Seguidores

viernes, 24 de septiembre de 2010

* GUÍA DE GRAN CANARIA, CANTADORAS Y CANTADORES DE ANTAÑO (I)

Ya he citado en artículos anteriores a Celita, Josefina, Pura y Evarista. Hoy quiero dedicarle este trabajo a otros personajes que también destacaron en esto del cante, y que dada las grandes cualidades que algunos atesoraban, -otros no tanto-, son dignos de ser citados con todos los merecimientos dada la gran valía que demostraron mientras que otros desgraciadamente no podían presumir de hacerlo tan bien, pero soy consciente que a todos hay que analizarlos aunque sea para darle la rigurosidad que este trabajo requiere.

Quiero empezar por analizar la forma de cantar de Mariano Chirivella León, especialista en el cante de malagueña, aunque también se atreviera con el resto de los aires canarios y hasta con la música mejicana e hispanoamericana, algo que en aquellos tiempos no era muy usual en nuestros cantadores y cantadoras, sin embargo hoy todos cantan con una gran versatilidad cualquier tipo de música, y por la que he podido ver y escuchar lo hacen espléndidamente.

Mariano, era un solista altamente cualificado, y su forma de cantar era envidiada por muchos cantadores contemporáneos suyos. Con una tesitura de tenor dominaba todo los registros, llegando a los tonos más altos con total claridad, jamás utilizó los “jorjeos” que otros cantadores de su época, -como lo hacía Juan Quintana el claca- usaban para finalizar una copla algo que deslucía toda la actuación dado que no eran capaces de terminarla con la nitidez que la misma requería.

Hablar de Juan Quintana el claca, al cual vi actuar en multitud de ocasiones desde que yo era muy jovencito y con el cual “parrandie” en algunos momentos de su vida, no tiene mayor relevancia, -y que conste no quiero entrar en polémicas-, ya que fue un cantador bastante “mediocre”, sin embargo ya siendo bastante mayor lo “mitificaron”, en algunos programas televisivos, tales como Tenderete y la Bodega de Julián, y poco menos que se dijo de él que era uno de los mejores cantadores nacidos en Canarias, algo de lo que discrepo, y tengo muchas pruebas que así lo acreditan, las cuales se las oí a mi padre y a mi primo Alberto, los cuales jamás hablaron del claca como un excelente cantador. Siempre que lo citaban diciendo de él que era un cantador de segunda fila. Hoy ha sido homenajeado y hasta creo que le han hecho un monumento, así son las cosas aunque las mismas no estén revestidas de una cierta lógica.

Otro que se dedico a cantar nuestra música fue Teófilo Aguiar, un guardia del palo de la Atalaya, que para su desgracia no tenía la más pajorerá idea de tararear el más simple estribillo, pero que tuvo la osadía de subirse a los escenarios a cantar isas, malagueñas y folías, posiblemente embuido por su mecenas Sebastián Godoy al cual le gustaba más la cantidad que de la calidad, de ahí el fracaso estrepitoso de este personaje que cuando cantaba se convertía en el hazmerreir de cuantos les oíamos. Adolecía de la preparación más mínima, como podía ser tener oído y sentido musical, algo fundamental para ser aunque fuera un mediocre cantador, pero como le oía decir a mi padre “hoy cualquiera canta” y lamentablemente así era. CONTINUARA.

JUAN DAVILA GARCIA

4 comentarios:

  1. Moisés González Guillén24 de septiembre de 2010, 9:42

    Sr. Dávila, usted dice que no quiere entrar en polémica, a lo mejor no debería crearla, lo que no se puede decir lo que usted dice y seguidamente quedar como si no pasara nada, yo creo que si a D. Juan Quintana El Claca, se le trató de esa forma sería por algo. Las cosas no suceden porque sí. No le voy a discutir nada sobre los que usted nombra, pero El Claca fue y será siempre un cantador de leyenda.

    ResponderEliminar
  2. Sr. Moises, no es lo mismo ser un cantador de leyenda, porque asi ho hayan querido tildar en los programas televisivos que cito, y otra cosa es serlo por su gran capacidad como cantador. Juan Quintana el claca al cual conoci bastante bien como cantador, posiblemente desde sus inicios, no fue nunca un dechaado de virtudes en esto de interpretar nuestros aires mas ancestrales, quizas usted no lo conociera tan bien como yo, pero con todos mis respetos para el tengo que decirle que jamas obtuvo premio alguno como cantador, si usted conoce alguno digalo para que todos nos enteremos. En un principio estuvo muy cerca de mi padre de ahi que le conociera tan bien, fue mi padre quien lo enseño a tocar algo la guitarra. Sin embargo le puedo citar a un cantador de la Atalaya que ganos varios premios a todos los niveles y nadie jamas lo ha citado, este fue Espiridio Santana. Y para terminar decirle que al claca lo aupo a la fama la televisión cuando ya el era bastante mayor, yo empece a oirlo cantar cuando apenas tenia 20 años, y segun los expertos en estas lides nunca dijeron de el que fuera un buen cantador. De que sea una leyenda pudiera ser porque fue uno de los cantadores que mas años se mantuvo en el candelero y eso si hay que reconocercelo, lo de buen cantador quizas no.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con don Juan Davila. Lo que esta a la vista no hace falta espejuelo. Le felicito señor Davila. Salu2.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Dávila:

    Me viene al pelo su artículo sobre cantadores. Yo no me atrevo a la comparación porque cada uno, sobre el escenario, hace lo que puede y el que da lo que tiene no está obligado a dar mas. Yo, en mi programa La Bodega de Julián, titulé, efectivamente, “El Claca un cantador de Leyenda”. Fue ese titular extraído de un trabajo amplio en el que pensaba incluir, con sonido y en algunos casos imágenes, de otros que estimaba, -con el riesgo del error que conlleva-, eran autenticas leyendas: Marcelino, el barrendero de San Andrés; Dacio Ferrera “el Mencey del Canto”, Esteban Ramírez de León, “El Viejo Navarro”, Aurorita, “ La Colorá”, Pedro Martín; Dorta “el guardia”, Juan Betancor y Juan Quintana, el de la isa del “uno”; Antoñita “La cubana”; Benito Padrón, Valentina la de Sabinosa, y otros muchos más.
    Solamente, “el Claca” estuvo en La bodega de Julián, en una ocasión que grabamos el programa al final de la calle larga. Después vino su fallecimiento y quise reconocerle, en estos días que nadie reconoce ni premia, su importancia y dedicación en nuestro folclore.
    No dudo de la valía de todos aquellos que cita en su artículo y que algunos de los cuales no conocí. A mi, “El Claca” me gustaba (sobre gustos no hay nada escrito). Sabia sacarle el jugo a cuanto cantaba: Tengo un croto en el zaguán/ una palmera en el patio/ en la azotea un rosal/ y una cabra en el traspatio. O aquella otra “tengo una casa en Tricornia/ y una camita en barrial/ y a las dos las quiero igual/, eran coplas que escuchárselas me ponía los pelos de punta.
    Recuerdo, por hablar de la televisión, que me dijo, amigo Dávila: “El pariente del Claca: Carmelo Suárez, era mucho mejor. Y me añadió: en el concurso que se hacia en las fiestas de San Pedro, en el Parque de San Telmo en Las Palmas de Gran Canaria, siempre se llevaba el primer premio.
    Desde entonces, no he parado. Hablé, porque tenia muchísimo interés en escucharlo, con Alejandro Moreno para ver si disponía de alguna grabación y no recuerdo si me dijo que no lo conocía; hable con su hijo, en la peluquería, pero no tenia nada, e incluso, fuimos nosotros dos y Lydia Díaz, hasta el sur para hablar con él para ver si había forma de escucharlo. Pero no. Claro, hay que entender que eran tiempos en que la televisión no se ocupaba de esa parcela y con El Claca lo hemos escuchado en numerosas ocasiones.
    Lo mismo que sucedió entre “la Saeta Rubia”, Alfredo Di Stefano y Maradona. Para mi Alfredo era y fue único pero Maradona, por eso de la televisión se le ha visto hasta inflando los balones. Y por eso se considera a Maradona como el mejor, aunque yo sostenga lo contrario.
    Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar