Seguidores

martes, 1 de diciembre de 2009

* ROSANA MARCUSA, MADRE DE SERGIO SOSA.

Hace unos días, Rosana Marcusa, me remitió esta carta, ante la imposibilidad de incluirla en "comentarios" del artículo publicado con el título "SERGIO SOSA, UN SOLISTA DE PRIMERA" por la longitud del texto, hoy, aunque me da la libertad de rectificarla, he creido más interesante publicarla íntegramente:


Buenos días Alfredo. Estoy intentando publicar un comentario en el blog y solo me da la opción de publicarlo como anónimo. Y no quiero que aparezca como anónimo. Quiero que aparezca mi nombre y apellido. Los anónimos no me gustan nada. Quiero aprovechar para agradecerte lo escrito. Me ha gustado mucho tanto tu desarrollo del tema como los comentarios de Lydia. Un beso para ambos. Algunos me han parecido menos afortunados, mezquinos e impropios. Te adjunto mi escrito. Quisiera que lo leyeras y apelo a tu buena escribanía para que me des tu opinión. Si crees conveniente alguna corrección que creas oportuna me lo transmites..tienes licencia de mi parte. Te pido que lo publiques. Gracias y un besote grande. Ahí va:
Creo que ya es hora que me pronuncie al respecto. Antes que nada quiero aportar mi agradecimiento a Alfredo por la amplia reseña dedicada a mi hijo Sergio Sosa. También a Lydia y a las personas que demuestran su autenticidad. Al leerlo he vuelto a recordar aquel primer envite televisivo en que mi pequeño mostró su canariedad. Y digo canariedad, no digo voz, ni garganta ni talento, digo canariedad porque es lo que él siente cada vez que canta una copla de nuestra tierra. Es respetable que haya personas a las que no les guste la aparición de niños en la televisión. Aunque debemos hacer una diferencia. A mí tampoco me gusta la participación de pequeños en concursos, veo su desconsuelo y desazón cuando el veredicto no es el esperado y me conmueve, por lo que es algo que no voy a permitir a mi hijo. A él tampoco le gustan los concursos, el mismo se valora y considera que no necesita a un jurado ni a un famoso de turno para que le diga si vale o no. Tanto él como yo nos sentimos pletóricos y se nos revienta el corazón al ver al viejito de la cachimba con el alma en los ojos, a la señora de la segunda fila con los ojos aguados cuando entona una copla, o al maestro del timple, músico experimentado quedarse con la boca abierta cuando le sale la folía con la garganta en el alma y los puños apretados. Eso no se aprende, ni se le inculca al niño, no se le obliga y mucho menos no se le impone. Con eso se nace. Y digo esto porque nuestra familia no procede de parranderos ni cantadores, hemos pasado de ser meros espectadores ocasionales de estos espectáculos a involucrarnos en todos estos temas para compartir el cariño y amor que mi hijo siente por nuestra música y nuestras costumbres. Le han ofrecido cantar muchas cosas de las que él llama "modernas", rancheras, etc; y ninguna de estas le agrada. Pues dicho y hecho. Si al niño no le apetece, no las canta y punto. Prefiere acompañar un timple y soltarse el alma, por lo que me parece indigno que haya personas que creyéndose canarios de pro no valoren ese sentimiento puro y sano donde los haya, como es el de un niño. Nuestros sentimientos no son tan puros, llevo años acompañando a Sergio cantar y puedo decir que he notado ese gusanito malévolo del que habla Lydia en más de una ocasión. ¡Qué asco!. Que pobre existencia cuando fijas tu envidia en una criatura que lo que hace es darte su corazón en la expresión de lo que mejor le sale, su arte. Mi hijo tiene todo esto muy superado. Sabe que a veces despierta estos sentimientos pero ya estoy yo allí para que no los perciba, y si los llega a percibir para que no le hagan daño. Creo que debido a esta afición que tiene, se ha convertido en un niño con gustos muy particulares. No es un niño al uso, un niño al que le guste jugar en la calle, ni la famosa Play, ni WII ni nada por el estilo. Hasta para eso es rústico y mago, como a él le gusta que le digan, "mami, yo soy más mago que el gofio, mago y mago", me dice orgulloso. Se entretiene componiendo alguna copla, cantando, dibujando y estudiando. Su pasatiempo favorito es que llegue el fin de semana para ir a cuidar una pequeña huertita. Allí siembra y riega con los calzones remangados mientras tararea una canción. Le encanta el campo y la pesca. (Apunto que nuestra familia no es ni de pescadores ni de labores agrarias, ni de folclore). Es fan total de los cabreros y su mayor ilusión es tener alguna cabrita. Cuando llega San Sebastián se vuelve loco por acompañar los rebaños de los cabreros hasta la orilla de la playa. Busca en internet y en la biblioteca todo lo relacionado con la agricultura y con las cabras, para que, cuando tenga una, saber como cuidarla y criarla. A la mínima oportunidad que tiene de hablar con algún anciano de la zona, lo acribilla a preguntas sobre las cabras y las tomateras, los frutales, las costumbres antiguas, etc. Así de simple. No hay más. Es lo que le gusta y lo que le interesa. Campo, cabras, pesca y folclore. Nada más. Es su vida. La ha elegido él y yo no soy nadie para cambiársela. Así es feliz, y esa felicidad nos la transmite a los que lo tenemos la suerte de convivir con él día a día. Gracias a todos por los mensajes de apoyo a Sergio y por reconocer su valía. Espero que después de mis palabras cuando vuelvan a ver a Sergio en un escenario no vean solamente a ese niño de Adeje que canta bien, que cierra los puños y los ojos. Me gustaría que vean el corazón transparente de mi niño, puro, limpio y sincero. Mago, futuro cabrero y canario. Sobre todo canario.
Rosana Marcusa Mendoza

6 comentarios:

  1. Hola Rosana:
    Gracias, por tu valentía. No pensé que tuvieras el valor de escribir y plasmar en unas cuartillas los sentimiento de una madre, que vive, siente y transmite a su hijo la grandeza de lo nuestro. Que la patria grande o chica se cultiva desde todos los angulos. Te agradezco, ademas, la confianza por darme la libertad de hacer o deshacer en el escrito.
    Sergio Sosa, desde que lo conocí despertó en mi la curiosidad. Desde entonces lo he seguido por actuaciones de radio o television o simplemente como espectador en el via crucis de Adeje.
    Cuidelo usted amiga Rosana que él sabe, aunque tiene corta edad, lo que tiene que cultivas y lo que le gusta...
    Aqui tienes, al menos dos amigos: Lydia Diaz, mi compañera y yo Alfredo Ayala, "el de la Bodega" como dicen muchos.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes Rosana,sin conocerte de nada,me has echo revivir muchos años atrás,cuando mi niño era pequeño y aunque en aquel tiempo no salía en la tele si que hubo muchas habladurías, de el porqué un niño tiene que cantar en una agrupación tan valorada en nuestro pueblo,pero mira ahí estaba yo, para que tanta envidia no le llegara y no le hicieran daño y siguiera con lo que el quería,cantar los aires de nuestra tierra.
    Bueno Rosana,decirte que cuando canta tu niño,se nota que pone el alma en ello,y quien no lo percibe o no es canario o no tiene sentimientos.
    Adelante Sergio sosa
    Y a ti Rosana, desde la isla vecina decirte que tienes a una amiga,que hoy le has echo revivir el pasado y derramado alguna que otra lagrimilla
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. gracias Mercedes...
    Para quien no la coñozca debo decir en honor a la verdad que Mercedes es una solista destacada, con el estilo inconfundible del norte de gran canaaria. Su hijo, del que no doy el nombre tambien es algo espectacular.
    Asi Rosana Marcusa que entre solista de primera anda la cosa...
    gracias a todos y Merceds permite esta libertad. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos por las palabras de apoyo.Gracias reiteradas a Alfredo y a Lydia porque nos hacen sentir realmente bien en este espacio, creado para difundir y defender nuestra cultura canaria, todos deberíamos aprender a amar lo nuestro y a valorarlo....que solo se valora cuando estamos fuera...lo de aquí como que no está de moda, ahora se lleva lo extranjero...que pena, dejar perder unas raíces tan bellas como las canarias...gracias a ambos por su encomiable labor. Pueden contar conmigo cuando quieran. No me caracterizo por ser precisamente valiente, pero ya sabemos que cuando a mamá gallina le tocan a su pollito.....Tengo especial mención para Mercedes, me ha enternecido con su relato, y ahora se que ha pisado la misma veredita que yo estoy pasando. Me gustaría mucho oir cantar tanto a ella como a su hijo, pues si el maestro Alfredo dice que son dos voces de primera....eso hay que vivirlo...el que sabe de estas cosas es el, yo soy mera espectadora con la piel de gallina cuando algo me llega al alma, nada más.Un beso grande para todos...y gracias.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Alfredo, por la parte que nos toca a mi hijo y a mi,es halagador viniendo de tí,y bueno no seré tan buena solista,pero cuando canto pongo el alma en ello.

    Rosana muchas gracias por tu mención.
    Besitos para todos,y aquí tienen a una amiga.

    ResponderEliminar
  6. A la amiga Mercedes, le salió la timidez. Ahora, quitándose méritos "no seré muy buena solista..." usted siga cantando como lo hace, los que estamos fuera somos los que decimos como Facebook: "me gusta o no me gusta".
    Un beso para ti, Mercedilla y un abrazo para tu hijo Israel, que hace tiempo que no nos viene por la Bodega de Julián.

    ResponderEliminar