Seguidores

jueves, 19 de agosto de 2010

* HOY NOS PONEN LOS DIENTES LARGOS

"EL GUARAPO"

La palmera canaria, es alta, esbelta, de rico porte. No en vano es el símbolo del isleño... Alojera, Valle Gran Rey, Taguluche, Tamargada, Tazo, en la isla de La Gomera, ofrece espléndidos ejemplos de la riqueza que la palmera brinda en Canarias.

De ellas, aunque era más generalizado, queda en la isla de La Gomera el curtido de las palmeras para extraerles el guarapo, base del más afamado producto de la isla: la miel de palma. El "guarapo", es la savia de la palmera; es su esencia que cada día, al caer la tarde, con la fresquita, el guarapero trepa hasta el cogollo de la palmera para arrancarle finísimas láminas a golpe de formón y reabrir la herida para que estile lentamente los 25 litros de guarapo. Después, a fuego lento, cada ocho litros de guarapo se convertirán en riquísima miel de palma que se emplea en una bebida llamada "gomerón" ron y miel o parra y miel o en la rica y variada repostería gomera.

HIGOS PASADOS DEL HIERRO

Pasar higos en El Hierro, parece sencillo. Quizás porque todo allí lo es. Me decía, Carmen mujer dicharachera, pero despierta como el hambre, que el secreto consiste en coger los higos bien maduros, dejarlos que sesteen sobre una capa de pinocha en largos tendales y que le dé bien el sol. El higo de El Hierro, seguía diciendo Carmen de manera poética: " el higo, crece con el agua del mítico Garoé, lo arruga el Alisio del norte, se refresca con la bruma de Fireba y sirve de ayanto en las duras jornadas campesinas"

No hay nada tan delicioso en esta isla, como sentir en la boca el intenso sabor de un higo pasado en El Hierro.

JAREAS

El suave clima de las islas, tiene, también, sus inconvenientes. Calores y solajeros, estropeaban los alimentos. Conservarlos, para épocas de penurias, fue un problema que resolvió el pescador isleño.

En Fuerteventura, desde siempre, se empeñaron en estas labores de conservación. Así, cuando la pesca era abundante y no se consumía en el día, se jareaba. Para ello se escala el pescado abriéndolo en dos y haciendo un tercer corte longitudinal. Luego, un generoso puño de sal y se tiende al sol y al viento bien sobre callaos o pendiendo de una liña. Al poco, la carne de la pesca va adquiriendo un tono rosadito...

Hay, gusto para todos. Algunos consumen las jareas frescas, tras orearlas y dejarlas unas horas al sol; otros las prefieren más secas para arrancar las tiras secas; también quien las rocía con ron o con alcohol y luego las quema y hasta hay quien las pone en remojo, las guisa para recuperar su primitivo sabor.

Las jareas de viejas, pez acantopédico, de sabor insípido pero de gruesa y blanca carne que al jarearlo le da el toque que gusta al isleño, con dos papitas y una pizca de mojo verde, es un manjar sabroso que se saborea en distintos puntos de la geografía majorera.

1 comentario:

  1. Palmada, ilustrativo estos datos de tres productos que son como un simbolo de distintas zonas de nuestra geografia. Yo soy natural de la isla de la Palma, me gustaria que usted abordara el tema de los olivos de Temisas y alrededores y de la la almendra de Punta Gorda.
    mi afecto a Lydia diaz que ha sabido crear un blog que es una autentico joyita.

    ResponderEliminar