Seguidores

sábado, 8 de septiembre de 2012

* PAL´PINO…

Tal como teníamos previsto, a pleno sol, Lydia Díaz y yo, arrancamos la penca rumbo a Teror… El calor, parecía no darnos tregua y llegamos a la Villa, sequitos. En uno de esos recodos, pedimos un botellita de agua y un gran vaso de hielo que nos sirvió para reponer la figura… Un rosario de peregrinos hacían “la caminata al Pino”, en pago de promesa o simplemente por acompañar. 



Todo, estaba a punto para arrancar la romería. Difícil era llegar a nuestro objetivo, (la carreta del Ayuntamiento de Las Palmas) porque numerosos eran los amig@s que saludábamos a cada paso. La romería, olía a pueblo. Mezclarse con ellos, nos resultaba grato.

Lydia, con su traje de Néstor, el polémico, con su cámara, no para de tirar fotos a los numerosos amigos. Ahí está Gregorio “el cuervo”, amenizando la fiesta, con su inseparable mujer que, mientras él pone la música con su artilugio llamado instrumento, ella pone la voz. Y añadía: “Él solito, es una parranda”… 

Una “jurria” de Gáldar con sus lanzas, nos brindaron un queso de oveja que era como una bendición. El artesano que elaboró tan delicioso queso no era otro que el amigo Juan Alonso, de los altos de Guía. Distinguido personaje apegado a la tierra, con el que hemos compartido distintos programas televisivos como “la cultura del Millo” o “Tejidos vegetales”, espacios realizados para Televisión Canaria…


Vimos, de raspafilón a una valiente octogenaria de Artenara: Paca. Ella con su burro, cachimba y el humor de siempre, me dijo: “tengo 87 años” y llevo 61 sin faltar a esta romería…

Por fin, encontramos a la carreta del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Mi primer saludo, fue para Alberto Trujillo, carnavalero de excepción y amigo de siempre.


Después, a los amigos de los grupos folclóricos Roque Nublo y San Cristóbal, que habían hecho fusión para asistir a la romería. Un beso grandísimo a una voz de privilegio: Mela Medina. Un abrazo a mi eterno “barbero” Carmelo Ojeda, colaborador en distintas etapas de mi trayectoria profesional.


Animadamente conversamos con Yaiza Santana y Julio López… con el incombustible Dámaso, laúd en ristre… Por un momento me vino a la memoria, Pepe “el zapatero”, viejo tenderetero, que a cada nota que daba se acompasaba mordiéndose la lengua… Me acordaba de las visitas a los castles a dónde estas dos veteranas agrupaciones, acudían a dar la bienvenida al incipiente turismo… y metido en este paréntesis de recuerdos no puede faltar la mención a Antoñita “La cubana”, pregonera de los frutos del mar con su barqueta sobre la cabeza a modo de corona. Ella, vendía el pescado cantando… Recordaba la ausencia de Sergio Correa que le dedicó una copla a Antoñita: “Pregonando el pescao/sardinas, bogas y galanas/ camina calle abajo/ Antoñita, “La cubana”… 

En fin, con estos dos grupos uncidos en la Ofrenda, cantando aires de la tierra, llegamos a los pies de Nuestra Patrona. Una ofrenda por todo lo alto, con productos de la tierra, plegarias y música, en la que Lydia, se apresuró a colaborar en la entrega de productos…

Allí saludamos a Yeray Rodríguez que ofreció, en décimas interpretadas por distintas parejas de niños que dieron el toque de elegancia y finura a la romería.


El abrazo a Antonio Betancor, presentador oficial de la romería/ofrenda y cómo no, al Hitler, Chago Ramos…

Giramos, posteriormente, una visita a los amigos de Televisión Canaria. En silencio, para no interrumpir, saludamos a Patricia Muñoz, Alexis Hernández y Antonio Cruz, comentaristas del evento. A Vicente Suárez, técnico de la unidad móvil y escalador ocasional. Bailando, siguiendo el ritmo de la música, como en él es habitual, al director/realizador de la Ofrenda: Víctor Falcón. 
Fue, una visita fugaz, porque el respeto para el trabajo de estos compañeros, es muy bonito.

Nuestra visita, lo que podríamos llamar “la visita de los 3€”. Dos bocatas de chorizo de Teror: 3€… Dos cañas: 3€… el aparcamiento: 3€…Y el cupón de los ciegos: 3€.

En las inmediaciones del Puente, las parrandas se sucedían. A cada paso, sonaban aires de la tierra… 

Siempre, con Televisión Española y con la Canaria, he vivido esta fiesta trabajando. Hoy, la he disfrutado junto a mi mujer Lydia Díaz, de una manera diferente, quizás con ojos más críticos… Escuché, en el recorrido, saliendo del Castañero Gordo, una de las frases demoledoras: “Del Pregón, al botellón”. ¡Oiga!, me dolió… Pero, debo reconocer que quien la soltó no le faltaba algo de razón… Efectivamente, muchos, muchísimos, son los que acuden a la Villa, en tan señalada fecha, programados para beber sin tino. Acuden, con el carrito de la compra en supermercados, repleto de toda clase de bebidas. Paran donde se les antoja y se “jincan” sus lingotazos… Otros, ajenos a la tradición… Ayuntamientos que asisten, les da lo mismo, con carrozas, como si de un carnaval se tratara… Algo así como queriendo cumplir con el compromiso. No. Ir a la romería del Pino, requiere un respeto. No es un trámite. No se debe acudir con una carroza como sustituto de una carreta como marca la tradición… Nuestra cultura, nuestra tradición exigen seriedad. No solo son las voces del pueblo las que se alzan. También algunos medios informativos han puesto el dedo en la llaga… No es una fiesta para lucimiento personal ni, tampoco, para políticos que buscan cámara, que quieren aprovechar el momento audiencia, porque entienden que el que no sale en la tele está políticamente muerto… 

Todos, debemos reflexionar o terminaremos perdiendo una de las tantas tradiciones que, por un quítame allá esas pajas, no resistirán el paso del tiempo. 

La fiesta, lo entiendan o no es del pueblo. Emana de él. Es quien debe disfrutarla, sentirla y vivirla…

Uno que es de pueblo y que ha tenido la fortuna de conocerlas todas y cada una de cuantas se celebran en el Archipiélago pongo por ejemplo “La Tablas de Icod”. Una tradición que se vive ajena a los dineros y al paternalismo económico del Ayuntamiento. La hace el pueblo. La política, los políticos deben permanecer al margen. 

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario