Seguidores

miércoles, 14 de abril de 2010

* LA SAGA DE LOS OSSORIO

Esta familia cuyo orígenes musicales se remonta a mediados del siglo XIX, forman juntamente con la de los Dávila –ya citados en el artículo I- y la de los Morenos, posiblemente las familias con más prosapia musical de cuantas hayan podido existir en Guía de Gran Canaria. Fueron muchos los miembros de esta saga que destacaron con verdadero intelecto en algo tan transcendental como la práctica de tan significado arte. Desde siempre y hasta nuestros días es muy posible encontrar algún Ossorio, formando parte de algún conjunto musical, sean bandas, orquestinas, charangas, rondallas, etcétera. Es notorio observar la gran relación de esta saga de músicos con la de los Dávila, propiciado por los enlaces matrimoniales llevadas cabo entre sí, lo que dio lugar a una significada preponderancia musical ejercida durante muchos años, que llevo a ambas a familias a copar casi todo el espectro musical de mi pueblo. Desde los tiempos más remotos –al igual que los gallegos que se encontraban en todos los lugares del orbe-, muchos Ossorios fueron citados y reconocidos desde tiempos inmemoriables sobre todo y especialmente en los países latinos americanos, a donde emigraron en busca de fama y fortuna. Estimo necesario y para mayor comprensión de este trabajo analizar a cada uno de los miembros de esta saga, que desarrollaron unos conocimientos grandilocuentes de todo lo relacionado con la música, que hizo que Guía fuera conocida y admirada en toda la geografía española, a modo y manera de la región valenciana y del pueblo de Arafo en la vecina isla de Tenerife, donde la musicología es el bien más preciado de cuantos puedan existir y que sus habitantes con orgullo nos dan a conocer, en los diferentes y tradicionales eventos que por estas tierras suelen ser muy esplendorosos dado que en los mismos brillan de manera elocuente los actos eminentemente musicales.

Trataré en este trabajo ajustarme lo más posible a un órden cronológico en cuanto al análisis de los miembros de esta saga que con un enorme placer voy a citar, y que por suerte para mí todos son parientes míos en mayor o menor grado. Recordar así a:

Antonio Ossorio, celebré tanguista contemporáneo de Carlos Gardel y que allá en la Argentina donde emigro siendo muy joven, se hizo acreedor de una fama que rebaso las fronteras del continente sud americano. Con su guitarra y melodiosa voz maravillo a cuantos le escucharon en ambas riberas del río de la Plata. Buenos Aires, Montevideo, Asunción y otras grandes ciudades del cono sur americano se rindieron al encanto con que Antonio interpretaba tan bellas melodías.

Manuel Jiménez Ossorio, clarinetista, formo parte durante mucho tiempo de la gran Banda Municipal de Música de Guía que por aquellos años poseía. Destaco como instrumentista haciéndose merecedor de los más dignos elogios por su extraordinario quehacer musical.

Banda Municipal de Santa María de Guía bajo la dirección de Alberto Dávila

Juan Jiménez Ossorio, hermano del anterior, excelente tocador del clarinete y de la guitarra. Con el clarinete fue componente de la Banda Municipal, y con la guitarra miembro de la Orquesta de Pulso y Púa Tirma que fundó y dirigió don Teófilo Morales y Martínez de Escobar y de la primitiva Rondalla Princesa Guayarmina fundada por don Francisco León Padrón, excelente concertista, folklorista y arreglista.

Juan Francisco, Bernardo y Alberto Dávila Ossorio, ya citados en la saga de los Dávila.

Cristobal García Ossorio, uno de los mejores músicos que ha dado Guía en todos los tiempos, Saxofonista y clarinetista, compositor, arreglista y extraordinario interprete. Su instrumento preferido era el saxofón alto, con el mismo destaco con una brillantez digna de mención, Durante muchos años fue componente de la Orquesta de Mejías y de la Banda Municipal de la cual llego a ser director. Introvertido, humilde y poco amigo de la fama, rechazo una oferta que le hizo Bonet de San Pedro para incorporarlo a su famosa orquesta en la década de los años cuarenta del pasado siglo, como saxofón alto principal. Se constituyo en el arreglista por excelencia de las diferentes bandas que existían en el noroeste, así como de todos los conjuntos musicales existentes en la zona. Sus interpretaciones como solista en los pasodobles “En er mundo” y “Suspiros de España” lo llevaron a ser considerado como uno de los mejores saxofonistas de las islas canarias.

Cristóbal García Ossorio (centro) junto a otros miembros de la Orquesta Mejías

Camilo García Ossorio, hermano del anterior, buen tocador del bajo –conocido hoy por la tuba-, fue miembro de la Banda Municipal. Destaco y adquirió una cierta fama como profesor, y es justo reconocerle que fue el artífice de la creación de la excelente Banda Juvenil de Guía, ya que la mayor parte de sus componentes fueron alumnos suyos. Tuvo su propia charanga, que actuaba en todos los pueblos y pagos del noroeste. El día de su sepelio la Banda quiso rendirle un último homenaje acompañándole hasta su última morada interpretando diversas marchas fúnebres las cuales él interpreto durante su vida.

Sebastián Ossorio Jiménez, intérprete con el saxofón alto, componente de la Banda Municipal y de la Orquesta Rivas, fue un excelente tocador y así lo acredito durante su singladura musical, su profesión de carpintero le hizo abandonar la práctica de la música siendo bastante joven.

Ignacio Ossorio López, extraordinario músico con su instrumento preferido el trombón de pistones, formo parte de la Orquesta Filarmónica y de la Banda Municipal de Las Palmas, profesor del Conservatorio y componente de una orquesta sacra que dirigía su pariente Manuel Moreno, donde aparte de él figuraban Agustín Conch con el violín, Rafael Jaimez con el violonchelo y Luís Prieto con el piano.

Juan Ossorio López, hermano del anterior, excelente tocador de la batería y extraordinario cantante, formo parte de diferentes orquestas en Las Palmas y fue percusionista de la Filarmónica, su muerte acaecida siendo bastante joven trunco su extraordinario palmares musical.

José Mendoza Ossorio, excelente intérprete con la batería, el piano y menos con la guitarra y el laúd. Fue miembro de la Banda Municipal tocando la caja, formo parte como batería en los inicios de la Orquesta de Mejías, componente de la Orquesta Philips y fundador y director de la Orquesta Iberia en las cuales tocaba el piano. Tuvo bastante fama como profesor y por sus manos pasaron muchos jóvenes que luego se significaron como excelentes músicos, enseñaba indistintamente el toque del piano, la batería, el laúd y la bandurria. Formo parte como percusionista en la charanga de Camilo García Ossorio, ya citado.

Antonio Mendoza Ossorio, hermano del anterior, su trayectoria musical fue efímera, durante el tiempo que ejerció esta profesión destaco como buen tocador del bombardino, fue componente de la Banda Municipal de Guía.

Manuel Mendoza Ossorio, hermano de los citados anteriormente, fue un extraordinario intérprete con el saxofón tenor, miembro de la Orquesta Mejías con el citado instrumento, formaba un tándem de significada relevancia con Cristobal García Ossorio ya citado, como saxofonistas ambos, componente de la Banda Municipal, murió bastante joven lo que motivó que su encumbramiento como músico no se convirtiera en la realidad que todos esperaban.

Ignacio Mendoza Ossorio, hermano de Pepe, Antonio y Manolo Mendoza Ossorio, ya citados. Desde muy jovencito se acredito como un excelente trompetista, formo en la Banda Municipal, su muerte en la Guerra Civil corto radicalmente su prometedora carrera musical.

Estos cuatro miembros últimamente citados de la saga de los Ossorio, eran conocidos en Guía como los hijos de maestro Blas y de Tana, que eran sus progenitores.

Manuel Suárez Ossorio, conocido por “Yoyo”, destaco como tocador del trombón de pistones, componente de la Banda Municipal de Guía, más tarde se traslado a Las Palmas a trabajar como platero con su primo Pantaleón Suárez Arencibia y entro a formar parte de la Banda Municipal de Las Palmas, retornado a Guía volvió a entrar en la Banda, también formo parte de la charanga de Camilo García.

Isidro Morera Ossorio, excelente tocador de la trompeta, fue componente de la Banda Municipal, se traslado a vivir a Tenerife donde abrió un taller de carpintería lo que lo llevo apartarse de la música.

Antonio Aguiar Ossorio, destaco como intérprete de la batería y la caja, con la batería figuro en varias orquestas de la época entre ellas la afamada Orquesta Ondas, mientras que con la caja fue miembro de la Banda Municipal de Guía, su labor como músico fue siempre muy alabada.

Francisco Torres Ossorio, tocador bastante aceptable de la trompeta y el fliscornio, durante toda su vida de músico que no fue muy duradera perteneció siempre a la Banda Municipal de Guía. Su dedicación a la mecánica en los talleres de los coches de Melian en Las Palmas lo apartaron definitivamente de la música.

Rafael Torres Ossorio, hermano del anterior, destaco también en el toque de la trompeta y el fliscornio formando durante su corta vida musical en la Banda Municipal, siendo bastante joven cayó enfermo y esto motivo su retirada definitiva de la música.

Rafael Torres Ossorio junto al recordado Tomasín

Es muy posible que involuntariamente haya dejado de analizar a algún miembro de esta saga, pero de ser así ruego me sepan disculpar, ya que he hecho todo lo posible para que así no fuera. Recordar a todos estos parientes ha sido para mí todo un placer y ubicarlos por los meritos que le revistieron como músicos un gran honor por lo que significaron para el engrandecimiento de nuestra familia y de nuestro pueblo.

JUAN DÁVILA GARCÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario