Seguidores

domingo, 8 de agosto de 2010

* CANARIAS, ESTÁ DE FIESTAS

Hoy, la prisa, la velocidad, la implacable rueda de los tiempos nos arrastra buscando ansiosamente la línea recta, la distancia más corta. No vivimos con la prisa: la prisa, parece que nos vive. Cada día, somos más esclavos de la velocidad y del horario. El reloj nos obliga y nos somete…

Nos cruzamos con las personas y el paisaje casi sin poder detenernos a conversar, a escuchar… las estupendas carreteras, los potentes vehículos, en lugar de acercarnos, en realidad parece alejarnos cada vez más a los unos de los otros, evitando todo diálogo sereno entre personas… no hay casi tiempo para sentarse con el amigo en cualquier recodo del camino, en el mentidero más próximo, para saber de los problemas reales y las soluciones posibles… inquieta pensar con qué frecuencia las cosas importantes se van quedando al márgen del camino…

Pero por fortuna, la gran virtud insular de dar a cada tema su momento justo, su ritmo ponderado, su duración precisa para hacer bien las cosas, aún pervive… pervive como un latido acompasado y firme entre aquellos hombres y mujeres que viven su historia y su tierra sin otras aceleraciones y premuras que no sean para hacer bien las cosas, a conciencia, tal como lo hicieron sus mayores.

Deportes, celebraciones y juegos autóctonos contienen y reflejan buena parte del carácter, de la personalidad diferencial que distingue y enriquece a los pueblos. Pero vivimos tiempos de poderosos cambios… tiempos en que vemos con tristeza como las formas de vida tradicional caen como por muerte súbita… tiempos en que la identidad de actos colectivos adquieren una dramática exigencia y quedan en gran medida bajo la custodia de unos pocos que atesoran esa memoria histórica que debemos mantener viva y presente, pues si un pueblo no sabe de dónde viene, casi imposible resultará saber hacia dónde camina.

Pero, afortunadamente, existen celosos guardianes. Gente anónima que trabajan a la sombra con paciencia y empeño. Que hacen patria casi sin saberlo. Son un puñado de hombres y mujeres que sustentan en improvisados talleres o en la intimidad de sus casas la tradición; hombres y mujeres que crean escuela sin sentirse maestros; hombres y mujeres, que con orgullo transmiten a las nuevas generaciones viejas costumbres heredadas o aprendidas.

Numerosas son las fiestas a lo largo y ancho de Canarias. Y, numerosos los actos que anuncian en programas de todo tipo.

¡ Canarias, está de fiestas !...

En la primera quincena de agosto, en cada pueblo, en cada rincón isleño se celebra y disfruta el momento. Las hierbas, están en su máximo esplendor y los campos se aromatizan. En Agaete, se ofrece grandes ramas de eucaliptos a Nuestra Señora de Las Nieves o se golpean contra las olas del mar, simulando ritual aborigen. Sudorosos, agotados por el frenético ritmo bajo un intenso solajero; en los altos de Icod, se recoge el poleo para ofrecérselo a la Virgen del Amparo; en Telde, “La Traída del agua”, recrea rogativas aborígenes en petición de deseada lluvia que calme la sed de hombres, campos y animales. En Arure, antigua residencia del rey aborigen Oroné, un pequeño árbol, confeccionado por frutas, flores y productos de la tierra, se prepara para cumplir con San Salvador Bendito; en Santa María de Guía, en Gran Canaria, en tierra del noroeste, para la devoción de su virgen, un amplio y austero programa de actos invitan a los propios del lugar a participar de sus fiestas: papagüevos, festival nacional del folclore, actos culturales y deportivos, serenatas y distinguidas actuaciones.

Virgen de Guía


Santa María de Guía
ciudad norteña y bonita
eres la perla del norte
cuna de grandes artistas.
Con tus verdes platanares
y tu gran puesta de sol
con tu rica artesanía
y tu gran queso de flor...
(Letra de José González "Pepe el Rubio", gran enamorado de su Virgen y de su Guía natal)

Y es que agosto, es sinónimo de fiesta. En esta calurosa época se festeja en todo el archipiélago la festividad de La Virgen de La Candelaria, que en realidad debería ser festejada en febrero, el día dos, concretamente, día de Las Candelas. Es esta fecha muy significativa porque en ella comienza toda la actividad agrícola, se cavan las viñas, y se dispone el campo para los tibios rayos de sol de la primavera, también se “juntan” los pájaros para que empiece el periodo de crías. Sin embargo la iglesia, por eso de la inestabilidad del tiempo, la ha trasladado al mes de agosto, allá por el 14, como dice la copla:

“La Candelaria tiene
un lunar en el rostro
que se lo hicieron los fieles
el día 14 de agosto"

Otra de las fiestas de renombre, quizás más desconocida pero de gran intensidad es la de los “Corazones de Tejina”. Que en su día grande, el 26, con la fresquita, en los barrios, El Pico, Calle Arriba y Calle Abajo, se pone en marcha todo un mundo de viejos saberes, de pacientes artes que hábiles, expertas y viejas manos artesanas expresan en cada corte, en cada nudo, en cada fruto, en cada adorno. Son manos que condensan un mismo y único espíritu: gratitud, abundancia, hermandad y, sobre todo, fe…

Dentro de este amplio calendario festero, en el norte de Tenerife, en Tejina, a finales de agosto, se registra una actividad casi febril. Se aproxima la fiesta de más arraigo del archipiélago y toda la vecindad se dispone para cumplir con su santo patrono San Bartolomé, aunque la fiesta sea más conocida por la “Fiesta de los Corazones” y no por la de San Bartolomé.

Los Corazones de Tejina, es una ofrenda espectacular. Son tres monumentales corazones, montados sobre una estructura de hierro o madera. Van decorados con frutos, flores, tortas de pan y, sobretodo, sentimiento. Simbolizan la unión de todo un pueblo. La fiesta de los “Corazones de Tejina”, ha sabido durante su larga andadura resistir el paso del tiempo. Hoy, goza de buena salud. Los “piques”, “la sana rivalidad entre los barrios “calle arriba”, “calle abajo” y “el pico”, se encargan de mantenerla viva y pujante.

Los corazones, que suelen pesar sobre los 800 kilos, son trasladados a la plaza de la iglesia. Una veintena de hombres, lo cargan con orgullo y hasta el lugar próximo a la iglesia. Van acompañados de una numerosa parranda formada por hombres/mujeres/niños. Palmean, a ritmo de una vivita isa o, repetidamente, gritan vivas al corazón de su barrio. Allí, permanecerán expuestos para que cada propio del lugar o visitante, establezca su juicio sobre el más bello de los tres.

Y una sola advertencia: si usted es de alguna de las zonas que he mencionado, vele por sus fiestas. Cuídelas, respete las indicaciones y disfrútelas. De esa manera, las haremos grandes. Que no pase como con otras que no han podido resistir el paso del tiempo, como los piques de Agulo que desde que llegó la democracia la fiesta dejó de existir.

ALFREDO AYALA OJEDA

4 comentarios:

  1. Mi querido Alfredo: Precioso artículo. Muy ilustrativo y propio de tu gran saber. ¡Cuanta verdad en esa introducción!. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias artistasenred. Dentro de este agosto festivo pues me han asignado el cometido de comentar la ofrenda floral, frutal y
    folclórica a Nuestra Señora de la Candelaria, nuestra patrona. También estaré en otros actos que televisión canaria retransmitirá para el
    mundo por sus circuitos.
    Así que este fin de semana, me toca devoción y ofrendas; función aborigen, misa y procesión...
    y nada más terminar con los actos más destacados, del intenso programa de Nuestra Señora, me iré a Tejina a disfrutar de los Corazones. Si alguien no conoce estas fiestas que se de una vueltita por los alrededores. Merece la pena.

    ResponderEliminar
  3. LOS CORAZONES DE TEJINA A MI ME PUEDEN SON ALGO QUE HAY QUE VER Y VIVIR YO EN TRES ETAPAS DE MI VIDA HE TENIDO UN ACERCAMIENTO MUY INTENSO CON CADA UNO DE ELLOS Y TENGO LA GRAN SUERTE DE QUERER A LOS TRES POR IGUAL ESO SOLO UNA PERSONA QUE NO SEA TEJINERA PUEDE HACERLO PERDÓN Y SAN BARTOLO YA QUE EL TEJINERO RESPETA A LOS TRES POR IGUAL PERO SU CORAZÓN SOLO PERTENESE A EL CORAZON DE SU BARRIO

    ResponderEliminar
  4. Ahora me acabo de enterar que "La Bajada de la Virgen de las Nieves", en la isla de La Palma, cierra con uno de los espectáculos más desconocidos y a la vez más divertido de Canarias: "La batalla de Lepanto". Se celebra con motivo de la festividad de la Virgen del Rosario que ha sido trasladada de octubre a agosto por eso de la estabilidad del tiempo.
    Batalla de "Moros y Cristianos" es, también, un reportaje que ofreceremos el domingo, el mismo día en que tiene lugar la batalla en la zona de Barlovento a las 18horas.
    Con este acto, se cierra las fiestas lustrales de la isla.

    ResponderEliminar