Seguidores

miércoles, 28 de abril de 2010

* LA SAGA DE LOS FALCONES

Esta familia con la cual finalizó, este análisis que he llevado a cabo de las cuatro sagas más relevantes, desde mi punto de vista, en los tratados musicales y folclóricos que hayan podido existir en Guía,  habitaban en El Palmital, en una casa que estaba ubicada dentro del bosque conocido por El Brezal. Estaba formado por el padre y cuatro hijos que fueron los que se acreditaron como excelentes instrumentistas y cantadores. Pláceme enormemente citarlos ya que fui un buen amigo de todos ellos, y muchas veces compartimos infinitas tocatas, tanto en Guía como en otros pueblos de las islas.

El padre, creo recordar que se llamaba, José Falcón, fue un buen tocador de la bandurria y supo enseñarle a sus hijos, Manolo, Pepe, Juan y Santiago, cuanto sabía de tan hermoso arte, y a fe mía que lo hizo con verdadero tino. Juntamente con ellos y un sobrino llamado Cesáreo más conocido por Sario, formo un buen grupo musical en el barrio que habitaban, más tarde buscaron otros horizontes, encontrándolos primero en Guía y posteriormente en Las Palmas. Así tenemos:

Manolo Falcón Quevedo, extraordinario tocador de la bandurria, posiblemente junto con José González Moreno, conocido por Pepe "el rubio", los dos mejores bandurristas que ha habido en la provincia de Las Palmas en los últimos años. Miembro de las diferentes rondallas del Frente de Juventudes, componente de la AF Tirma Guiense, miembro también de la tuna de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Laguna, donde hizo esta carrera, fundador junto con otros folcloristas de Los Gofiones, en este grupo o parranda estuvo algunos años. Gran lector del papel pentagramado destaco con verdadera elocuencia y fue uno de los componentes de la Tirma nominado como el mejor conjunto musical de Canarias, en un concierto celebrado en la Plaza del Cristo. Falleció relativamente joven en la isla de Fuerteventura en un accidente en el mar.

José Falcón Quevedo, hermano del anterior, aunque fue un buen tocador de la bandurria jamás llego a estar a la altura de su hermano anteriormente citado. Miembro de AF Tirma Guiense y de las diferentes rondallas del Frente de Juventudes. Junto con algunos de sus hijos y sobrinos creo el conjunto Los Falcon Boys, grupo este que se dedicó a amenizar bailes en las diferentes sociedades de Gran Canaria. Pepe Falcón como siempre se le ha conocido, llevó a este conjunto citado a unas metas jamás impensables, bastante bien conjuntado consiguió que el mismo actuase en las salas más distinguidas de toda la isla.


La A.F. Tirma Guiense de Santa María de Guía, década de 1950

Juan Falcón Quevedo, buen tocador de su instrumento preferido la bandurria, siendo bastante jóven destacó como músico por sus grandes cualidades como instrumentista. Componente de la AF Tirma Guiense, también cooperó en la fundación de Los Gofiones, donde estuvo algunos años como tocador.

Santiago Falcón Quevedo, que yo recuerde nunca tocó instrumento alguno, pero como cantante era un buen complemento en el conjunto que formaron sus hermanos conocido por Los Falcones, que amenizaban los bailes de las Tres Cruces, Palmital, y en más de una ocasión en la Cueva del Bernagal, que estaba muy cerca de su casa a la finalización de una matanza o de una descamisada.

Esta saga contemporánea de la de los Ponches, (los cuales no destacaron por sus escasos conocimientos musicales), rivalizaron con nuestro conjunto rítmico Tirma, y ambos se repartían el amenizamiento de la mayor parte de los bailes que se celebraban en las medianías, los cuales eran muy similares a aquellos de antaño conocido por los bailes de taifas, estos eventos que se celebraban con bastante profusión, Casa Antonio el Pichón (en las tres Cruces), casa del Gordo, en el Gallego, casa Santiago en El Palmital, en la sociedad del Caideros, etc., eran muy celebrados en todo el noroeste de la Isla, y una de las cosas que más los identificaban eran sus mandadores y vigilantes, entre estos recuerdo con verdadero afecto a Sario y Primitivo en la Sociedad de las Tres Cruces, dos especímenes bastante corpulentos que mantenían el orden en los bailes con bastante y rigurosidad, dado su exquisito comportamiento con todos los asistentes a estos eventos. Que años aquellos, cuanto los echo de menos. Haber llevado a cabo este trabajo, ha significado para mí recordar con gran cariño y afecto, a cuatro familias a las cuales me unen, como es lógico el parentesco con los Dávila y los Ossorio, y la entrañable relación con los Moreno, así como la amistad que siempre tuve con los Falcones.

JUAN DÁVILA GARCÍA

2 comentarios:

  1. Don Juan, acabo de llegar de Venezuela y me hablaron de un grupo que creo se llamaban los hijos de la noche... Me podria usted indicar quienes eran los componentes y que instrumentos tocaban?..
    Muy agradecido y muy interesante sus relatos sobre las sagas...

    ResponderEliminar
  2. Amigo Juan Cruz, por si te sirve de algo y con el fin de cumplimentar lo que pides te dire: Los Hijos de la Noche, era grupo que se creo en Gáldar aproximadamente en la decada de los años cuarenta del pasado siglo, entre sus componentes recuerdo a: Juan Gutierrez, excelente tocador de la mandolina y elocuente verseador, Antonio Martin que tocaba indistintamente el timple y la guitarra y componia unas coplas muy hemosas, Carmelo Alamo que tocaba la guitarra, Pancho Saavedra tocador de la guitarra y cantador. Es muy posible que tambien formara, parte de este conjunto, Manolo Rios y los hemanos Conrados. Eran bastantes mas pero solo recuerdo a estos con los cuales siempre tuve una gran relacion y con los que viven la sigo teniendo. Era un grupo bastante brillante y sus tocatas eran seguidas con mucho interes por cuantos las escuchabamos. Saludos.

    ResponderEliminar