Seguidores

lunes, 3 de mayo de 2010

* FERMÍN PANIZO Y EL SOMBRERO MÁGICO

Hoy, voy a presentar a la más joven de mis colaboradores. Se llama Yaiza , tiene ocho añitos. Una mirada vivaracha y una fe inquebrantable en lo que hace... En cierta ocasión,  me pidió que la llevara a la emisora, a Onda Canaria para ver la radio por dentro... Le dije que era como quitarle la magia, el encanto que tiene y la imaginación que desarrolla. Le conté que la radio tenia la virtud de un mago, que le permitía contarle una historia  a un centenar de personas y que cada uno le ponía una cara distinta al protagonista. Pero ella quería ver la radio y tanto insistió que una noche, la llevé. Estábamos Alfredo, Yaiza y yo, en el estudio. Ella se sentó, como una mujer grande y acarició el micro, estaba ilusionada y me pidió que cuando acabaran las clases, que volviera a llevarla.
Una mañana se levanta y me dice: Oye mami, ¿qué se siente al ser famosa? Y yo, realmente me sorprendí, no entendía aquella pregunta, y le dije: Pero Yaiza, yo no soy famosa, ¿por qué me dices eso? A lo que ella me contesta: cómo que no, tienes una agencia de seguros, un blog que leen muchas personas, un programa de radio, sales en la tele, vamos caminando y la gente te para y te saluda, mami... eso es ser famosa. Le dije a mi princesa: Yo simplemente disfruto con el trabajo que hago, porque es lo que me gusta, y ella añadió: pues yo quiero ser como tú. 
Así que hace unos días le dieron un texto, que era el punto de arranque para que hiciera un trabajo en  el cole... Ella me dijo, que había utilizado su imaginación y que hoy lo entregaba en el colegio, pero que antes, quería que se lo publicara en el blog, que sabía que no era un artículo de etnografía ni de folclore, pero que le hacía mucha ilusión.

Yaiza Salvador Díaz, es mi hija y quién no le hace el gusto a su niña. Yo, por lo menos sí y hoy publico aqui, con todo el orgullo de una madre, su trabajo.... Les ruego que lo lean con mucho cariño.

Fermín Panizo, era un niño al que le encantaba leer. Un día encontró en un cajón, un viejo libro lleno de maravillosos cuentos. Uno de ellos narraba la historia de un viejo elefante y de un gorro de hacerse invisible. Desde ese momento la idea de encontrar un gorro así, no se le fue de la cabeza. Anduvo intranquilo por toda la casa abriendo y sacando todos los cajones, mirando por todos los rincones pues a veces se encuentran cosas encantadas que llevan ahí muchos años.

Luego subió al desván… ¡Y allí encontró un sombrero! Era sin duda un sobrero mágico. Pensé que no lo iba a coger… pero estuve encantado de cogerlo, salí corriendo a enseñárselo a mi madre. Ella estaba en la cocina preparando el desayuno. ¡Yo tengo que decirte algo mamá! – Dime hijo: He encontrado un sombrero. ¡um!, ¡no sé parece mágico!

Fermín, no me acuerdo de haberlo visto. Yo le dije, ahora vuelvo mamá. Subí a mi habitación. Metí el sombrero mágico en la mochila y también metí el libro. Baja a desayunar. Cuando termines vístete y baja que se supone que estará tu abuelo, para llevarte al cole - dijo su madre. Cuando bajé estaba mi abuelo David para llevarme al colegio. Cuando llegué fui a buscar a Lorena Castro y le enseñé el sombrero mágico y el libro. Lorena dijo -¿Qué le pasa al sombrero? ¿Por qué lleva cables azules? Yo contesté: es un sombrero mágico – Pero ¿por qué lleva cables? Porque es poderoso, ¡tiene poderes! ¿Lorena, confías en mí? Dije yo. ¡Claro!, ¿cómo no? Por supuesto que sí confío en ti. Cuando llegó la hora de entrar en clase me puse muy contento porque tocaba “lengua”. Llegué a mi sitio, puse la mochila, le entregué los deberes a mi señorita María y empezamos la clase, hoy dábamos una letra nueva, que era la “S”. La señorita dijo que levantáramos la mano para poner palabras con “s” en la pizarra. Yo dije- seño yo sé una- Sí Fermín- sombrero. No se me había olvidado el sombrero. Bueno, estaba en clase y sonó la sirena del patio. Yo salí con la comida y el sombrero. Yo me lo puse y pensé… si este sombrero es mágico tendrá poder para conceder sueños y hacerlos realidad, entonces deseé que cayera del cielo un balón y esperé, esperé, esperé y puse la mano y en cuanto la puse me cayó un balón, me puse muy contento por lo que había sucedido. ¡Era fantástico!

En cuanto llegué a casa le dije a mi madre el fenómeno que había sucedido, pero ella me dijo –Fermín, ahora no cielo… anda, haz los deberes y sal a jugar después de merendar, pero no vi el sombrero ¡qué horror! Yo deseé con todas mis fuerzas que lo tuviera en la cama y se oyó un “tim-tam” y dije- aquí está. Cuando fui creciendo mi familia se dio cuenta que era mágico, y me creyeron.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado

YAIZA SALVADOR DÍAZ

17 comentarios:

  1. Qué cuento más lindo, preciosa Yaicita, sardinilla mía. Me ha encantado el sombrero mágico. Mira a ver si te encuentras uno por casa y me lo prestas, ¿vale?
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. YAIZA,FELICIDADES. TU CUENTO, ES MUY BONITO. MI DESEO ES QUE SIGAS ESCRIBIENDO. DESDE ESTE MOMENTO, ERES MI ESCRITORA PREFERIDA. UN BESITO PARA TI Y OTRO PARA TU PRECIOSA MAMÁ.

    ResponderEliminar
  3. Ayer, en la fiesta del queso, hablastes de una sorpresa. Hoy, cuando abro el blog, me encuentro sorprendido con este cuento que ilumina la inocencia y divierte al lector... Creo, que una tarde, le oi decir que queria ser periodista...Y, para hacer realidad su deseo se ha puesto manos a la obra, hilvanando unas letras que ha sacado de la magia de un misterioso sombrero ..
    Bienvenida, colega.

    ResponderEliminar
  4. Hola Yaiza,muchas felicidades por ese cuento tan lindo,y si sigues los pasos de mami,pués adelante,es una persona muy humana,y capaz de remover cielo y tierra,para conseguir lo que quiere.
    Muchos besitos linda.
    Lydia, adelante y muchas felicidades por tus logros,sabes que me alegro mucho.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. me gusta la historia es muy divertida e interesante felicidades me encanta ojala sigas escribiendo mas historias

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos los que estan escribiendo en ESPECIAL a mi Madre

    ResponderEliminar
  7. Consuelo García Jiménez4 de mayo de 2010, 6:15

    Yaiza, felicidades, ánimo y a seguir escribiendo y verás como poco a poco, todo lo que siembras lo irás recogiendo. Y felicito a tu mamá por tener una niña tan estupenda.

    ResponderEliminar
  8. Viendo detenidamente el blog, compruebo que el día de ayer se disparó en visitas. Seguramente, la magia del sombrero mágico de Yaiza es la causa efecto de los numerosos visitantes.
    Así que amiga, jovencísima amiga, prepare usted otra historia y a escribirla...
    Ha entrado usted en el "olimpo del famoseo", ¡¡¡Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  9. HOLA YAIZA!!!PRIMERAMENTE A VER SI TE CONOZCO UN DIA DE ESTOS, JE TENGO GANAS!!!TIENES ARTE EN LA ESCRITURA Y SEGURO QUE EN MUCHAS COSAS MAS!!!ENHORABUENA GUAPA!!PORQUE ERES MUY GUAPA!!!

    ResponderEliminar
  10. gracias Jesica soy yaiza la hija de Lydia

    ResponderEliminar
  11. Hay que ver, ¡qué imaginación! Te felicito Yaiza, y no dejes de escribir, si con esa edad escribes así me gustaría verte en unos años.

    ResponderEliminar
  12. Desde que leí este artículo llevo pensado que decirte.
    Yaiza mi amor no dejes de ser como eres,
    Me gusto mucho el cuento, y te pido que todo los cuentos que se te ocurran los escribas en un folio algún día, tendremos para hacerte un libro.
    Te quiero un beso muy grande

    ResponderEliminar
  13. Después de escuchar el traspatio anoche, me tentó la curiosidad de saber quien era la colaboradora mas joven, y me meti aqui buscando el cuento que dijeron que se habia publicado. Y te doy las felicidades por escribir así, ánimo y dedícanos otro cuento.

    ResponderEliminar
  14. Desde la isla de Tenerife, le mando un fuerte abrazo a esta joven colaboradora y le animo a que siga escribiendo.

    Un abrazo

    Esther

    ResponderEliminar
  15. Alicia Esper-Chaín29 de mayo de 2010, 7:59

    Felicidades, Yaiza:

    Es un cuento muy bueno, pronto llegará a casa con el resto de tus compañeros. Sigue escribiendo, y a lo mejor en unos añitos creas tu propio blog, para publicar tus cuentos y relatos. Un beso

    ResponderEliminar
  16. Yaiza, autora de este bella historia, es una fuente briosa y cristalina. Brota, en todos sus actos, de manera espontánea y sorpresiva. Yo, la conozco poquito porque en el mundo de los niñ@s, penetrar es a veces complicado. La he visto en el parque, jugando alegre; colocando estampas de "patito", en su album, en la radio intentando adivinar mil cosas a la vez. La última vez que la vi, fue en el colegio: elegante, vestida de "caballero", con sombrero de copa, camisa blanca, guantes ajustaditos, capa plástica y de negro color. Pero de su cara, brotaba ese brillo de ilusión... Pasaba de ser el sombrero mágico de Fermín Panizo a la magia de la transformación del Enano palmero.
    Me motivó, su seriedad por el momento que le habia tocado vivir y recordaba en mi interior como repetia para aprenderselo de memoria la retahila de "Los Caballeros", antes de que estos caballeros se convirtieran en divertidos enanos.
    Yaiza, vive la tradición. Seguramente, la vive como otros muchos niños y niñas, pero a ella es a quien conozco y casi sin darse cuenta, la vive y la siente.
    Hoy he querido dedicarle estas líneas a esa correa de transmisión que debe ser el colegio donde inicia sus estudios y a una niña, inquieta y juguetona que cuando llega la hora de la verdad, cultiva lo nuestro.
    Yaiza, es la colaboradora más joven de cuantos participan en el blog de Lydia Díaz... Y un día no muy lejano, haremos un programa de radio con estos niños que son los depositarios de nuestra especial manera de ser.

    ResponderEliminar
  17. Yaiza Salvador Díaz27 de enero de 2011, 18:57

    JAJAJA ,muchas gracias a todos se que les ha gustado y que esperan otro y mira hasta lo voy a preparar gracias un beso
    YAIZA

    ResponderEliminar