Seguidores

lunes, 24 de diciembre de 2012

* CON CARIÑO A SERGIO CORREA

Cuando se avecinan las Pascuas suelo hacer un amplio recorrido por los recuerdos vividos con familiares y amigos. Claro que este año, no va a ser distinto. Reciente, hace ahora un año, noto la ausencia de alguien con el que he convivido, trabajado y disfrutado durante muchísimo tiempo: Sergio Correa. Sergio, Sergito, como yo le llamaba, lo conocí sobre el cuadrilátero. En la gallera del Circo Cuyás donde acudía un sábado sí y otro también, a presenciar la actuación de los boxeadores de la época.

Después, cuando establecimos una amistad que se prolongó durante muchos años, en el Tambanova, en la Copa, en La Casa de Mi Tía, en “La Gaviota” y en todos esos ambientes nocturnos de la década de los 60/70. Más tarde, en Tenderete, en encuentros folclóricos y por último en La Bodega de Julián… Animoso, intuitivo, afectuoso, dicharachero y rebosando simpatía, todos buscábamos su compañía.

Lo recuerdo cuando la fábrica de cigarrillos “Mecánico” contrató, a mediados de los 80, a un grueso equipo de folcloristas y creativos para ir de pueblo en pueblo, haciendo una promoción de cigarros… Teror, Agaete, Telde, Maspalomas, Agüimes y otros muchos municipios nos brindaron la oportunidad de estar en sus plazas públicas. Nanino, hacia la presentación del grupo que contaba con Pepe Bolaños, Juanito Valerón, Antonio Cool, Eduardo Guerra y cómo no, Sergio Correa. Juanito Valerón tenía montado un número que nunca pusimos en práctica, con Sergio fundamentado en el humor y la música… Un día, Nanino, estaba afónico y Sergio Correa con el micro en la mano empezó a destapar con sus chistes, citas, monólogos y así escapamos de aquella actuación publicitada a bombo y platillo…

Recuerdo a Sergito, siempre con la mano tendida, con su estilográfica en la mano, pariendo coplas que entregaba a sus amigos o a cuantos se la pidieran…

Pero sobre todo, lo recuerdo con aquella copla sin rima, que la gente de la calle la tituló como la polca del caramelo… Fue una copla no escrita, que demostró que la polca daba para mucho…

Sergio Correa, Sergito, nos dejó hace ahora un año. Fue en el señalado día 24 de diciembre, cuando nos dejó para siempre… Pero también me dejó tatuada en mi alma, su amistad sincera, sus claves de humor, su impronta…

En fin, un hueco difícil de cubrir…

Un abrazo allá donde estés…

ALFREDO AYALA OJEDA

2 comentarios:

  1. Siempre estará en nuestros corazones!!!!Jesica

    ResponderEliminar
  2. escogio una fecha señalada don sergio correa el que baila con la mas fea hay maestro alfredo cuanto se le echa de menos cuanta falta que nos hace uno de sus chistes, o la polca no escrita es que era verle y recibir buen humor donde esté seguro habrá risas cierro los ojos y me lo veo haciendome un guiño para que ria ante las adversidades de la vida gracias sergio y por favor di a mi padre que descanse en paz que su hija es fuerte

    ResponderEliminar