Seguidores

domingo, 24 de enero de 2010

* HISTORIA DEL UNIÓN TIRMA

La fundación de tan eximio club de fútbol, tuvo lugar en los primeros años de la década de los treinta del pasado siglo XX. Siendo sus fundadores los señores, Vega, Ossorio, Miranda, Pérez, Suárez y otros.

Es interesante resaltar que es muy posible que el origen de tan destacado equipo, fuera motivado por la desaparición del Luján Pérez, equipo este que vio la luz en los años veinte y donde destacaron como excelentes futbolistas, Cayetano Guerra, médico posteriormente, Paco Roque, el molinero, Manuel Pérez, mecánico, y los jovencísimos Geño Abreu, Agustín Pons e Ignacio Álamo.

En un primer momento fueron miembros de este club, -como se verá más tarde se fueron incorporando otros-, Geño Abreu, los hermanos Agustín y Manolo Pons, José Calaza, Tino Pérez, Paco Álamo, Ignacio Álamo, Pancho Padrón, Manuel Moreno, Antonio Álamo, Manolo Pérez, los hermanos Paco y Nitín Estévez, Graciliano, el Chillón, Manolo Vega, etcétera. Era un conjunto rocoso donde destacaba la fortaleza física de Abreu, Agustín Pons, Calaza y Moreno, pero tenían la virtud de practicar un juego preciosista y de una altísima calidad, donde destacaba la exuberante forma de jugar de Abreu, que con el paso del tiempo alcanzaría unas cotas infinitamente más altas.

Este Tirma fue capaz de derrotar en buena lid, allá por el año 1942, al poderoso Marino de Las Palmas, donde figuraban jugadores de la talla de un joven Luís Molowny, Cristóbal, Victoriero, Zuppo, Minguini y otros, y que por aquellas fechas contó con los refuerzos de Paco Campos y Machín, jugadores internacionales, que militaban en el Atlético de Aviación. Fue un 15 de agosto día de Nuestra Señora la Virgen de Guía, y con este partido se celebró el torneo en honor a Nuestra excelsa Patrona.

Nuestro equipo representativo tenía en el Nueva España de Gáldar, que pasados unos años tomaría el nombre de Galdense su más enconado rival, en el mismo figuraban los hermanos José, Juan y Miguel Delgado, Chano Molina, Juan Antonio, Juan González, etc.

La calidad y la excelencia de este gran club, se vio acrecentada, con las incorporaciones de extraordinarios jóvenes jugadores naturales y vecinos de Guía, así tenemos la arribada al mismo de; Miguel Armas, Nando Pérez, Salvador Padrón, Juan Estévez, Mariano Chirivella, Pepito Caballero, Pepene Ossorio, Suso Calero, Maximiliano Domínguez, conocido por Malano, Antonio Moreno, llamado el largo, Ezequiel, Juanito Herrera, Miguel Delgado, etc.

Destacaban entre estos equipos, el Estrella de Arucas, donde figuraban los hermanos Oliva, Isidro y Pedro Suárez, Caballero, el Moyense con Juanito Rodríguez como el jugador más carismático, Ricardo. Brito, el Agaete, donde sobresalían los hermanos Alberto y Domingo Álamo, conocido por Zarra, Juan Suárez, Juan José, el San Isidro, con Juan Reyes, Aquilino, Faustino, Cisco, Valentín, Manolo Vega, Mederos, el Telde, con Toledo, y el portero conocido por el Zurdo que además era boxeador, y que en un enfrentamiento del citado club con el nuestro, Paco Estévez le propino una buena paliza. De Las Palmas, los más asiduos rivales del Unión Tirma, fueron el Porteño de Bonifacio Vega, donde destacaban por encima de todos los siguientes jugadores, Fidel, Tomas el ratón, Nicolás, ambos habían jugado en el Marino hasta su desaparición cuando se fundó la UD Las Palmas, el Artesano, Ferreras, Sporting San José, Hespérides, Racing, Nuevo Club, y otros que les dieron a nuestra provincia grandes tardes de gloria, ganando en más de una ocasión la Liguilla Interregional como ya lo había hecho, el Real Victoria y el Marino.

Me satisface y a la vez me emociona, recordar aquel grandioso encuentro celebrado en el campo de la Atalaya propiedad de Juan Parra, donde se enfrentaron un 18 de julio creo que de 1946, el Tirma y el Galdense, encuentro este que suscito una enorme expectación antes y después de la celebración del mismo, ya que poco menos se jugaban ambos equipos la supremacía del futbol norteño, la contienda terminó con un empate a uno, marco por el Tirma Rogelio Calero, después de una gran jugada, donde dribló a varios contrarios, dejando sentado a José Delgado y al propio portero Juan Antonio, el empate lo consiguió, -algo que no puedo asegurar-, Frendichi o Chano Molina, fue el partido donde se enfrentaron, la “lagartija” galdense y “la leche espesa de Guía”, como así rezaba en la programación anunciadora. Puedo presumir que asistí a ese partido junto con mi abuelo Antonio Dávila. Ni que decir tiene que fue un evento futbolístico de los más apoteósicos que he visto en mi vida, incluso para darle más cabida al campo se instalaron unas gradas supletorias de madera, siendo el lleno impresionante.

Trataré de recordar a los componentes de aquella gesta gloriosa, sin dar unas alineaciones determinadas, pero sí, ubicando a cada jugador en su puesto:

Por el Unión Tirma: Porteros, Miguel Armas y Claudio Estévez, defensas, Blas, Arturo, Moreno, Hernández, Beneyto, medios, Suso Calero, Nando Pérez, Gutiérrez, Pepe Sosa, Ezequiel Lérida, Octavio, Federico Pérez, delanteros, Chirivella, Caballero, Juan Manuel el Canea, Martín Estévez, Manolo Armas, Rogelio Calero, y posiblemente alguno más que no recuerdo.

Por el Galdense: Porteros, Juan Antonio y Valentín, defensas, José Delgado, Vega, Miguel Delgado, medios, Juan González, Rito Delgado, Esteban, Pedro, delanteros, Domingo, Ignacio, Chano Molina, Frendichi, el Cubano, etc.

En el apartado de los entrenadores los que más destacaron al frente del Unión Tirma, fueron indiscutiblemente, Timimi, que jugo de extremo derecha en el Real Betis, cuando fue Campeón de Liga, y que lo hizo juntamente con otros dos canarios, Rancel, interior derecha y Adolfo delantero centro. Siempre se comento que Timimi había sido el único jugador canario que consiguió batir al mítico Ricardo Zamora, en un enfrentamiento entre el Betis y el Madrid, Zacarías, que fue portero del Hércules de Alicante, y de manera accidental, Ignacio Álamo y Enrique Castro.

Los árbitros que yo recuerde que más partidos le pitaron al Unión Tirma, fueron, Machín, Juanito Mujica, que también practicaba la Lucha Canaria, Juan Pintona que era de Gáldar, Pitti de Arucas y Boro Estévez de Guía. En algunas ocasiones y si los árbitros federados no llegaban a tiempo, lo hacían Ignacio Álamo y Manolo Vega el fatiga.

Es interesante resaltar el por qué a Manolo Vega se le conocía como el fatiga; parece ser que en un partido entre el Unión Tirma y el Galdense, que tenía visos de terminar cero a cero, nuestro estimado y querido Manolo, se encontró una pelota al borde del área chica, corrió cuanto pudo hacia la portería y batió a Juan Antonio, lo que significo el triunfo del equipo Guiense. Cuando sus compañeros fueron a felicitarle por el gol obtenido se lo encontraron enredado en la “red” y dirigiéndose hacia ellos les dijo, “que fatigas tengo”, de ahí el “apodo” por el que siempre se le conoció en Guía.

Era tan grande la calidad futbolística que atesoraban algunos jugadores del Unión Tirma, sin menospreciar al resto, que algunos de sus miembros fueron fichados por los equipos de la primera provincial, conocida hoy como preferente, destacar entre estos a Abreu, que se fue al Real Club Victoria, a sustituir al “gran maestro” Alfonso Silva fichado por el Atlético de Madrid, era ardua la tarea que le esperaba a nuestro paisano como era relevar a tan eximio futbolista dentro de la institución victorista, y a fe mía que lo consiguió, su éxito fue total convirtiéndose en el eje central de tan insigne club, donde figuraban unos jugadores de constatada calidad como eran, Hernández, Cástulo, Mujica, los hermanos Marín, Pacuco Penichet, Pacuco Jorge, Luís Miranda, etcétera. Moreno y Nando ficharon por el Atlétic y Pepe Caballero y Rogelio Calero por el Gran Canaria.

En aquellos tiempos casi nadie disponía en nuestro pueblo de receptores de radio, y la única forma de saber cómo transcurrían los partidos que nuestro equipo jugaba fuera de su feudo, se realizaba utilizando las palomas mensajeras de Santiaguito Gil Cabrera, el de la bodega, las cuales llegaban a la azotea de su casa cada veinte minutos aproximadamente, portando atado a unas de sus patas unos mensajes donde se relataban bastante datos relacionados con el lance, resultados, minuto de juego así como los goles marcados con los nombres de los jugadores que los consiguieron.

El Unión Tirma aglutinaba a cuantos aficionados al futbol habitaban en nuestra ciudad, siendo además un equipo admirado y querido en toda la provincia, su forma tan elegante de desarrollar su juego en los diferentes campos que visitaba, hacía que esos sentimientos se fueran agrandando, lo que incluso motivo que los seguidores de sus rivales mirasen a sus jugadores con verdadera veneración.

Cuando este extraordinario club inicio su camino hacia el ocaso, motivado por que muchos de sus jugadores se fueron a estudiar y otros optaron por la retirada, sus directivos trajeron de Las Palmas una serie de futbolistas con el fin de emular hazañas pretéritas pero ya no fue lo mismo, estos no supieron estar a la altura de las circunstancias y comenzó la declinación, entre estos recuerdo a; José Luis, Brissón, Paquillo, Afafo, Ramón Cruz y otros. De este grupo solo destaco Cruz un excelente extremo izquierdo, que era hijo de un tal Diego Cruz, jinete en muchas carreras de caballos, en especial de una que se celebro en Guía con motivo de las Fiestas de San Juan, donde monto un caballo de Moya de color blanco como el alba, que no conocía rival en la isla, pero este día citado sucumbió ante la famosa yegua de los Meñas.

Aproximádamente en el año 1953, tuve el privilegio de conocer a tal Dieguito que aunque se ganaba la vida como taxista en Las Palmas, siempre que lo llamaban montaba caballos y yeguas en las diferentes carreras que se celebraban en los diferentes municipios de la isla, un 24 de junio día de San Juan, volvió a montar el caballo blanco citado y pego con la yegua de un tal Ignacio que era de las Tres Cruces, y nuevamente volvió a perder, si bien hay que reconocer que el caballo Moyense ya tenía sus años, pero esto es otra historia que en su momento contaré.

Después de muchos avatares en lo referido a la práctica de futbol en Guía, donde casi desapareció motivado por una serie de circunstancias que no vienen a cuento, en el año 1957, aparece un nuevo Unión Tirma totalmente renovado, y bajo la dirección técnica de Mariano Chirivella, surge con fuerza consiguiéndose formar un excelente grupo, que se ve en la foto adjunta, donde figuran; Chano Rivero, Juan González, Paco Trujillo, Blas Betancor, Rogelio Calero, Foro Sosa, Chirivella ya citado y agachados, Arturo, Rubén Calero, Tano Forteza, Orihuela, Severo Alemán y Ramón Benítez. Este club generó ilusión y fuimos muchos los que pensamos que se volverían a revivir viejos laureles, pero no fue así, solo fue un espejismo que paso rápidamente.



No he olvidado que cuando el Unión Tirma todavía tenía una cierta relevancia, debutaron en el mismo dos jovencísimos jugadores como fueron, Sigfrido Calero y Pepe Luís García, dos finísimos estilistas salidos de la cantera guíense, tan proclive en esto de dar grandes y excelentes jugadores, como veremos a continuación.

Durante algunos años, en Guía y en esto de fútbol surgieron una serie de sagas que le aportaron a tan subliminal deporte grandes tardes de gloria, así tenemos, las de los Pons, Agustín y Manolo, la de los Pérez, Tino, Nando y Augusto, aunque este último al fallecer muy joven no pudo acreditar la gran calidad que atesoraba, la de los Caleros, con Suso, Rogelio, Sigfrido y Rubén, la de los García, Pepe Luís y Segundo, la de los Torres, Rafael y Paco, la de los Padrón con, Pancho, Salvador y sus hijos Juan, Boro y nieto Juan Alex, las de los Díaz, Herrera, Jorge Ortega, Bolaños, más conocidos por los galletas, García, Estévez García, Paco, Boro y Juan, José, Juanito y Perico, Domingo y Matías, Blas y su hijo Pascual, Ezequiel, Fifo y Miguel, Paco, Nitín y Lelo todas de la Atalaya, la de los Caballeros, Pepito y su primo Juan José, la de los Chirivellas, con Mariano padre y su hijo Marianín, la de los Estévez, Juan, Martín y los sobrinos José María y Antonio, la de los García Estévez, Ramón y Alejandro Reyes, los Betancor Brito, Ceferino y Blas. Aparte de estas distinguidas familias, fueron muchos los que sin tener sus sagas una relación implícita con el fútbol, destacaron de manera individualizada en la práctica de tan excelso deporte, y lo hicieron con una enorme prosapia.

En este segundo grupo de futbolistas que acreditaron su sabiduría futbolera sin que existiera por medio ninguna ascendencia al menos conocida en este tema, podemos mencionar a una gran cantidad de jugadores algunos de ellos ya citados, además de los que paso a citar a continuación; Paco Trujillo, Foro Sosa, Tano Forteza, Rosendo Mendoza, conocido por Sendo, Juan González, Ramón Benítez, Isaac, el hijo de Periquillo el sargento, Pepe Luís, el hijo de Juan Simón, Víctor, el hijo de Kiko Guerra, Domingo el de Roquito, Paco Moreno, Jesús González, Pepe Benítez, Pepe Talavera, y tantos otros que siguen en activo, y que según me comentan siguen manteniendo el nivel futbolístico guíense a un alto nivel.

Después de algunos años donde la atonía futbolística en nuestra ciudad y en muchos pueblos de la isla, se hizo más que patente, surge en nuestro pueblo la señera figura de Antoñito el de la luz, conocido así por ser funcionario de la UNELCO, que sin la ayuda de nadie crea un equipo de futbol que sería sin ninguna a lugar a dudas el precursor del actual UD Guía. Los estamentos futboleros Guienses deberían hacerle un homenaje a este señor si todavía no se lo han hecho.

El UD Guía, volvió a traer a nuestro pueblo la agradable sorpresa que consistía en volver a mirar hacía tiempos pretéritos, ya que este club tenía hechura y calidad para reverdecer los laureles futboleros que nuestra ciudad siempre había tenido, y tengo que decir con orgullo que ahí sigue estando creo que en la categoría preferente.

No miento si digo que este equipo marco un hito en el futbol guíense, y que el mismo contando con una serie de insignes futbolistas de nuestro pueblo y otros venidos de fuera, marco una nueva y excelente época dentro de este deporte en nuestro pueblo, volviendo así a participar en competiciones locales, provinciales y regionales.

Citar de una manera somera aquellos jugadores foráneos que figuraron en la UD Guía, y que tanta categoría le dieron, así tenemos a; Juan Manuel, Olivares, Hermenegildo, Borito, Chano, Artola, Sacaluga, Gonzalito, Felo García de Agaete, Sario de la Aldea, y algunos más, que sabiamente dirigidos por Pablito Cabrera, le dieron a Guía nuevamente la fama futbolística que había perdido.

Creo que esta historia bastante sencilla del Unión Tirma, sirva para que muchos Guienses conozcan de primera mano las excelencias de un club que brillo con un esplendor extraordinario, del que solo superviven, Antonio Moreno el largo y mi tío Bartolo Dávila.

JUAN DÁVILA GARCÍA

3 comentarios:

  1. que cantidad de recuerdos en poco mas de un folio, amigo Juan Davila...Yo recuerdo a muchos de esos notables del futbol de la época incluso en la ultima época de Alfonso Silva "el maestro", cuando regreso y jugo con la U.D, que todos los dias jugabamos en un billar de las Alcaravaneras nuestra partida. Silva y el argentino Padrón tambien eran muy aficionado a jugar a la carambola...pero conoci y entreviste a Castulo, a Timimi y a tantos otros... Gracias amigo por refrescarnos la memoria de cuando de las islas salieron jugadores que hoy no habría dinero para ficharlos. Recuerdo como anecdota que se llevo el Real Madrid a Cabrera y le pago diez mil pesetas de la epóca y un traje (un terno) y que Cabrera, cómo muestra de gratitud, mandó un dinerillo para auxiliar club que militaba en las palmas y pagaron las deudas que tenian...

    ResponderEliminar
  2. EXCELENTE NARRACIÓN,
    SERÍA BUENO PONER EL ESCUDO DEL U.TIRMA PARA
    QUE QUEDE FIJADO EN LA HISTORIA.

    ResponderEliminar
  3. Estimad@ anónim@, si tiene el escudo del U.TIRMA, le rogaría que me lo enviara y yo encantada lo publicaré. Un saludo y gracias por su comentario.
    La dirección es administracion@etnografiayfolclore.org ó correo@etnografiayfolclore.com

    ResponderEliminar