Seguidores

miércoles, 6 de enero de 2010

* DE CUANDO EL RACIMO DE PLÁTANOS DE D. AUGUSTO ÁLAMO MADURÓ ANTES DE TIEMPO.

D. Augusto Álamo Hernández, propietario por entonces de un comercio de venta de productos típicos del país situado a la entrada de Guía, tenía dicho a uno de los hombres que trabajaban en su finca (ubicada junto a la Ermita de San Sebastián) que cuando algún racimo de plátanos se madurara, lo cortase y se lo hiciera llegar a él para adornar la tienda, pues se trataba de un establecimiento muy frecuentado por los turistas.



Trabajador de las plataneras con racimo de plátanos al hombro
Dibujo realizado por Maruca Marrero (Archivo particular de Alejandro C. Moreno y Marrero)

Sabedor de todo ello, Ruperto Gil (cuyo taller de electricidad estaba justo frente de la tienda de Augusto), un buen día -aprovechando la pintura sobrante de las carrozas que por aquella época se realizaban en el antiguo Sindicato Agrícola del Norte (muy cerca de la zona historiada)- decidió coger un "spray" y pintar de amarillo uno de los racimos más suculentos de la finca. Lo cierto es que cuando el trabajador observó el racimo coloreado por Ruperto, obviamente creyendo que ya había madurado, lo cortó, se lo echó al hombro y, tal y como le había encargado el Sr. Augusto, se lo llevó a la tienda.

Aún se desconoce si -realmente- alguien se percató de lo ocurrido. Nadie ha comentado nada al respecto. Sin embargo, parece ser que "el racimo que maduró antes de tiempo" permaneció durante varias semanas colgado en el comercio regentado por la Familia Álamo.

ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO

5 comentarios:

  1. Buenos tardes Alejandro,curioso y simpatico relato,te imajinas que se le antojara a alguién comprar dicho racimo.
    Besitos mi niño

    ResponderEliminar
  2. Hola don Alejandro que bonita anecdota que le ocurruio a don Agusto el del queso. Me encanta lo bien que usted escribe y si es sobre mi pueblo de Guia mejor aun. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO.7 de enero de 2010, 1:15

    Pues sí, Mercedes, ¡quién sabe lo que hubiera pasado si alguien hubiera querido comprar el racimo…! Jajajaja Porque con la “mano de pintura” que le dio Ruperto, los plátanos estaban bien maduritos y con una pinta muy llamativa. Besos, Mer.

    Por otro lado, a Luís Gómez, pues me alegro mucho de que le guste cómo escribo y las temáticas elegidas para mis textos, especialmente Guía-Gáldar. Muy mable, amigo. Muchas gracias. Un saludo.

    ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO.

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas felicidades DON ALEJANDRO y también Gracias por esa forma de escribir y empujar nuestra cultura.
    Aprovechando el momento echo de menos mas implicación por parte de todos para fomentar nuestra cultura y apoyarla.
    José Herrera.

    ResponderEliminar
  5. Estimado Alejandro.
    Deseo hablar con isted, es un tema interesante sobre mi ascendencia. Yo vivo en Colombia, Sur America. Cómo podríamos entrar en contacto?
    Mi Email.
    joraouts@gmail.com

    Jorge
    Gracias

    ResponderEliminar