Seguidores

jueves, 28 de enero de 2010

* DE CUANDO GREGORITO MIRANDA SE CLAVÓ UNA TACHA EN EL PIÉ

Los protagonistas de la historia de hoy no son otros que Gregorio Miranda Santiago y su querido amigo Suso "Maipó", apelativo que le fuera puesto por el desaparecido Juan Pérez Moreno (cariñosamente conocido como Juanito "Paeo") en referencia a cierto tipo de sombrero usado por el referido personaje.

En una ocasión, Gregorito Miranda estaba "tragineando" con unas maderas en el local donde se encontraba la funeraria de D. Bonifacio Rodríguez (junto a la zona del Albercón de la Virgen) cuando -de pronto- se clavó una tacha en un pié. Entonces, el accidentado reclamó la ayuda de Suso, que en aquel momento se encontraba por allí, y le dijo que le trajera una vela (de las que se utilizaban habitualmente en las capillas ardientes de los duelos). En aquellos tiempos parece ser que era muy común quemar las heridas para prevenir ciertas enfermedades tales como, por ejemplo, el tétanos. Así lo hizo Gregorito, pues cuando Suso le llevó la vela, la encendió y quemó la herida con ella.

El caso es que -para no cansarles demasiado- Suso Maipó tuvo que traer a Gregorito urgentemente a casa del médico D. Eugenio Estévez, pero no para resolverle aquel problema inicial, es decir, la herida hecha a causa del clavo, sino curiosamente para curarle de la quemadura que le había producido la vela.

ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO

3 comentarios:

  1. Hola Alejandro,que bonito,siempre recordando a nuestra gente,y pobre gregorito con la quemada...por lo visto eso era eficiente,porque recuerdo mi padre nos lo hacia a nosotros,pero no con una vela,sino con la calor del hierro que ya había quemado en la fragua.
    Me gusta mucho leer tus relatos.
    Besitos mi niño

    ResponderEliminar
  2. ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO.28 de enero de 2010, 14:14

    Jajajaja Sí, Mercedes… La verdad es que antaño se decía que este remedio era muy eficaz. Me alegro de que te haya gustado el texto, porque, como bien dices, tenemos que recordar a “nuestra gente”. Por ejemplo, en esta anécdota hablo de mi tío-abuelo Gregorio Miranda, un personaje muy pintoresco que siempre se desvivió por su pueblo, porque fue durante muchísimos años el encargado de organizar la Fiesta de Las Marías, como Mayordomo que era. Bueno, casi todos mis antepasados fueron Mayordomos de Las Marías, prácticamente desde los inicios de la fiesta en el s.XIX. En fin, muchas graciaaaaas, Mer. Besos.

    ResponderEliminar
  3. marcos canuto colon y trijo5 de marzo de 2012, 20:53

    Hola primo eres un fiera

    ResponderEliminar