Seguidores

miércoles, 11 de noviembre de 2009

* CANTADORES Y CANTADORAS DE AQUELLOS AÑOS EN GUÍA


Entre los años cuarenta y setenta del pasado siglo, en Guía existían una gran pléyade de cantadores y cantadoras de nuestros aires más ancestrales, que eran escuchados y admirados en cuentos lugares intervenían, dada su excelentes cualidades donde resaltaba el estilo y los sentimientos que impregnaban sus coplas.

Es muy posible que me deje involuntariamente algunos sin citar, pero estos eran entre otros; Mariano Chirivella, Carmelo Suárez, Espiridio Santana, Agustín González, Juan Quintana conocido por el “claca”, Jesús González Moreno, Teófilo Aguiar y su hija Tinita, Juan Delgado, Evarista Delgado, Dionisia Moreno, Celita Sosa, Josefina Saavedra, Pura Moreno, Ana María Aguiar, Carmen Aguiar Vega, Erika Bolaños, Francisco Vega, que deleitaban al público en cuantos eventos actuaban, y he de decir que fueron muchos y en diferentes puntos de las islas.

Quizás unos destacaban más que otros, pero a fin de cuentas todos realzaban la belleza de nuestro folklore, interpretando, isas, folias, malagueñas, y en algunos casos obras de más enjundio, como era el caso de Celita Sosa, Josefina Saavedra y Pura Moreno, que como se dice vulgarmente se atrevían con todo.

Era la época más dorada y añorada del folklore en Guía. Nuestras Rondallas eran las más punteras de Canarias, y así eran reconocidas en cuantos actos participaban, fueran conciertos o simplemente exhibiciones folklóricas. No existía el mercantilismo que hoy tanto priman, eran simplemente aficionados, -no todos-, y no percibían ni un duro por sus actuaciones.

En aquellos años proliferaban los eventos folclóricos no había ninguna fiesta en ningún lugar de las islas, donde uno de los números más importante del programa de la misma fuera un acto folklórico. Guía siempre presumió de qué así fuera y con bastante frecuencia se desarrollaban este tipo de actos en la Plaza, en el cine Hesperides o en las diferentes sociedades recreativas que existían.

Todos los jóvenes queríamos aprender a tocar un instrumento y muchos lo conseguimos, otros querían cantar y se convertían en insignes cantadores. No había escuelas de música como las hay hoy, solo existían una serie de expertos profesores que en sus casas o en sus lugares de trabajo improvisaban una pequeña academia donde enseñaban cuanto sabían, dándose la circunstancia que en muchas ocasiones los propios profesores aportaban los instrumentos.

Guía era la meca del folklore más puro, donde desde finales del s.XIX, comenzaron a aparecer eximios grupos folklóricos, y ya metidos de lleno en pleno s.XX, surgieron las Rondallas de una consabida prosapia, la primera la fundada por Antoñito Moreno en 1920, donde destacaba la extraordinaria forma de cantar de su hija Dionisia, en 1928 la pulso y púa Tirma, también llamada Guíense o Tirma Guiense, según las crónicas periodísticas de aquellos años, en 1943 la de la Atalaya cuyos cantadores eran Mariano Chirivella y Espiridio Santana, en 1941 funda d. Francisco León la Guayarmina, contando entre los cantadores con Juan Quintana el claca y su sobrino Carmelo Suárez Quintana y en 1948 se refunda la Tirma Guíense. Todas brillaron a gran altura, desarrollando una gran labor didáctica ya que la existencia de tan insignes agrupaciones motivó que muchos jóvenes nos involucráramos en tan hermosos menesteres.

Estas rondallas citadas lo ganaron todo, premios locales, provinciales, regionales, nacionales e internacionales dándole a Guía un enorme cache folklórico y musical. Sé que hoy en nuestro pueblo hay muy buenos cantadores y cantadoras, yo desde aquí les animo para que sigan en esa tesitura y así los guíenses volvamos a presumir de tener las mejores agrupaciones de Canarias, como ya sucedió no hace muchos años, donde la Guayarmina y la Tirma eran galardonadas en cuantos eventos participaban.

JUAN DÁVILA GARCÍA

1 comentario:

  1. Gracias por sus articulos señor Dábila. Me gusto mucho. Soy de Guia y los mas que me interezan son lo hablan de Guia porque los demas articulos no me interezan. Gracia. Salu2

    ResponderEliminar