Seguidores

lunes, 9 de noviembre de 2009

* LA COPLA DE SAN BENITO…


Hace algunos días, tuve la sana intención de contar aquello sobre la copla de Los Sabandeños, en la romería de San Benito en La Laguna. Sin embargo, Julio Fajardo, presentador del programa de televisión canaria “La Bodega de Julián”, que fue quien me contó la historia anecdótica, dio un pregón en la última romería donde se metió de lleno en el tema. El pregón de la fiesta de San Benito 2009 fue una delicia y de él entresaco ese prometido momento:



En 1.962 una vez muerto don Domingo Pérez Cáceres, llegó a la Laguna el nuevo Obispo: don Luis Franco Gascón. Don Luis era fraile redentorista y además se decía que había sido confesor de doña Carmen Polo. Esto en sí, no era malo. Todo el mundo tiene derecho a que se le escuche en confesión y los sacerdotes, por otra parte, están obligados a ello si se lo demandan. A nadie se le puede negar el perdón. Lo cierto es que el Obispo entró en la isla con la idea de separar lo religioso de lo pagano, algo con lo que siempre se han estrellado las iglesias espiritualistas. Si todos pertenecemos al mismo cuerpo místico, el separar lo religioso de lo seglar solo constituye un problema de clases. Seglar o secular significa que se pertenece a la vida del siglo o del mundo. Es decir, a lo mundano, en contraposición de quien está conferido de una orden clerical, según parece más en relación directa con lo sobrenatural. Don Luis no se daba cuenta de que una cosa sin la otra no podía existir de la misma manera que no pueden existir los señores si no hay siervos que le sirvan. Lo cierto es que, seguramente mal aconsejado, decidió separar la fiesta religiosa de la que él entendía como pagana, declarando incompatible a San Benito con la romería, los bailes, el canto y el jolgorio. Pronto se corrió la voz en La Laguna de que ese año no saldría el Abad pues el obispo había dispuesto tajantemente que o procesión o romería, de tal forma que si esta se celebraba lo haría sin el santo y al revés. Algo debió ocurrir para que el prelado recapacitara, alguien más sensato debió advertirle del desaguisado que podría producirse y el santo salió. Salió solo, sin el acompañamiento tradicional del Párroco de la Concepción, pero salió. La gente lo estaba esperando con alegría y se improvisaron algunas coplas que se cantaron durante toda la romería. Era una copla de isa que decía así:

SAN BENITO SI ERES MACHO
DEMUESTRA TU VALENTIA
MANDA AL OBISPO AL CARAJO
Y VENTE A LA ROMERÍA

Y el estribillo contestaba:

EL OBISPO NO QUIERE QUE SE HAGAN BAILES
PUES SE HABRÁ FIGURADO QUE SOMOS FRAILES.

El obispo no estaba en palacio ese día. Se había ido a un piso que le preparó el Cabildo de Santa Cruz. Era la época en que los de abajo alimentaban la idea de crear una catedral ecuménica en la avenida marítima y pretendían que el obispado fuera a residir a Santa Cruz, como ya lo habían hecho los capitanes generales unos siglos atrás…

Don Luis Franco APRENDIÓ MÁS ADELANTE QUE LO RELIGIOSO Y LO PROFANO, TENÍAN UN IMPORTANTE DETERIORO PARA LA CONVIVENCIA….

ALFREDO AYALA OJEDA

1 comentario:

  1. Maestro, a mi alguien una vez, me dijo algo parecido a la copla que esa gente cantó en la romería y usted quiere ver que resultó. Me dijo ... demuestra tu valentía, manda eso al carajo y agárrate a la vida y así lo hice, son de esas cosas que llegan al alma y que agradeces toda la vida. Gracias por su relato y siga en la misma línea.

    ResponderEliminar