Seguidores

viernes, 14 de mayo de 2010

* LOS CAÑONES HALLADOS EN AGUAS DE LA PLAYA DE "EL AGUJERO" (GÁLDAR)

Sabido es que la costa galdense fue antaño zona de paso obligado de la gran mayoría de los navíos que se disponían a cruzar el Océano Atlántico con destino a Indias, no obstante, debido a sus peculiares características morfológicas, también sabemos que históricamente se ha presentado como un lugar de muy difícil acceso para las embarcaciones que transitaban nuestros mares, tal es así que -según cuenta la riquísima tradición popular galdesa- fueron muchas las naves que como consecuencia del mal tiempo, naufragaron en estas aguas. Sea como fuere, dejando a un lado las múltiples leyendas y relatos “mitológicos” que siempre hemos escuchado en torno a todo ello, conocemos sobradamente que en la Playa de “El Agujero” fueron hallados varios cañones que -al parecer- pertenecieron a un barco que siglos antes se había hundido en aquel mismo sitio, sin embargo, hasta ahora no se sabía nada acerca de la fecha exacta ni de las circunstancias concretas que rodearon dicho hallazgo. Por este motivo, si se me permite, me gustaría ofrecer al lector una prueba irrefutable que he encontrado hace unos días al “peinar” minuciosamente la prensa de la época y que -en mi humilde opinión- da carpetazo casi definitivo a este apasionante asunto.

Me refiero pues a una noticia publicada en el periódico La Opinión, en su edición del martes 18 de abril de 1899, donde se dice textualmente lo siguiente: “En el Boletín de la Real Sociedad económica de Amigos del País de Tenerife, leemos que en la playa más próxima a la ciudad de Gáldar, conocida con el nombre de El Agujero, se han extraído, hace pocos días, por el vapor Mariposa, dos cañones, que se hallaban allí ocultos desde remota época. Las exploraciones de estos restos, como de una campana que se creía en la misma rada sumergida, se deben a la iniciativa del Reverendo Arcipreste del pueblo, y el descubrimiento de las dichas dos piezas a uno de los buzos que trabajan en el puerto de Sardina. Otro cañón y una rueda cureña fueron igualmente descubiertos, pero la extracción se hizo imposible por tener grandes adherencias políperas que lo impedían”.

Como se habrá podido observar en la noticia que acabamos de transcribir, se trata de un testimonio verdaderamente revelador que -a mi juicio- esclarece por completo el asunto que hoy ha centrado la atención de este modesto historiógrafo. Dicho lo cual, estimo ciertamente destacable el hecho de que el boletín de una institución del prestigio de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife se haga eco de la importancia del hallazgo. Por otra parte, creemos que el párroco al que se refiere el texto era el Licenciado D. José Romero y Rodríguez, quien ejerciera el sacerdocio en esta municipalidad de Gáldar desde el año 1877 hasta 1912. Además, la nota de prensa alude también a un buzo que trabajaba en el Puerto de Sardina que había sido el encargado de la extracción de los cañones, pues téngase en cuenta que por entonces todavía no se habían concluido las obras del citado muelle. En cualquier caso, lo cierto es que realmente desconozco qué ocurrió con el resto de los materiales que no pudieron ser recuperados (otro cañón, una campana, una rueda, etc), pero todo apunta a que -posiblemente- aún se encuentran sumergidos en aquel mismo lugar.

En fin, espero y deseo que el tema que se ha abordado en esta ocasión haya sido del interés y agrado del lector, ya que -sin duda- considero que tales cañones han de ser expuestos al público en el futuro Museo de la Historia de Gáldar (en la sección dedicada a la historia naval galdarense, junto a un rótulo que diga algo así como: “Estos cañones fueron hallados en el año de 1899 en aguas de la Playa de “El Agujero” merced a la iniciativa del Venerable Párroco D. José Romero y Rodríguez”).

ALEJANDRO C. MORENO MARRERO

2 comentarios:

  1. señor Alejandro me quito el sombrero ante sus articulos. le leo desde hace tiempo en esta pagina web y siempre me sorprende. es usted un historiador como pocos hay. le felicito desde Sta. Cruz de Tenerife. un saludo. Jose Afonso.

    ResponderEliminar
  2. ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO14 de mayo de 2010, 19:40

    Muchas gracias, amigo. Se hace lo que se puede... De veras que agradezco inmensamente sus palabras. Gracias. Muy amable.

    Un cordial saludo,

    ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO.

    ResponderEliminar