Seguidores

martes, 4 de mayo de 2010

* LOS VERSOS DEL POLLO DE ARRECIFE

Yo conocí al Pollo de Arrecife. Lo conocí de actor, de luchador, de poeta, de tertulia y partida de dominó en el Parque de Santa Catalina. Por eso, porque lo había visto con su burro y su carro por los alrededores del Parque de Santa Catalina cargando maderas y viéndolo manejar los sacos de papas con la misma facilidad que cartuchos de humo, se del tipo de hombre que era.

Lo ví luchar en sus mejores momentos y cuando ya solo era nombre, con muchos años encima y con aquella figura atlética vencida por la flacidez. La última vez que me lo tropecé fue en Arrecife, en la calle principal frente al Cabildo. Estaba sentado en un banco…

-¿Qué pasa Pollo?

Y estirando su espléndida mano, estrechó la mía que se perdía entre la suya… ¡Hola Ayalita!

(Yo era Ayalita. Hijo del desaparecido periodista Antonio Ayala. Él era Ayala, así, rotundo. Parecía darme a entender que yo, todavía, no llegaba a calzar el apellido con respeto. Vamos que me quedaba grande)

Recuerdo, por contar alguna cosilla de las ocurrencias de Heraclio Niz Mesa, que así llamaba el Pollo de Arrecife una vez en el viejo palacio de los deportes de la época de las Palmas de Gran Canaria: “El Campo España”, había acudido muchísima gente a ver la tarde de luchas que tenia como atractivo el desafío a cinco luchas, de ellas las tres mejores, entre el más grande: Alfredo Martín “El Palmero” y el eléctrico José Pulido “Camurrita”.

Eran dos hombres de una talla muy similar, luchadores de verdad, con mañas imposibles. Camurria, más dicharachero, más locuaz. El Palmero, más serio, de menos palabrerío…

El Pollo de Arrecife, atraído por el cartel que se anunciaba llegó al Campo España luciendo un terno oscuro a rayas y una corbata larga y no de pajarita como llevaba en otras muchas ocasiones, cuando se endomingaba.

El encuentro terminó y un atrevido le preguntó al Pollo:

-¿Y la pajarita…?

Y el pollo que era rápido en reflejos le replicó:

USO CORBATA LARGA
Y NO DE PAJARITA
PORQUE SABÍA QUE EL PALMERO
LE GANABA A CAMURRITA…
En otra ocasión, cuando yo era delegado federativo de la Federación de Lucha de Las Palmas, acudí a presenciar y llenar el acta de la luchada en la zona de San Gregorio, Telde, en hora de la mañana y por la tarde, seguía para Ingenio para el campo de Los Molinillos a ver otro encuentro en el que luchaba el Maninidra.

Pues bien, era el regreso después de una larga inactividad de Heraclio Niz. Venia gordo, se le había pasado el arroz pero tenia todavía en su almacén físico alguna reservas del hombre que fue y de sus tremendas revoliás… El Pollo, aún así se quedó en el terrero y su equipo, se anotó la victoria.

Nos sentamos a almorzar juntos en el restaurante que había en el mismo terrero…Allí el Pollo habló de sus actuaciones, de luchadores y de mil cosas. De pronto, una silueta a contraluz se puso en la puerta oscureciendo el comedor…

Era Loreto, el veterano luchador del Maninidra que en tono "coñón" se dirigió a Heraclio. ¡Ahhhhh!, ¡estas almorzando!… mucho tienes que comer para que no te de unos pencazos esta tarde…

Y el Pollo, volvió a sacar su impronta:

PESO CIENTO Y PICO KILOS
EN BRUTO Y NO EN NETO
¡¡ABRE EL OJO,
QUE TE PARTO EL CULO: LORETO!!
El Pollo de Arrecife, trabajó en varias películas en Las Palmas y en Arrecife… Aquí lo recuerdo, en Tirma, con aquella belleza de Silvana Panpanini y en Lanzarote entre otras, con aquella espectacular mujer Raquel Wells

Y para terminar contaré una más del Pollo de Arrecife…

El Pollo, ya lo había dicho tenía mucha tecla con mi padre. Con el aprendió a hacer sus primeros garabatos de escritura Él permaneció en Las Palmas de Gran Canaria hasta que sacó, en Arrecife una plaza de guardia municipal. Nada más llegar a la isla conejera, se compró uno de esos utilitarios: un seiscientos.

Para mejor comprensión de los que no están al día en la lucha canaria, diré que hace muchos años los luchadores tenían nombre y apellidos. Eran conocidos así: Don Justo Mesa, Matías Jiménez… Más tarde, llegó el distingo del Pollo. El pollo, era el mejor del barrio, del pueblo, del municipio etc.… Y pollo era el hombre que destacaba de la “pollería” (gente nueva o joven)

El coche, flamante, era blanco. Y dentro, el Pollo tenía que ir encogido, porque era una habitación estrecha para albergar a semejante hombre.

El pueblo, sabio en sus aseveraciones, bautizó al 600, con el nombre del huevo… y cuando le preguntabas ¿por qué el huevo?, te contestaban: “¡porque el pollo va dentro!”

ALFREDO AYALA OJEDA

2 comentarios:

  1. Cuánto tiempo Ayala sin una anécdota suya, son geniales y contadas con un especial cariño, le congratulo amigo.

    ResponderEliminar
  2. Hoy, al regreso de Tenerife donde estuvimos grabado el programa de television canaria "la Bodega de julián", me quedé apesadumbrado...Abrí el periodico y me golpeo la noticia de que Heraclio Niz mesa "el Pollo de Arrecife", habia muerto.
    Se me habia ido el amigo, ese que en cada recalada por la capital de Lanzarote sentados en uno de los bancos de una de sus arterias principales, charlabamos largamente sobre nuestro deporte la Lucha Canaria o sobre sus numerosas peliculas en las que él tuvo participación.
    El Pollo de Arrecife, ha fallecido. Fué un campeón de la lucha canaria y un gran amigo.

    ResponderEliminar