Seguidores

viernes, 29 de enero de 2010

* LOS HUEVOS FRITOS DE "ROQUE FARO"

"Canarias Viva" fue un serie que se emprendió para, además de hacer un recorrido con modernos medios por todos los 87 municipios de las islas, recoger la historia, el arte, la curiosidad, personajes, escritores, paisajes y todo lo que puede dar de si cada uno de ellos…

Recuerdo cómo la mayor de las curiosidades Caleta de Fuste, en Fuerteventura, un tractor, pegadito al castillo, empezaba a remover la arena de la playa para empezar a levantar un amplio recinto turístico que se conocería, como “el Castillo” y tal es la aceptación del lugar que la construcción se remonta desde la recogida caleta de la playa hasta lo más alto de la montaña…

Lo mismo sucedía en otros puntos del archipiélago… En cierta ocasión, queríamos retratar y contar como vivía la gente del Tablao, de Garafía, Roque Faro, Franceses, Gallegos…esa cara más oculta o alejada de la capital de la isla de La Palma. Todavía estaba en uso aquellos encargos que le hacían al chófer de la guagua, en su recorrido desde estas zonas hasta la capital…llévele esto a Juanito, el va a recogerlo a la parada o chófer, cuando esté en La Palma (así llaman a la capital de la isla los que están fuera del casco capitalino), tráigame…

Pues bien nosotros, cuando terminamos una de esas jornadas de grabación, decidimos ir a comer a Roque Faro… la comida suele ser carne de cordero o cabra, alguna sopa y poco más… Pero tiene un sabor de escándalo… así que después de comer el primer y segundo plato pues pedí un postre… No, no tengo nada de postre… mire para la estantería y vi unos duraznos y unas latas de piña tropical y le dije pues póngame un huevo frito… y claro ante la carencia, todos pedimos lo mismo…

Esperamos pacientemente que el hombre abriera las latas y nos trajera el postre…y cual no fue nuestro asombro cuando aparece con una bandeja y seis huevos de gallina fritos…

No hombre no…era esto y esto, le explicamos…pero deje los huevos fritos… los huevos, tenían una pinta del quince… rojos, recogidos, grandes y apetitosos pues no pudimos resistir la tentación y devoramos los huevos con rapidez…aquella yema parecía que había que cortarla con un cuchillo… Y estos huevos de dónde son…y el camarero me dijo, venga pa´cá me señaló fuera del local a través de la ventana y vi un bando numeroso de gallinas que estaba sueltas, escarbando la tierra, buscándose la vida…ese era el sabor y el secreto de aquellos sabrosos huevos.

Después muchas veces más recalamos por la isla...y una de nuestras visitas, era ir a Roque Faro a comernos esos sabrosos huevos de la tierra…

ALFREDO AYALA OJEDA

1 comentario:

  1. JUAN CARLOS SIERRA30 de enero de 2010, 9:24

    Qué buena la anécdota Alfredo. Yo recuerdo que en la misma isla, La Palma, hace ya unos cuántos años, fuimos a almorzar a un bar en Los Llanos y se nos ocurrió pedir un poco de ali-oli. Nuestra sorpresa fue que no lo conocían. El camarero con cara de asombro, nos preguntó que qué era eso. Claro, era entendible porque aquí en Gran Canaria estaba empezando a hacer furor esa milagrosa receta. Ja, ja.

    ResponderEliminar