Seguidores

sábado, 21 de septiembre de 2013

* LA INGRATITUD DEL FÚTBOL

La crisis aprieta, se agudiza y habita entre nosotros. Pero hubo un tiempo en que se andaba con más posibles y se hacían fichajes que dieron a nuestro equipillo amarillo temporadas de triunfos y gloria. Pero de una manera u otra, con vacas flacas o gordas, amarillo es mi color. Con penas y alegrías, pero siempre amarillo.

Hoy, las aguas están revueltas y las calenturas en torno al equipillo a flor de piel. Cada aficionado no solo se siente entrenador. También cree tener esa varita mágica que soluciona nuestros males… Cantera, siempre cantera, dicen unos; otros, el ascenso a Primera es prioritario y algunos pretenden que el equipo reviva la magia, el señorío de aquel equipo amarillo de los Guedes, Tonono, Germán, Martín que se les subió a las mismísimas barbas a todo un Real Madrid, Barcelona y que puso de moda, con su juego de tiralíneas y gambeteos, eso que hoy llaman tiqui-taca.

Era, por ese tiempo de éxitos dentro y fuera de Europa, nuestro emblema y nuestro orgullo. Ese histórico equipo se fundamentó en la cantera a las órdenes de Luis Molowny “El Mangas” cuando se proclamaron campeones de España en la categoría juvenil (1.962). Más tarde, Molowny, se hizo cargo del equipo grande llevando a los amarillos hasta lo más alto con el título de subcampeón de liga. Molowny, con su labor, era indiscutible…

Pero un día, un triste día, nos visitó el Real Madrid. Un Madrid que peleaba todos los balones. Combativo, experto y con muchos genios en sus filas. Nos iba ganando por 1-2 cuando pitan un penalti a favor de la Unión Deportiva y que podía significar el empate. El penalti, lo lanzó Paco Castellano. Y, para disgusto de todos, el balón salió fuera del Insular… El choque terminó, si mal no recuerdo 2-4. Y Molowny, recibió toda clase de insultos: ¡Vendido! ¡Claro, siempre a favor del Madrid! ¡Puso a tirarlo a Paco Castellano para que lo fallara! Y no sé cuantas cosas más.

Y lo que son las cosas aquel entrenador de tardes de triunfos, de gloria, pasó de ser fenómeno a ser vendido en un abrir y cerrar de ojos… 

El fútbol, es así de ingrato: “haz ciento y no hagas una y es como si no hubieras hecho ninguna”.

La Unión Deportiva, en la pasada campaña estuvo a punto de conseguir el ascenso. Un gol, nos dejó con el sabor en los labios… Lobera, discutido por unos y aclamados por otro, permanece en el banquillo. Comienza una nueva temporada. El equipo, nuevo. El objetivo, el ascenso. Se fichan jugadores con experiencia y algunos jóvenes. Se potencian las líneas. Falta ahora, el acomodo, el rodaje, la sincronización y la paciencia… A los jugadores, no se les ha podido olvidar jugar al fútbol de un año para otro. A Lobera, tampoco. Tiene un equipo parejo y es máximo interesado en sacar todo el rendimiento de sus hombres.

Se cuenta con una plantilla que nos va a dar muchas alegrías pero falta tiempo para madurarla. Este año, tiempo al tiempo, tenemos todas las posibilidades de ascenso. Solo falta paciencia para disfrutar de la actual plantilla que, al decir de los entendidos, es la mejor de la categoría.

Este año, SÍ. 

ALFREDO AYALA OJEDA

2 comentarios:

  1. mi comentario es respetar lo que acaba de decir d.alfredo ayala la gente habeses no entiende el deporte y siempre quiere que gane su equipo,no dandonos cuenta que hay otro equipo que tambien esta en el campo intentando ganor como el nuestro.yo me ratifico en todo lo que ha contado D.alfredo,un saludo para toda la aficion canaria y pido tiempo al tiempo sin exigencias,un saludo.

    ResponderEliminar
  2. En la vida, todo tiene un orden. Hay, incluso, quien planta un árbol por la noche y quiere tener frutos al día siguiente. La unión deportiva, está madurando un proyecto para ascender a Primera. Queremos ver al Madrid, al Barsa y a todos los grandes por el Estadio de Gran Canaria. Para eso hay que tener paciencia. Trabajarr todos los días y que los jugadores se pongan el "mono de trabajo". Equipo hay. Clase también. Solo falta Paciencia. Un abrazo.

    ResponderEliminar