Seguidores

viernes, 2 de diciembre de 2011

* GRACIAS “PRINCESA IRAYA”


Después  de  diez años de ausencia, volvía Tenderete. Corría por ese entonces noviembre de 1.983. La reaparición del emblemático programa, en las instalaciones de la Feria del Atlántico, con un decorado aún sin terminar, fue todo un acontecimiento que paralizó la actividad en las islas…  Durante la forzada desaparición Tenderete había crecido en la consideración popular hasta cotas impensables... Una de las tantas metas que nos habíamos trazado consistía, en la recuperación de grupos que estaban en decaimiento, solistas dispersos,  parranderos de siempre y llevar el aliento a la gente menuda que un día sí y otro también, ensayaba sin desmayo… Pretendíamos ser el revulsivo que precisaba el folclore… Abrir una ventana por la que mostrar a propios y extraños nuestro más preciado tesoro cultural.

Los componentes del programa visitábamos semana tras semana, asociaciones, grupos familiares; buscábamos información con folcloristas de todas las islas; cursábamos escritos a distintos ayuntamientos para tomarle el pulso a la actual situación. Muchísimos colaboradores arrimaron el hombro para  que tan solo escuchar la sintonía del programa la convocatoria ante el televisor fuera masiva…  Los viernes, en directo, tocaba Tenderete y eso para el pueblo llano era sagrado. La asistencia como público, se cotizaba… Asistir al programa como simple espectador era, aguardar durante meses, una larga espera. Incluso reservábamos unas invitaciones para que nuestros emigrantes o visitantes ocasionales que estaban de paso pudieran disfrutar  en directo el  Tenderete.


Fue, a mi juicio, la mejor etapa del programa (noviembre 1.983 a junio de 1.985)… Cada semana, un reto.  Las charlas, conferencias, encuentros folclóricos, investigaciones, ensayos, se sucedían. El plató de la Feria del Atlántico se hizo corto para albergar tantas inquietudes juntas… Empujado por la necesidad de llevar nuestro mensaje a todos los rincones dentro y fuera de las islas, Tenderete viajó a cada una de ellas, incluida La Graciosa. También a Venezuela… En una de esas visitas, nos reunimos en distintos puntos con nuestra gente joven… Pequeños que ensayaban sin desmayo… Pequeños que constituían el semillero y relevo generacional… buscamos a los “Tenderetitos” en el sur de Gran Canaria y visitamos Geneto, en la Laguna, donde un puñado de jovencitos intérpretes habían empezado a cimentar los primeros pasos de una agrupación que andando el tiempo se ha ido consolidando como uno de los grandes grupos del Archipiélago: la Agrupación Folclórica Princesa Iraya… Los responsables del grupo nos habían enviado la documentación y hasta allí fui para escucharlos. La verdad, quedé sorprendido y en 1.984, debutaron en Tenderete. Fue un sueño hecho realidad para aquella chiquillería… Después, ya más creciditos, he vuelto a disfrutar de su magisterio en La Bodega de Julián…

Por eso, para mí, con la distinción del III Galardón Princesa Iraya que me entregaron el pasado día 25 de noviembre, fue como un encuentro entre amigos que tenía lugar  27 años después de  aquel encuentro afortunado.

Princesa Iraya, con penurias y alegrías, con dedicación y trabajo, están próximos a cumplir tres décadas dedicadas al folclore, a la investigación de una de nuestras señas de identidad más ricas y variadas del mundo.


El amigo Félix Román “El Grande”, con su certera pluma y en atinada crónica del momento describió con todo lujo de detalles lo sucedido en este XXIX aniversario de Princesa Iraya.

Gracias amigos por tenerme presente en su memoria.

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario