Seguidores

lunes, 24 de octubre de 2011

* “LA GRANDEZA DE LA LUCHA CANARIA”

Cuando a mediados de la década de los 80, Televisión Española en Canarias afrontó el difícil reto de incluir en la parrilla de programación “La Luchada”, los aficionados nos frotamos las manos de satisfacción. La Tele pública establecida en las islas, tendía la mano para sacar del abandono de años, a nuestro noble deporte apostando decididamente por el vernáculo deporte. En José Manuel Pitti, se depositó la confianza para hace el proyecto realidad.

Todo comenzó por la apuesta decidida de José Luis Cruz González, Jefe de Informativos, que en el espacio diario “Telecanarias”, encargó a Pitti una sección en la que se hablaba de la lucha, sus técnicas y su historia. Fue, el inicio. También recuerdo que Mari Carmen Isa, Jefa de Programas (la mismita que recuperó Tenderete, tras once años de ausencia en la programación), me preguntó que como vería la inclusión en la parrilla de programas de luchadas en directo. Creo, que no hace falta contar mi apoyo a su iniciativa.

La Luchada, se puso en marcha. La inclusión en la parrilla constituyó un rotundo éxito. Pero no solo se contentó el incansable Pitti con ofrecernos luchas. Desde su programa, se alentó a construir terreros por todos los municipios del Archipiélago. Era un segundo paso importante. La lucha en descampados, en improvisados terreros, pasaba a la historia. Los recintos que se pedían desde los años 60 empezaron a construirse. Los luchadores y aficionados, contaban un lugar digno donde celebrar el deporte de las islas.

Pero esos apuntes corresponden a una historia que se remonta casi los 30 años. El viernes, como siempre, me arrepolliné delante del televisor. El programa “La Luchada”, ofrecía un encuentro con el suficiente atractivo, como para no perdérselo.

Crecía, a medida que se acercaba la hora de comienzo, la expectación. Las crónicas hablaban de “sentimientos encontrados”… “de la grandeza de la lucha”… de “algo más que una luchada”… Se acariciaba ver frente a frente, midiendo sus fuerzas a tan notables luchadores: Ricardo Rodríguez “Medianito IV”, y el temible Marcos Ledesma. Dos hombres parejos, que han ido poco a poco cimentando su particular leyenda… Dos “novios de la lucha” en busca de la victoria… La llama de la pasión se había desatado en el interior del recinto… el público expectante…

La salida de Medianito IV al terrero, fue celebrada por el Público… Poco a poco, luchando, fue derribando a sus oponentes… Uno…, otro… otro más… Así hasta cuatro… Cada vez que Medianito salía a la arena, más difícil eran los rivales... Nauzet, lo intentó sin éxito… Luego Mauro Díaz, pero Medianito estaba intratable… Seis victorias dejaban el marcador en 11-9. Era el turno de Marcos Ledesma, que salió dispuesto a quitar a Medianito IV de en medio y anotar el triunfo para su equipo… La emoción estaba servida… La afición dividida… El público, en pie. Pero Medianito IV, estaba dispuesto a culminar una sonada barrida… Y estalló de júbilo el recinto cuando Marcos Ledesma por tronchada, fue derrotado…

Medianito, se había convertido en héroe de la luchada. Estaba rendido. Mucho había sido el esfuerzo. En el terrero, le esperaba Juan Ramón “El Chino” que nada pudo hacer en el enfrentamiento…. La fiesta, los abrazos, las felicitaciones se sucedían. Estalló la emoción contenida…Una historia más, una proeza más que habla por sí sola, de la grandeza de nuestro deporte….

Si amigo Pitti, como tú dices: ¡¡Ganó la lucha canaria!!

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario