Seguidores

martes, 3 de noviembre de 2009

* RECORDANDO A “JUANITO VERA”


En las islas existen o existían personajes que parecen irreales… Yo tuve la grata fortuna de estar cerca de ellos, hablar con ellos, contarme sus cosas, sus aventuras y desventuras… Recuerdo una frase que mandó escrita don Juan Régulo Pérez, el creador del idioma “el Esperanto”: Cutillas ha hecho mas por unir las islas a través de la música que todos los políticos juntos”… Otro de los personajes con el que estuve ligado durante muchísimo tiempo fue con don Francisco Navarro Artiles, el autor de numerosos estudios, conferencias y publicaciones y, sobre todo, conocido por su publicación “Teberite”, donde están recogidas mas de 12.000 palabras autóctonas…

Uno, en realidad, se ha codeado con lo más granado de las islas y fuera de las islas… y claro, algo se pega…

Y, quizás porque uno tiene un alto kilometraje en sus andanzas por esos mundos de Dios, entablas la conversa con gente muy variopinta.

Personajes en Gran Canaria como Lolita Pluma, Andrés “el Ratón”, Pepe “el Cañadulce” o con El veterano Zuppo, allá en su vecina isla de Tenerife… Recuerdo al Zuppo, cuando los ascensos de la Unión Deportiva o cuando estaba a punto de descender… él con su bastón, tocaba al público la grada se ponía a tono para empujar a los “diablillos amarillos” al triunfo… ¡qué tiempos!

Pero en la mágica Fuerteventura, también estuve con don Juan Vera Chocho, uno de esos hombres que atesoraba gran parte de la historia de su majorera isla. Años se pasó tras el mostrador de una tiendita, atendiendo a cuantos por allí pasaban. Y, entre despacho y despacho, escribía en papel vaso, sus análisis y saberes. Con él, a la sombrita, en una modesta finca pasé un agradable rato, durante el cual, me contó historias increíbles, obras en verso, escritas por su padre y la vigencia en épocas no muy lejanas que tenia el teatro en su municipio de la Oliva...

Cómo por ejemplo esta que a continuación relato y que describe la vida misma…

El otro día estaba allí y dice uno:

"Pa´ que estas plantando esos arbolitos ahí; si el día que usted se muera eso todo se secará Juanito...”

Y, después de que se marchó, pensé...Esto no se lo he dicho a nadie... Usted, amigo Alfredo, es al primero que se lo cuento… A mi no me conocen sino por Juanito Vera. Por Juan Vera preguntan: ¿Juan Vera, de la Oliva? ¿Juan Vera...? Si, hombre, que el tenía una tienda y tal... Aaaaaah..., Juanito Vera, si hombre, sí... Entonces le dije en voz alta:

El día que yo me muera
se mueren mis arbolitos
pues sé que nadie los riega
cómo los regaba Juanito.

Pues yo le hecho poquito
porque sé por experiencia
que cuando se esta flojito
se debe comer poquito
pero con mucha frecuencia.

Pero en el que en esto no piensa
sino en venir a coger
las frutas para comer
se va y no los vuelve a ver
hasta la semana que entra...

Pero hay que tener en cuenta
que el árbol es un ser
que ha de conservar la vida
para darnos de comer
y que no se puede mover
para buscar su comida.

Y estoy más de convencido
que es preferible tener
un árbol bien atendido
que muchos sin atender

D. Juan Vera Chocho, era natural de la Oliva, municipio de la isla de Fuerteventura. Su padre, en una tiendita de las llamadas por la época de aceite y vinagre, tenía una gran afición al teatro y creó una compañía en Lajares con la sana intención de entretenimiento para la vecindad. Fue autor de distintas obras de las que aun hoy se conservan algunas, escrita en verso y que de alguna manera reflejaban la manera de entender la vida, en esos tiempos pretéritos. Juan Vera, su hijo, continuó con la tradición y entre los distintos poemas que ha escrito, alguno de ellos encierra una gran filosofía sobre los tiempos actuales. En esta ocasión el destinatario fue Esteban Ramírez de León, una verdadera institución en la Oliva. Cuando Esteban cumplió 75 años, don Juan Vera, “Juanito” Vera, como era conocido en la zona le dedicó esta poética felicitación que guardaba escrita de su puño y letra, el viejo Esteban Ramirez, como oro en paño:


                                     Esteban Ramírez de León

YA SE QUE VAS A CUMPLIR
LOS AÑOS QUE YO HE CUMPLIDO
PUES VARIAS VECES TE HE OIDO
DECIR QUE HABIAS NACIDO EL 17 DE ABRIL
Y NO VOY A FELICITARTE
PORQUE TENGAS ESA EDAD
LO QUE SI HAGO ES DESEARTE
DE QUE CUMPLAS MUCHOS MÁS
PUES SI EL VOLVER HACIA ATRÁS
ESTUVIERA DE MI CUENTA
YO DE LOS AÑOS CUMPLIDOS
ME QUITARIA CINCUENTA
PUES CADA VEZ QUE UNO PIENSA
EN AQUÉLLA JUVENTUD
DE LOS DIEZ A LOS CUARENTA
SE SUFRE UNA INGRATITUD
QUE ES LA EDAD EN LA QUE NO SE PIENSA
SINO EN SALTAR Y CORRER
EN DIVERTIRSE Y COMER
Y CONFORME CON SU AMBIENTE
COSA QUE HOY NO PUEDO HACER
PORQUE, SI CORRO, ME CANSO
SI VOY A SALTAR, NO PUEDO
Y EL PESO QUE LEVANTABA
NI LO SUSPENDO DEL SUELO
SI VOY ANDANDO Y TROPIEZO
POR HABER MIRADO AL CIELO
ANTES DE MIRAR AL SUELO
DOY EN TIERRA CON MIS HUESOS
ASI QUE, PENSANDO EN ESTE DIA
NO PUEDO FELICITARTE
LO REPITO UNA VEZ MAS
LO QUE SI HAGO ES DESEARTE
DE QUE CUMPLAS MUCHOS MÁS

Estas son muestras de la impronta de don Juan Vera “Juanito”… Fue una autentica gozada sentarnos, al fresquito, en su modesta finquita, a hablar de tiempos en que el Teatro en esta zona de la isla estaba en su mejor momento… de obras que escritas por su padre, en verso, el era capaz de recitarlas de memoria, con pelos y señales describiendo situaciones…

Hoy, como otros muchos personajes que he conocido ya no están entre nosotros, pero siguen vivos en mi memoria…

ALFREDO AYALA OJEDA

4 comentarios:

  1. ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO3 de noviembre de 2009, 9:43

    Indudablemente, un testimonio entrañable y valiosísimo. Así que yo, como de costumbre y con su permiso, lo imprimo y lo guardo con mimo en mi archivo documental.

    Felicitaciones, Alfredo.

    Un abrazo,

    ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante Alfredo,Lydia a tenido la suerte de tenerlo en el blog,y los visitantes también la tenemos,porque gracias a usted que nos va contando todas estas historias"aqui se aprende mucho".
    Saludos Y felicidades

    ResponderEliminar
  3. Maestro, bien dice el dicho que cuando se nos va un viejillo se va con él parte de la historia de nuestra tierra. Qué cierto. Muy bonito el artículo. Transmite la sabiduría que no está escrito en los libros. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Amigos: gracias por esos comentarios... esta anécdota la conté también en una historia para la unión deportiva. Y la conté a propósito de una monumental luchada que se celebró en el Estadio Insular para apoyar económicamente a la Unión Deportiva Las Palmas. Sobre ella, y de la trastienda que hay cada vez que se monta un espectáculo, intentaré desempolvar algunas historias famosas o divertidas...
    Recuerdo en aquella ocasión, que yo me puse los pantalones de lucha para debutar con el equipo Caramelos Nublo... Nada más salir me dieron un pencaso que casi me desclavan... pero eso es otra historia para otro momento.

    ResponderEliminar