años de este amanecer inolvidable y no podía dejar de recordarlo para que la gente de mi pueblo conozca este acto grandilocuente, donde un personaje de la talla de Alfredo Kraus se exhibió acompañado por la Orquesta de Mejías, cantando y brindando con champagne por las calles más añejas de mi querido Guía.

JUAN DÁVILA GARCÍA

7 comentarios:

  1. Ojalá hubiera podido estar allí para disfrutarlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Kraus fue indudablemente en un momento de su vida el mejor tenor del mundo aunque despues fuera marginado por, Carrera, Pavarotti y Domingo, su tesitura fue inigualable, hizo varias peliculas una de ellas dandole vida a otro gran tenor español como fue, Julian Gayarre. Que yo recuerde jamás ningún otro tenor interpreto la opera La Traviata como el, y lo hizo en más de una ocasión junto a la inolvidable María Callas, la mejor tiple conocida hasta la fecha. Bonita anecdota la que cuenta Juan Davila.

    ResponderEliminar
  3. Amigo mío no todo el mundo tuvo la fortuna de ver, escuchar y vibrar con un Kraus de 24 años, pletórico de fuerza y de "racalada"... tampoco tiene desperdicio el retrato que hace del escenario: "vete a comprar churros para agasajarlos",... Amigo: Que tiempos y que ternura contando esos detalles emotivos de un tiempo que, desgraciadamente no tiene vuelta atrás.

    ResponderEliminar
  4. Ya ve usted amigo Juan Dávila,pienso que en Guía pocas personas sabrán que estuvo Alfredo Kaus en Guia,bueno gracias que yo lo leo a usted, y me acabo de enterar,ya me habría gustado a mí verlo.
    Gracias D.Juan por hacernos llegar esta historía tan inolvidable para usted.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO30 de noviembre de 2009, 16:33

    Delicioso relato, queridísimo Juan. Este asunto me recuerda, precisamente, a otro pasaje desconocido de la historia de Gran Canaria, como fue la visita a la ciudad de Las Palmas del tenor napolitano Enrico Carusso a principios del s.XX. Se trataba, por entonces, del tenor más laureado del mundo y, según los estudiosos, también de la historia de la ópera. En fin, tengo recopilada toda la información sobre aquel acontecimiento. Algún día lo contaremos.

    Un fuerte abrazo,

    ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO.

    ResponderEliminar
  6. Gracias queridos amigos por la buena acogida que le han dado a esta anecdota desconocida en Guía. Son muchas las cosas que han ocurrido en mi pueblo y que la gente ignora, muy pocos nos preocupamos de sacar a relucir todos estos temas que en su momento hicieron que Guía fuera el epicentro de la cultura. Hoy desgraciadamente no es así, desconozco donde radica tanta desidia, no cabe duda que materia prima hay para que esto sea posible, escuelas de música, de teatro y tantas otras cosas que en aquellos tiempos no teniamos. Hay que espabilar y poner a nuestro pueblo en el lugar que le corresponde algo que nunca debio perder. La esperanza es lo unico que nos queda, quizás algún día podamos volver a presumir de lo que Guía siempre fue. De todo corazón gracias a todos.

    ResponderEliminar
  7. Estimado Juan, estoy totalmente de acuerdo con usted, tenemos que espabilar, si queremos darle a Guía, el sitio que se merece.

    ResponderEliminar