Seguidores

domingo, 26 de septiembre de 2010

* LOS MAYORDOMOS, UN EJEMPLO

“El Roque Nublo”, seria un merecido premio



Hace algún tiempo, cuando preparaba para Televisión Canaria un programa dedicado a las danzas de procesión, intente ir un poquito más allá, para analizar los grupos de las danzas de San Pedro, de las danzas de Flores, de varas de Chimiche, Santo domingo gomero, me entrevisté con una amiga de siempre: Conchita… Fue en Arure, a 700 metros sobre el nivel del mar, antiguo territorio del rey Hupalupa.

Ella me hablo de algo que siempre pasaba desapercibo: la danza de la promesa, esa que se hereda de por vida y que se va trasladando de generación en generación. Son, me decía, gente anónima que se suman a la danza para cumplir con lo prometido…

En Santa María de Guía de Gran Canaria, sucede otro tanto. Fue una promesa realizada allá por 1.811 y que el próximo año cumplirá doscientos años.

Y no puedo pasar por alto la falta de reflejo y de respuesta de autoridades que, desde entonces hasta el 1 de diciembre de no aparece en el boletín oficial de Canarias la declaración de “las fiestas de las Marías”, como fiestas de Bien de interés cultural.

Algo así, como si tuviéramos el empeño de llegar tarde a esa cita de urgencias con la tradición. Las Marías, debieron tener esta y otras muchas consideraciones desde hace mucho tiempo. Pero, es lo que nos ha tocado vivir.

Idéntico caso ocurre con la petición de “El Roque Nublo” para los Mayordomos, un grupo de personas que desde hace casi 200 años se han ocupado y preocupado por mantener y cultivar la fiesta mas tradicional de Canarias y la mas desconocida. Pero… ¿Quienes son los mayordomos?

Foto de Los Mayordomos publicada en www.guiadegrancanaria.org

Simplemente Los Mayordomos son una junta de organizadores que, desde siempre, se encargan de velar para que esta tradición se mantenga fiel a sus orígenes además de cumplir con lo prometido a la Virgen María. Ser Mayordomo es un orgullo y se llega a la mayordomía por herencia o por designación. No están excluidas, aunque se pudiera pensar lo contrario, las mujeres (tres existen en estos momentos) y creo que unos 18 hombres. Ellos soportan sobre sus hombros

El peso de la tradición y ellos, con arcos de fiesta, con rifas, peinan el municipio buscando recursos económicos para costear la fiesta. Con ellos tenemos de por vida una deuda de gratitud.

Los mayordomos, desarrollan su cometido desinteresadamente y tienen como doctrina el cumplimiento de la promesa, el respeto a la tradición y la conservación del acervo histórico. Su trabajo es impagable y es de justicia que, nosotros, los que solo nos ocupamos de aflojarnos el bolsillo y de mostrar nuestro malhumor cuando alguno de los mayordomos no pasa por nuestro domicilio a pedir la colaboración, los que les debemos nuestro mas profundo reconocimiento…


Hace unos días, viví con intensidad acompañado de mi gran amiga Lydia Díaz, la del blog, la de la radio, la de la tele, la de la agencia de seguros, cada uno de los momentos del intenso programa de actos… Jamás, había sentido ese cosquilleo de emoción cuando baje desde el monte Vergara acompasado mi camino por el constante soniquete de tambores, cajas de guerra, bucios y alguna chácara despistada… Me enñurgue cuando la virgen, en la puerta del templo, salió a la puerta a recibir a cuantos veníamos caminando; idéntica emoción sentí cuando en medio de la escenificación de “La Cantata de la Cigarra”, la virgen demostró que es del pueblo, que está con el pueblo y salió para rememorar aquel funesto momento de 1.811 y continué preso de emoción cuando, tras la misa de los peregrinos, la procesión recorrió el casco histórico de Guía y se planto en el frontispicio de la iglesia para recibir los frutos del campo…

Por la mañana, desde las azoteas de cada uno de los Mayordomos, se lanzaron los voladores para anunciar a la vecindad que el día grande había llegado. Era el tercer domingo de septiembre y allí estábamos todos, junto a nuestra virgen, aquella que puso su mano para que la tragedia del cigarrón no diezmara los municipios de Galdar, Moya y Guía…

Por tan abnegada dedicación estimo que el Roque nublo, la máxima distinción que otorga el Cabildo de Gran Canaria, se hace pequeño para agradecer a esta veintena de mayordomos, su gran labor.

Ahora, cuando todavía estallan en mi mente la traca que da por finalizada las fiestas de las Marias de 2.010, ya empieza a vislumbrarse los preparativos del 2.011 año en el que se cumplen 200 años de aquella promesa votiva.

Gracias a tod@s y cada un@ de los Mayordom@s.

ALFREDO AYALA OJEDA

2 comentarios:

  1. Roque Nublo y Premio Canarias

    "Llegar tarde a la cita de urgencias", parece ser la constante. A veces, cierto es, cuesta creerlo, pero es la realidad que nos ha tocado vivir. Me refiero a "los Mayordomos" de las Marías, a la fiesta más tradicional de Canarias y la más desconocida. El pasado ejercicio, después de 198 años de antigüedad, se la declara "fiestas de bien de interés cultural", y me parece de coña que transcurra tanto tiempo para hacer un escrito, que se haga justicia y se premie a quien lo merezca. Ahora, se pide el Premio Roque Nublo, el distingo más importante que otorga el Cabildo de Gran Canaria y a la par, el "Premio Canarias", del Gobierno de Canarias. Los Mayordomos, se merecen estos premios y mucho más pero, entiendo, son distinciones que ya tenían que habérsele concedido hace muchísimo tiempo.

    Sabía que la justicia es lenta, pero que tengan que transcurrir dos centurias para reconocer los méritos de estos abnegados hombres y mujeres que han puesto toda su sabiduría, trabajo e imaginación para mantener en el tiempo la pureza de las fiestas de las Marías, me parece una dejación de quienes tienen el deber y la obligación de mover los resorte y tocar en las puertas del reconocimiento.


    Vaya desde aquí, mi aplauso unido al de mi amiga y directora del blog Lydia Díaz, junto al ruego para que el próximo año, con o sin premios, todos, sin exclusión, nos convirtamos en Mayordomos para velar, mantener y conservar, la pureza de las fiestas.

    ResponderEliminar
  2. Guillermina Pérez Rodríguez27 de septiembre de 2010, 6:08

    "Llegar Tarde a la Cita de Urgencias" Si, Alfredo Ayala, muy cierto. (Permíteme que tome tus palabras) Soy de Guía de Gran Canaria y nuestros políticos, solo ahora, y no antes, después de casi 200 años, es cuando se dan cuenta, de que no se les han dado, Los Premios que se merecen a Los Mayordomos, de Las Marías. PRECISAMENTE, ahora que, toda Canarias, está pidiendo el Premio Canarias, para ti, por la Gran Labor que has hecho en todas las Islas Canarias de todos/as conocida.
    Alfredo Ayala. Yo, sigo pidiendo, el Premio Canarias para ti, porque eres Digno de recibirlo.
    Quiero que quede claro lo siguiente. Para mí, Las Fiestas de Las Marías, es un SENTIMIENTO, y quiero que quede constancia de lo dicho.
    ¿Por qué, no se les ha dado antes, este Premio a Los Mayordomos? ¿Por qué?
    Guillermina Pérez Rodríguez.

    ResponderEliminar