Seguidores

martes, 20 de abril de 2010

* ORONCIA CEJAS

En las numerosas fiestas y romerías en las que he participado suelen hacerme la repetitiva pregunta ¿y el rojo a que se debe?

El rojo, suelo decir, es color terapéutico, protector. Está presente en casi todas las vestimentas tradicionales e, incluso, cuando se engalana el ganado para asistir a fiestas, romerías exposiciones o concursos, el rojo aparece…. habían madres que a los niños pequeños les ponían una cintita para protegerlos del mal de ojos…

Viene a cuento, porque a raíz de recuperar algunos momentos junto a mi amigo herreño Benito Padrón, recordé a Oroncia, su mujer… ella, siempre estuvo muy cercana y su trato conmigo fue exquisito.

Por eso me vino a la memoria este relato:

Oroncia Cejas, era la mujer de Benito Padrón. Siempre me recibió con el mismo cariño de una madre… ¡¡familia!! solía decir cuando me veía bajar la calle, para entrar en la casa del miedo… cariñosa y atenta, recuerdo que en cierta ocasión me recitó, -lo tenía escrito en un papelito- un rezo para santiguar…

“Criatura de Dios yo te juro y ensalmo y te bendigo en el nombre de la Santísima Trinidad, Padre + Hijo + Espíritu Santo, tres personas en una esencia verdadera, y la Virgen María Nuestra Señora Madre sin mancha ni pecado original, Virgen antes del parto + en el parto + por la gloriosísima de la Santa Gertudes tu Santa y querida regalada esposa mil vírgenes el señor San José, San Roque, San Sebastián y por todos los santos y santas de tu corte celestial por tu gloriosísima encarnación y por tu gloriosísimo nacimiento + Santísima Pasión y Gloriosísima Resurrección + Ascensión + por tantos y Santísimos misterios creo y verdad Católica a tu divina majestad, poniendo por interés, Santísima Madre y abogada nuestra, libre y sanes a esta tu afligida criatura de esta enfermedad mal de ojos, dolor asidente y de calentura o de otro cualquier daño, herida o de enfermedad, amén + no mando la mal indigna persona que prefiere tan sacrosantos misterios y buena fe, te suplico Señor, para mas honra tuya, devoción de lo presente sirva por tu piedad misericordiosa de sanar a esta llaga, a esta herida, dolor, tumor o enfermedad, quitando de esta parte, y no permita la divina majestad le sobrevenga accidente, corrupción ni daño, dándole salud para que con ella te sirva tu santísima voluntad. Amén Jesús y te juro y ensalmo Jesucristo, nuestro Redentor, sane y bendiga, haga su divina voluntad. amén Jesús consumatum + consumatum + criatura de Dios yo te santiguo de ojos buenos y de ojos malos, de buen querer y de mal querer y de envidia y de mal de ojos y de cualquier mal que en el cuerpo de esta criatura está, y salga de entre el bien en nombre de Jesús + mas si lo tiene en la cabeza, se lo quite San Juan + si lo tiene en la frente, se lo quite San Vicente + si lo tiene en la nariz, se lo quite Santa Beatriz + si lo tiene en la boca, se lo quite la Virgen María + si lo tiene en la barba, se lo quite la Virgen del Carmen + si lo tiene en la garganta, se lo quite Santa Ángeles + si lo tiene en el cuerpo o donde quiera que lo tuviese, nuestro padre San Amaro + el señor de Traiconte + la virgen ganó quitándole el mal y que entre el bien, en nombre de Jesús, amén.

ALFREDO AYALA OJEDA

1 comentario:

  1. La verdad es que no se donde se debe colocar una nota tan destacada como esta: 72.000 visitantes en el blog. Dicho así, casi no tiene importancia. Sin embargo, cuando miras hacia atrás, ves que el trabajo que ha hecho Lydia Díaz, ha servido para aunar voluntades en favor de lo nuestro. Que el trabajo ha servido para desempolvar viejas historias que los colaboradores han ido enviando... y ha servido el trabajo de estos meses, para sentirnos todos orgullosos, de que el camino emprendido por la amiga, jefa y compañera Lydia Díaz, nos ha permitido un poco más de conocimientos sobre nuestras costumbres y tradiciones.
    Un abrazo, amiga y a seguir en la brecha.

    ResponderEliminar