Seguidores

martes, 24 de noviembre de 2009

* SERGIO SOSA, UN SOLISTA DE PRIMERA


Siempre, siempre, he mantenido una lucha por fomentar a nuestra gente joven. Incluso, en cierta ocasión llegué a decir que a esta gente nueva hay que buscarles ocupación, cantando, tocando el timple, bailando o haciendo cualquier cosa en las distintas maneras de entender la artesanía. Decía esto porque retirando de las calles y haciendo cualquiera de estas facetas pues se le alejaba de la cantidad de tentaciones que andan por nuestras calles.

Y en la Bodega de Julián, como antes hice con Tenderete, me he distinguido por la cantidad de niñ@s que han aparecido en televisión... pero claro, siempre hay  alguno que despunta sobre los demás.

Recuerdo como si fuera ahora mismo la llegada de un niño que solo levantaba un palmo del suelo y que con casi cuatro años estaba decidido a cantar en la Bodega de Julián… Era Sergio Sosa, que hoy ya está alrededor de los doce más o menos… Y lo recuerdo porque fue muy curiosa la aparición de este muchachillo… el llegó de la mano de su abuela… yo estaba sólo, en la bodega preparando las intervenciones de los grupos que grababan esa noche… La abuela, me dijo… óigame, me han dicho que traiga este niño hasta aquí para que lo escuche a ver si puede actuar en la bodega… miré al pequeñajo, de arriba abajo y me dio la impresión de estar ante un chiquillo despierto… ¿Cómo te llamas? El crio, como engallándose, respondió: Sergio, Sergio Sosa.

¿Y qué quieres cantar?


Alfredo Ayala, Sergio Sosa y Sergio Correa


Me da igual… una isa, una folía, una malagueña…

Sergio Correa, también era testigo de la conversación…

Correa, mira a ver si hay alguien por ahí que toque la guitarra para escuchar al otro Sergio…

Apareció la guitarra y Sergio se arrancó con una folia…

“PARA CANTAR LA FOLÍA…”

No hace falta, más nada… déjalo Sergio… El día de Canarias, vestido de mago, a las 10 de la mañana, aquí. Ese día almorzamos todos los que van a participar en el Especial del día de Canarias, aquí… después del almuerzo cada uno para su casa y nos veremos aquí a las 20h. ¿De acuerdo?

La abuela, dijo: de acuerdo.

Y llegó la fecha señalada. La trastienda estaba totalmente dispuesta y el sonido a punto… Victor Falcón, el realizador de la Bodega de Julián, repartía el espacio ubicando a cuantos iban a intervenir en el programa… Unos se conocían y los saludos eran afectuosos… al fondo de la cueva, acompañados por el violín de Mao, Esther y la jovencísima Thais, perfilaban el romance: “la pobre Adela”… los que cantan en el mismo tono se agrupaban y todo iba quedando en orden… Queríamos dar la impresión de que todo iba a ser improvisado y cuando eso sucede, es cuando más hay que preparar…

Recuerdo el momento que le tocó a Sergio Sosa cantar… Vicky López, cuando el niño cantó el primer verso, buscó complicidad con la mirada en Sergio Cabrera y los dos quedaron sorprendidos de la calidad de aquel chiquillo que venía con el ánimo de quedarse con el público.

Cuando llegó el momento del programa Sergio Sosa, no estaba en el plató… Estaba junto a mi sentadito, vestidito de mago, con el nervio subido…

Yo, Sergio, te digo en que momento vas a salir…

Y llegado el momento, le dije: “Ahora Sergio, tu entras por aquí… interrumpes a Julio Fajardo y le dices:

¡Hola Julio!

Julio te dirá… ¿y tu quién eres?

Le replicas: Sergio Sosa.

¿Y qué quieres?

¡Cantar!

Mientras esta breve charla sucedía, el público se iba poniendo en pie para saber quién era aquel pequeño, que quería cantar en la Bodega de Julián…

¿Y qué quieres cantar…?

Una folia…

Y Julio Fajardo, presentó a Sergio Sosa y le dijo a la parranda que se arrancaran con una folía…

-Para qué fue aquello, cuando Sergio hizo la primera estrofa… la gente quería salir de su asiento para besarlo, abrazarlo… después, silencio… Sergio siguió cantando y el público entre sorprendido y entusiasmado, empezó a aplaudir… Sergio, con una sola copla se había ganado el corazón de tod@s… la copla que cantó este pibito fue:

Para cantar la folia
dos cosas hay que tener
oído pecho y garganta
y en Tenerife, nacer


Sergio Sosa  
                                         
Hoy, aquel chiquillo continúa electrizando al público cuando se sube a un escenario…

Hace poquito, en la Bodega de Julián lo volvimos a tener y para inmortalizar el momento, me sacaron unas  fotografías…

ALFREDO AYALA OJEDA

13 comentarios:

  1. Yo lo recuerdo a Sergio Sosa, en la Feria del Atlantico, en Las Palmas de Gran Canaria. Era un programa con jovencisimas promesas, algunas las he vuelto a ver en "la bodega de Julian". Sergio, no sólo canta: transmite y llegan sus coplas como dardos directos al corazón y sorprende que tenga esos gestos de persona mayor... a mi me chifla escucharlo

    ResponderEliminar
  2. a mi me aburre oir cantar a los niños en los programas. siempre apago la tele. yo comprendo que a las madres se le cae la baba pero a los espectadores nos aburre. tengan esto en cuenta.

    ResponderEliminar
  3. Maestro no sólo es aquel que instruye en conocimientos, sino también, aquel que da la oportunidad de las experiencias vividas, que hace al individuo igualmente formarse en la vida como persona.
    Enhorabuena a Sergio Sosa por ese arte innato, y como amante del folclore,espero que siga replicando por mucho tiempo "quiero cantar".
    Enhorabuena también al maestro, por su labor no menos importante, o como muchos quizás piensan, por una labor que ha hecho que muchos sean hoy quienes son en el mundo del folclore y que sin su inestimable ayuda y su voto de confianza, jamás hubiesen salido a la luz talentos tan importantes como el de este "pequeño gran hombre" llamado Sergio Sosa.

    ResponderEliminar
  4. Pedro, usted como todos los demás somos libres de encender o de apagar la tele cuando nos apetece, de eso no hay duda, pero creo que no se debe generalizar, porque yo también soy espectadora y en cambio me encanta escuchar a un niño o a una niña cantar, y por supuesto como madre que soy, si a alguna de mis niñas se les ocurriera hacer esta grandeza que hace Sergio Sosa, también se me caería la baba, ya se me cae al escucharlo y no es mi hijo.
    Un saludo y gracias por participar en el blog.

    ResponderEliminar
  5. Hola tampoco a mi me gusta ver a los niños cantanto en los programas. Creo que para los niños hay un programa que se llama Veo Veo. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Si todos coincidieramos en lo que le gusta ver en los programas de televisión, seguramente, la television sería muy aburrida. Yo, estoy con Alfredo Ayala, en la defensa que hace para que los niños, den clase de timple, guitarra, voces o baile. Son nuestro relevo generacional y veo bien que ellos, participen en programas folcloricos o de otro corte... además no entiendo a Lourdes que los mete a todos solo en un programa Veo-Veo... en los demas, está mal visto.

    ResponderEliminar
  7. VEO,VEO,PARA MÍ , ES UN PROGRAMA DONDE LLEVAN LOS NIÑOS A CONCURSAR ,Y DONDE SE LLEVAN MUCHAS DESILUSIONES,NO SE DEBE COMPARAR,NADA TIENE QUE VER EL VEO,VEO,CON LA BODEGA DE JULIAN,ALLÍ SE VA A CANTAR LO QUE SE SIENTE,LO NUESTRO,LO QUE LE GUSTA A CADA UNO,Y DONDE PUEDES PARTICIPAR, Y NO TENER UN JURADO,DONDE TE DICEN,TU VALES,TU NO.HAY QUE DEFENDER LO QUE VIENE SALIENDO,QUE SON JOVENES PROMESAS,QUE NACEN CON EL DON DE GUSTARLE LO NUESTRO, DE ATREVERSE A PONER DELANTE DE UNA CAMARA,QUE NO ES FACIL.
    VER LOS NIÑOS CANTAR ES UN DELIRIO PARA MI,ASÍ QUE ADELANTE.FELICIDADES A TODOS.

    ResponderEliminar
  8. Si hablamos del VEO VEO de Teresa Rabal. Puedo decir, porque lo sé a ciencia cierta, que ese programa fue solo una excusa para que esta señora le levantara los cuartos no solo a los organismos canarios sino a los peninsulares.

    ResponderEliminar
  9. Don Pedro Sánchez, generaliza..."pero a los espectadores les aburre...".No, creo que se ha columpiado, don Pedro... No sea tan rotundo, amigo... los tiempos en que prohibir era gobernar, afortunadamente, han quedado atrás... Yo le entiendo cuando usted dice no me gusta los niños cantando en la Tele. No me parece, ni bien mal...Es su opinión y la respeto.. Pero hasta ahí... yo, desde la Bodega de Julian como tambien hice desde Tenderete y de otros muchos programas seguiré apostando por esos niños alentandolos para que participen de nuestro folclore, tendiendoles la mano y apoyandolos, para alejarlos de los peligros que encierra la calle...Quiero mantener una lucha algo subreal, usando como arma, la voz o el timple...
    De todas formas Don Pedro, le agradezco su participación en este blog que comparto con mi estimable amiga Lydia Diaz.

    ResponderEliminar
  10. Yo agradezco enormemente a mi compañero Alfredo, que haga estas cosas con nuestros pequeños, porque pienso como él, para evitar las tentaciones de la calle, del ordenador, de los videos juegos, etc., pero tal y como le dije, si das esta entrada no sé si podré contenerme, y lo he intentado pero no puedo. Lo que le voy a contar es una historia real... hoy en día existen grupos folclóricos que apuestan por el futuro, es decir, por nuestr@s niñ@s, para que nuestras tradiciones no se pierdan, pero desgraciadamente no todas las agrupaciones son iguales. Y lo explico, tengo una niña que con 10 añitos me dijo, "mami, me gustaría aprender a bailar la isa, como tú" a mi los ojos se me llenaron de lágrimas porque nunca he querido imponerle nada, y que ella sola decidiera entrar a formar parte de mi pasión, pues me llegó al alma. Hablé con la persona encargada del baile en el grupo en el que estaba y me dijo que no había problema que podía ir. Y así fue, empezó a ir a clases y cogía los bailes, como si nada, claro que l@s niñ@s como digo yo, son como esponjas, lo cogen todo enseguida. Se fue incorporando gente más mayor a ese grupo, e incluso yo participé para que mi niña no se sintiera sola ante tanta gente mayor. Pasaron los meses y fue aprendiendo distintos bailes, pero hay algo muy malo en este mundo y se llama ENVIDIA, fueron sacando de ese grupo de aprendices a las personas mayores y a mi niña, la fueron dejando, la fueron arrinconando, es más, quise hacerle la ropa típica de la agrupación para que pudiera salir con el grupo, y por qué no, actuar, sorpresa la que me llevé cuando me dijo la encargada de la vestimenta, que para qué me iba a gastar el dinero si mi hija no iba a bailar nunca en este grupo, le pregunté el motivo y su respuesta fue "porque es una niña" (cuento que tiene 10 años, pero es alta y cuando decidí lo de la ropa era porque ya sabía los bailes, tenía ya los 11 años,y allí seguía participando en los ensayos, pero nada más. Por supuesto, que decidió no volver más y es lógico, le quitaron la ilusión que tenía por saber, conocer nuestros bailes, nuestras tradiciones... y eso es imperdonable, mis hijas son lectoras incondicionales del blog y creo que se los debía a las dos, porque aunque esto que cuento se hicieron a la mayor, la pequeña lo presenció todo, y tenía que expresarlo así como lo siento.
    Así que Alfredo, muchísimas gracias por la labor que haces y te animo (sé que no hace falta) pero lo hago para que sigas así, apostando por l@s más jovencit@s, que al fin y al cabo son l@s que quedarán y que respetarán, si así se lo enseñamos, nuestras costumbres.

    ResponderEliminar
  11. Lamentable amiga lydia,como puede existir en el mundo tanta envidia,a tu niña la ánimo a seguir adelante,que hay otros sitios donde aprender,que no se le vaya esa ilusión por lo nuestro.
    Besitos para ti y tus niñas

    ResponderEliminar
  12. Tras leer detenidamente el comentario de mi amiga y socia en este blog, Lydia Díaz, duele pensar que exista en el mundo gente mezquina y escasa de ternura con los niños... Y, que, para mas inri, tienen cargos en grupos o colectivos que deberían tener claro que el relevo generacional está ahí, en nuestra juventud... plausible sería barrer de la faz de la tierra a tanto mediocre que campea en nuestro armonioso paisaje, sin perro que le ladre. Pero Lydia no; ella, se ha convertido en abanderada y ha salido adenunciar lo que ha vivido en sus propias carnes...
    Ahora creo que viene que ni pintao aquella frse que le escuche a Jose Maria Gil, el del "Sorondongo": "mal anda el gallinero cuando canta la gallina y el gallo calla"...

    ResponderEliminar
  13. Para Lydia Díaz:
    Conozco el caso de tu niña. Lo he vivido. He escuchado a tu niña decirme ¿porque a mi no me dejan bailar en el grupo y a otros niños si? La verdad, no sabía que contestarle y un nudo se me ponía en la garganta de ver como la ENVIDIA podía más en algunas de esas personas que estan ahí. Que pena que haya tan bajos sentimientos en personas que dicen "amar" nuestras raíces. Es lamentable. Animo a tu niña y adelante. Te dejo una estrofa:

    Barrancos que van al mar
    y llevan aguas perdidas
    ¿por qué dejaron atrás
    tanta pura ENVIDIA?

    ResponderEliminar