Seguidores

lunes, 10 de septiembre de 2012

* EL CHARCO


“Muchas cuerdas pa´un timple”… Sí. Alisando el ala de su cachorro y requintándose el fajín, solía decir mi abuelo cuando se le acumulaba el trabajo… 

Y es que en septiembre, con o sin crisis, las fiestas parecen multiplicarse. No sales de una y estás embarcado en otra… Las fechas importantes en honor de Nuestra Señora del Pino, aunque todavía quedan numerosos actos, han quedado atrás. Pero aparecen otras que ya palpitan con intensidad… 

La Aldea, que vivió ayer su fiesta de la rama, se prepara para mañana con un festejo único, de auténtica tradición aborigen: “El Charco”. “Al Charco, sí… pero vestido”… “Pescar la lisa, sí… pero con ropa”… 

Debemos ser respetuosos con nuestra historia. Conservarla en toda su pureza… Y esta, es la ocasión. Porque la que los aldeanos, luchan por mantener viva, ajena a modernidades, aquel hecho histórico. En el Charco, todo es verdad. Auténtico. Otros festejos suelen hundir sus raíces en el pasado. Esta no. Esta se celebra con motivo de una protesta generalizada contra el obispo de turno, que no entendió el momento que se vivía y en nombre de la iglesia dictó su pastoral, para que los aborígenes no se bañaran, en el Charco, desnudos… El pueblo, se levantó. Protestó, con las armas que disponían: El silencio. 

Decidieron, ante la severidad de la orden, pescar la lisa vestidos… 

La prohibición tiene su origen en las espectaculares mareas del Pino, que nuestros aborígenes aprovechaban la bajamar para pescar  el pescado que quedaba preso en el Charco. Para ello usaban la técnica del embrosque o embarbascar. Machaban cardones y tabaibas, y la savia la vertían en el Charco para adormecer a las numerosas especies que, durante la noche, se refugiaban en él, huyendo de la depredación, de los grandes peces. Es la técnica que usan otros pueblos aborígenes…Con la abundancia de pesca, era lógico que diera pie a un fiestón. 

Cuentan los historiadores que por aquellos tiempos la presencia de aborígenes era numerosa y se llegaron a contar en la zona costera más de cien fuegos. 

Así que con estos datos, desde las primeras horas de la mañana del día 11 de septiembre, las parrandas partirán desde el casco urbano en dirección a la zona costera a “pescar la lisa”. 

Diviértanse, sí… Pero con el debido respeto. 

ALFREDO AYALA OJEDA

2 comentarios:

  1. Juan Agustin - tingosur10 de septiembre de 2012, 14:46

    Felicidades Alfredo, quizás ya hemos coincidido en alguna fiesta con tu timple y mi Camara, hoy estoy por la palma después de cantar el tirintintin de Tijarafe y no podré escuchar los callaos al borde del charco pero quizás si pueda estar con el diablo en el palmar o los barcos de valle guerra y que pena que este año no se suelte el perro en valsequillo ... Viva las fiestas y nos vemos en san Simón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo: San Simón es una de las fiestas deliciosas que huelen a pueblo, que tienen sabor propio, música propia y carácter. Las libreas que estuvieron en una época determinada casi olvidadas, parecen que gozan de buena salud. En septiembre toca dir pa´Teror, a ver a doña Pino... Y después, la rama, la romería y el chapuzón en el Charco, en honor de San Nicolás de Tolentino. Por cierto, sobre el Charco, si quieres saber algo más acabo de escribir un artículo sobre la historia de esta fiesta a la que muchos acuden sin penas conocerla. Un abrazo, Juan Agustín.

      Eliminar