Seguidores

jueves, 3 de diciembre de 2009

* A CARMELO SUÁREZ QUINTANA

Carmelo Suárez Quintana, sobrino de Juan “El Claca”, más conocido en Guía por Carmelo el peluquero, ya que tuvo una peluquería unisex en "El Siete", ha sido sin lugar a dudas el mejor “cantaor” que ha nacido en nuestro pueblo y posiblemente uno de los mejores de todas las islas en todos los tiempos. A él si le cabría el apelativo de “Guanarteme de la canción canaria”. Nació en el Callejón del Molino y su padre muy conocido era Antoñito el enfermero, su madre era hermana del “Claca”, y al igual que a esta saga de los Quintanas de la Atalaya, a Carmelo desde muy joven le invadió el gusanillo del cante y se manifestó como un excelente cantador, todavía hoy, algo mayor, oírlo cantar es toda una delicia, era muy prolífero y al igual que cantaba, isas, folías y malagueñas se atrevía con otro tipo de música donde destacaban su excelente forma de interpretar los más variopintos boleros tan de moda en aquellos años.

Desde hace bastantes años reside en Maspalomas, donde tuvo un centro de estética que contaba con un gran número de clientes y clientas dado sus sabios conocimientos en estos temas y su refinado comportamiento, de ahí que sea poco conocido en Guía, pero sus excelencias como cantador fueron conocidos en todo el territorio nacional ya que participó en abundosos concursos y conciertos, en más de una ocasión actuó en los mejores teatros de Madrid y otras ciudades españolas, especialmente invitado por María Mérida, que le tenía un gran afecto, que lo consideraba una pieza fundamental para dar a conocer a todos la idiosincrasia de nuestro folklore, existe mucha documentación que así lo acredita y que él, con el cual me reúno con frecuencia me ha entregado, consistentes en recortes de periódicos y otros documentos los cuales considero muy interesantes y que estimo que los guienses deberían conocer.

Cuando a principio de los años cuarenta visitó Guía, el Capitán General de Canarias, José García Escamez, se le dio una recepción en el Cine Hespérides, actuando la Rondalla Princesa Guayarmina, de la cual Carmelo era bailador y cantador, fue tan grandilocuente la forma de cantar de Carmelo, que todos los asistentes se quedaron maravillados y no se explicaban como aquel niño pudiera cantar de la forma que lo hizo, a partir de ahí se convirtió en todo un icono y su espléndida forma de interpretar nuestros aires más ancestrales fueron conocidos en todas las islas.

Tenía un estilo muy depurado y a su forma de cantar le impregnaba unos sentimientos que calaban en lo más profundo del corazón de cuantos le escuchábamos. Jamás presumió de su incomparable arte algo que todos le reconocíamos, oírle interpretar una malagueña nos ponía los pelos de punta a cuantos le oíamos. Siempre fue miembro de la Princesa Guayarmina, y su señera forma de interpretar nuestros cantos le dio a esta agrupación un gran caché, eran muchas las personas que asistían a ver las actuaciones de la citada Rondalla solo y exclusivamente para oír cantar a Carmelo.

Cuando teníamos en Guía el conjunto rítmico Tirma, este excelente amigo nos acompañaba en nuestras actuaciones, serenatas y en otras intervenciones que hacíamos con bastante frecuencia. A la hora de cantar Carmelo jamás se amilanó a la hora de salir al escenario, indudablemente era consciente de su gran valía, pero como ya he dicho jamás presumió de ello, fueron muchas las parrandas en las que participamos, donde se erigía en el máximo exponente de la mismas. Recuerdo que cuando se pudo de modo un bolero que hizo famoso a Jorge Sepúlveda, llamado, Mirando al Mar, la forma de interpretarlo de Carmelo no distaba mucho de cómo lo hacía su autor.

Hace algunos años, entró a formar parte de la Rondalla Atidamana de su amigo Pepe “El Rubio”, -también de Guía-, que tiene su sede social en Lomo Blanco, y junto con la citada agrupación participó en la Romería de las Marías, pero dado que tenía que ir a ensayar a Las Palmas algo que le resultaba incomodo dada la lejanía, desistió y dejó de pertenecer a la misma.

Me gustaría, que alguna de las tres Rondallas que hoy existen en mi pueblo, lo llevaran actuar con ellos en cualquier evento de tipo folklórico que celebraran, para que las nuevas generaciones tan aficionadas a la música canaria, conocieran la elocuente valía de tan eximio cantador, totalmente desconocido por aquellas latitudes ya que pienso que se merece al menos el reconocimiento de sus conciudadanos, yo me encargaría de llevarlo de ser así.

JUAN DÁVILA GARCÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario