Seguidores

sábado, 15 de enero de 2011

* DEL “TIO SIMÓN” A MAESTRO SALVADOR “EL DE ABELARDO”


CANTOS DE TRABAJO

El pasado jueves, en el programa “El Traspatio”, que se repondrá el próximo domingo a las 09h, bajo la dirección de mi amiga del alma Lydia Díaz abordamos un tema que a mí me apasiona: Los cantos de trabajo.

Habíamos elaborado una comparación, para mejor comprensión de la audiencia, entre dos excelentes intérpretes. El gran Simón Díaz, “el Tío Simón” y Abelardo Medina, más conocido como “Maestro Salvador, el de Abelardo”.

Simón Díaz (foto extraida de su página oficial http://www.simondiaz.com/)

Simón Díaz, “en Cantos de ordeño”, acompañándose del rítmico sonido del “chingo” de leche al golpear el balde, cantó unas coplas doble intencionadas. Simón, cercano en su verbo y entrañable en la narración se mostró tal como es. Transmitía pueblo. Pueblo vivido y sentido. Su obra, está considerada como el legado más importante de la música popular

Simón mantuvo durante 25 años un programa de costumbres y tradiciones, de alto valor etnográfico. Su contribución a la recuperación y puesta al día de la raiz del pueblo le valió el sobrenombre de “Tío Simón”…

Estas coplas, que a continuación escribo, con sello personalísimo, con aires de tradición constituyen un apunte más de su sabiduría. Son coplas sencillas, tiernas y sentidas que él rodea con cierto y pícaro sentido del humor…


LAS MUCHACHAS DE CARACAS

SE CONOCEN CAMINANDO

PORQUE MENEAN LA COLITA

COMO CHIVITO MAMANDO.


UN HOMBRE CON DOS MUJERES

TIENE LA VIDA PERDIDA

SI NO LO MATA LA ESPOSA

LO ENVENENA LA QUERIDA.


UNA MUJER CON DOS HOMBRES

YO LA LLAMO PRECAVIDA

SI SE LE APAGA UNA VELA

OTRA LE QUEDA ENCENDIDA. (1)


LA MUJER EN EL AMOR

SE PARECE AL TUCUSITO

MIENTRAS MÁS DULCE ES LA FLOR

COME MAS APURADITO.


UN HOMBRE CON TRES MUJERES

TIENE EL INFIERNO SEGURO

PORQUE ENTRE LAS TRES LO DEJAN

COMO TOPOCHO MADURO.


EL VIEJITO CARAQUEÑO

SE PARECE A UNA VISAGRA

QUE PARA ENDEREZARLO

LA LA LA LA LA LA

(1) Mi compañera Lydia Díaz, recordó una variante de la copla que se la escuchaba cantar a su abuela Sionita, en Ingenio Blanco, Santa María de Guía)


LA MUJER QUE QUIERE A DOS

NO ES BOBA SINO ENTENDIDA

QUE SI UNA VELA SE APAGA

LA OTRA QUEDA ENCENDIDA.

Contrasta, “el canto de ordeño” del genial “Tío Simón”, con los “cantos de arada” de nuestras islas. Aquí, las reses uncidas, con caminar monótono, ritmo lento y con imagen de grabado antiguo, hieren la tierra. El campesino, se acompaña con el canto para suavizar el trabajo. Maestro Salvador “el de Abelardo”, nos cantó allá por la década de los sesenta, esta copla que actualmente está recogida en distintos grupos folclóricos…


CANTÓ UN HERRERO EN LA FRAGUA

Y EL CARPINTERO EN EL BANCO

EL MARINERO EN EL MAR

Y EL LABRADOR EN EL CAMPO.

En otro momento, hablaré de otros cantos de trabajo. Hasta entonces.

No nos dejen de visitar y aportar sus conocimientos sobre el tema.

ALFREDO AYALA OJEDA

2 comentarios:

  1. QUERIDO AMIGO,HOY ESCUCHE EL PROGRAMA COMO TODOS LOS DOMINGOS,YA QUE NO PUEDO HACERLO LOS JUEVES, Y ME ENCANTO. ME GUSTARON LOS DOS TEMAS QUE AQUI EXPONE Y TAMBIEN EL DE MACHIN, SIN DUDA USTEDES SABEN LO QUE HACEN. SALUDOS A LOS DOS.
    MIGUEL ALVAREZ

    ResponderEliminar
  2. Amigo Miguel: En Radio Faro del Noroeste, nos sentimos a "gustito". Las dos horas de programa intentamos disfrutarlas nosotros y los invitados. Estamos convencidos que divirtiéndonos, la audiencia, también lo hace. A veces, los temas vienen rodados. Con respecto al "tio Simón", salió después de estar toda una noche, hasta altas horas de la madrugada, escuchando con mi compañera y directora del programa, Lydia Díaz el amplio repetorio de este venezolano de excepción. Salió entonces la idea de entroncarlo con otros cantos de los campesinos isleños. Pero Simón iba mucho más allá. Revivía su vivencia. Sabía por qué costado hay que ordeñar a las vacas; relajarlas con el canto y el chingo de la leche acompasaba su tonada. La verdad, me sentí emocionado.
    Maestro Salvador "el de Abelardo", fue el que puso de moda aquella frase que se repetía por todos sitios. No se si la recuerdas: ¡QUIETA LAS VACAS "AHI"!.
    Un abrazo

    ResponderEliminar