Seguidores

domingo, 25 de abril de 2010

* LA VIRGEN DEL TANQUITO

La sequía, la sed de hombres, animales y campos, ha tatuado para siempre el carácter fuerte, activo y sacrificado del natural de esta sedienta isla… nadie, como el majorero, conoce mejor el valor y el precio del agua…

Estas yermas tierras, severamente castigadas por el solajero, constituyen, para cualquier foráneo, permanente invitación al abandono y al olvido… pero no, el hombre del sur, el majorero, no es de la gente que sólo mira al cielo esperando los dones divinos… sabe de sus carencias y las administra… y, cuando en algunos puntos de la isla brota ese hilito de agua, la mima, cuida y comparte como si de la propia vida se tratase

Una vez más, nunca es suficiente para admirarla, regresamos a Fuerteventura. Playa, mar y cielo se funden en esa mágica realidad capaz de superar fantasías y sueños. Aquí no parece haber frontera entre los elementos: todo se une en singular belleza… pero todavía hay mucho más, incluso una Fuerteventura casi desconocida…, casi secreta…


Estos severos paisajes, roídos por el tiempo y modelados por la erosión, siempre parecen esperar un destino más afortunado… son tierras que, desde tiempo inmemorial, acechan el agua…tierras que sueñan con infinita paciencia proyectos de verdor y vida…

En tan adversas condiciones, para sobrevivir, el pueblo aborigen, eminentemente agro-pastoril, dependía económicamente de los factores climatológicos…

Esa dependencia de las condiciones naturales exigían ruegos al cielo implorando la lluvia con ofrendas, ritos y canciones lastimeras… y fue, para los antiguos pobladores, la montaña de Tindaya quien ejerció el papel de sagrada… este elemento de relieve geográfico, su orientación con respecto al sol y la luna, respondía tanto a cuestiones sobrenaturales como estratégicas…

En una isla casi plana, de ahí el antiguo nombre de Planaria, los primitivos pobladores, consideraban estas alturas como templo y eje sobre el que giraba su mundo…

De norte a sur, enseñoreándonos con el rugoso paisaje, recalamos por la zona de “Cofete”, en el sur de la isla… caminamos por las muchas y maravillosa sorpresas que la antigua Maxorata nos ofrece…

Por estos arrifales también deambula el ganado asilvestrado, que el majorero no puede atender… esta despensa viva vaga libremente buscando algún yerbajo para sobrevivir… por el terreno estéril, las cabras, machos y baifos, brinca y saltan… solo se les agrupa cuando llega el tiempo de la apañada para revisarlo, seleccionarlo, marcar las crías guaniles –las que no tienen marca- y se vuelve a dejar libre y tan arisco como el paisaje…

En el transcurso de la apañada, mantuvimos distintas conversas con estos hombres que atesoran conocimientos y saberes de la tierra… era la primera vez que escuchaba el relato de la virgen del Tanquito. Su nombre, estrechamente vinculado al agua, atrajo mi atención…

Con mi equipo del programa de televisión canaria “andar canarias” y, con la escasa información reunida, con todo el ánimo del mundo y las fuerzas que la realidad le permite, me dispuse, en días previos al festejo, recorrer la zona…

Caminé por los alrededores de la modesta ermita levantada con el sacrificio y la fe por los vecinos de la zona…

Y me adentre para contemplar con detenimiento a nuestra señora: la virgen del Tanquito…en ella, al decir de los vecinos, se refleja una silueta similar a la que aparece en cada lajita de la montaña del Cardón… esta imagen, consensuada entre los vecinos, se encargó a la península en 1.983…


Tallada en madera, tiene unos cuarenta centímetros de altura… está en posición sedente y lleva al niño en brazos… es una imagen liviana que permite subirla en solitario hasta el santuario construido en lo alto de la montaña del Cardón…

En el pueblo se habla, se susurra o se calla…se dice que cuando se extraía piedra de la cantera, los barrenos no hacían ruido pero la piedra, se desmoronaba…que viene de antiguo pagar promesas, subiendo hasta lo alto de la montaña…

María Victoria Soto, en la mismita puerta de la ermita, me contó, distintas historias que circulan por el lugar
“…antes decía que había una galería de agua… que daban tiros y no explotaban… había milagros… no se sabe exactamente que…"

"…hoy se ha hecho una imagen… se reunió el pueblo para acordar primero hacer una ermita y después comprar una imagen…"

Los vecinos del lugar guardan como tesoro pequeñas lajitas en las que se adivina la silueta de la virgen… María Victoria, conserva, como oro en paño, algunas en la que se refleja la silueta de la virgen del Tanquito…

Dicen los propios del lugar que en la cima de la montaña del Cardón hay un naciente cuya agua se deposita en un pequeño Tanquito, de ahí el nombre de la virgen…

Desde luego, hay que admitir que la presencia de un naciente en Fuerteventura, tiene algo de extraordinario: el agua en canarias siempre tiene algo, poco o mucho, de milagro…

Inicialmente la festividad de la virgen del Tanquito se celebraba en agosto, pero actualmente tiene lugar el último domingo del mes de mayo y en los últimos días de mayo, en vísperas de tan señalado día quise recorrer el terreno…

Pesan los años, pero alivia el camino al encontrarte con lo propio y vivir sensaciones que no figuran en guión alguno…

Mientras asciendo vaga por mi mente, el recuerdo del gigante Mahan, que según algunos historiadores descansa al pie de esta montaña de piedra y espíritu…

Hay aquí aires de leyenda verdadera ante esta panorámica impar… ausencias que son latidos de emoción que las palabras no alcanzan a describir. No podemos resistir la tentación de detenernos ante estos espinosos candelabros naturales… empequeñecido, aparezco y desaparezco, ante sus espigados brazos… disfruto del momento contemplado los cardones más bellos de Canarias…

Mientras el calendario señala el final de mayo, la párvula floración va coronando cada uno de esos brazos... con la llegada del calor hasta que, al finalizar mayo, como si de homenaje a la virgen del Tanquito se tratase, la vegetación rompe en su máximo esplendor.

Antiguamente, el látex de estos cardones sirvió a los aborígenes para narcotizar a los peces que, sorprendidos por la bajamar, quedaban aislados en los charcos…

Cardones…, símbolo de la isla que en la petrificada calma insular parecen sostener al cielo...

Mientras, como queriendo acompañarnos en nuestra subida las tabaibas, parecen señalarnos el camino…
Pocas son las alturas de la isla. La mayor elevación, el pico de la zarza, apenas supera los 800 metros; pero éste y otros puntos de su orografía son atalayas para agrandar el asombro del visitante ante las panorámicas que nos brindan. Y así, buscando siempre la verdad del paisaje y de las gentes que lo habitan y quieren, llegamos a un punto emblemático de Fuerteventura: Montaña Cardón.

Montaña cardón fue lugar sagrado para los primitivos majoreros. La montaña es una auténtica catedral tallada a golpe de siglos por la naturaleza; un grandioso templo cuya cúpula es el cielo abierto y sus formidables columnas no sólo son de piedra cincelada por milenios de erosión, sino también por la fe de generaciones que desde el más remoto principio han habitado la isla.

La tradición religiosa, la magia que a esta montaña se atribuye, es cadena no interrumpida desde el más remoto pasado hasta el presente.

Y de nuevo la fe… la fe inquebrantable de todo un pueblo que no ha dudado en levantar un santuario para agasar a su señora…

Al pie del santuario, un hilito de agua, brota de las entrañas de la tierra para formar “el Tanquito”, charco minúsculo, de poco más de un metro de diámetro, de la virgen…

La altitud de esta zona le permite hacer de frontón para detener el alisio y lograr el beneficio de la humedad… de sus paredes, cortadas casi a plomo, se agarran a la vida distintas especies endémicas…

En los alrededores, busco alguna lajita que de una muestra de cuanto aseguran los vecinos. Allí, en las proximidades, observo distintas y planas piedras que a golpe de imaginación permita entrever la silueta de la virgen…

Dentro, en el santuario, los testimonios de devoción son numerosos…

Un sentimiento de recogimiento, de respeto, se impone de golpe a nuestro equipo… quizás por esos desistimos subir hasta la cresta de la montaña que alberga, “el cementerio de niños”, lugar sagrado para los aborígenes…

Así, el señalado día, montaña cardón se convierte en lugar de peregrinación, de romería, de celebración popular mariana, de fe en nuestra señora.

Por estrechas veredas los peregrinos, al “golpito”, acompañan y festejan a la virgen del Tanquito…
Cual toma su nombre os cuando el terreno se suaviza hacen un alto en el camino para situar a nuestra señora en lugar de privilegio… le hacen corro para transmitirle la alegría del momento…

Por momentos, se estrecha el camino y se estira la larga fila hasta formar un largo rosario… Esta romería, tuvo sus inicios allá por los comienzos de 1.981.
Para cumplir lo prometido, cualquier ayuda es buena… numerosos son los peregrinos que desde apartados lugares acuden puntualmente a la cita…

Se orillan todas las dificultades para acompañar a nuestra señora:

La imagen de la virgen del Tanquito, es liviana. No va en andas como suele ser habitual. Aquí, a hombros o en el regazo, la porta una sola persona… los relevos se suceden… las promesas se cumplen…

Suenan timples y guitarras, mientras los vecinos suben animosos en dirección a la montaña del Cardón…

Una copla se repite durante la subida: 
A la virgen del Tanquito
le pido de corazón
que le de buena salud
a la gente del Cardón
Las parrandas, amenizan el empinado camino…A la llegada, se comparte la comida… un asadero comunal, agasaja a cuantos llegan al lugar donde no faltan, las sabrosas jareas ni el puño de gofio "amasao".

Unos vienen por curiosidad; otros por cumplir con lo prometido…

Todos pasan por el recogido santuario… tocan, a modo de saludo, a virgen del Tanquito… en la puerta, los peregrinos hacen piña…

Yo y mi equipo de "Andar Canarias" hemos sido testigos de cómo una creciente fe nacida del pueblo se va consolidando y se celebra en fecha puntualmente año tras año; y cada vez con mayor asistencia y devoción. Y así hasta convertirse, con ayuda del calendario, en pura y auténtica tradición. Aunque lo más significativo, lo importante, nos parece, es la unión que establece esta fiesta mariana con el remoto, pero vivo, pasado religioso aborigen, tomando a esta Montaña del Cardón como lugar de culto y devoción. Así se forma otro eslabón en la historia viva del pueblo majorero: todo un ejemplo de unidad histórica y de carácter colectivo: un eslabón más en la auténtica historia tan diversa y sin embargo tan unitaria del pueblo canario.

En mis continuos andares por Canarias Solo puedo transmitir mis sentimientos de emoción cuando relato, vivo, siento y me encuentro ante uno de los muchos tesoros históricos de nuestro pasado por lo general tan ignorado como maltratado…

ANOTACIONES AL MARGEN:

*La romería tuvo sus inicios a comienzos de 1.981… inicialmente se celebraba en agosto, pero la fecha se fue adecuando…

*Montaña Cardón es el templo natural, inmediato para el primitivo; luego, las civilizaciones imitarían con la arquitectura religiosa a las montañas... en la cumbre, cielo y tierra se encuentran y la distancia con la divinidad parece más próxima y directa.

En una isla como Fuerteventura, donde la lluvia es un bien muy escaso, y, con frecuencia, incluso un milagro, esta singular elevación de montaña cardón hubo de ser lugar privilegiado para invocaciones y rogativas. Y mucho más cuando en el corazón mismo de la montaña se abre un inesperado naciente, un hilo de vida que ha sustentado la existencia y la esperanza de incontables generaciones.

Las características ecológicas de esta zona de la isla, en que se registran la mayor elevación montañosa de Fuerteventura le permite el beneficio de la humedad, constituyendo la zona de mayor riqueza florística de la isla.

*Como ocurre en otros muchos pueblos primitivos parece existir entre los mahos una destacada sacralización de numerosos elementos y fenómenos naturales. Así tenemos que las montañas, las rocas tiene un valor sagrado, para los aborígenes de Fuerteventura las simas de las montañas elementos destacados sobre la superficie llana en abundancia, tendrían un valor sagrado, atendiendo a una necesidad de control de los ciclos de lluvias, vital para los isleños. El acercamiento de la tierra y el cielo los puntos de unión a un nexo fe estos dos espacios, serán ideales en la relación de prácticas religiosas, rituales, mágica…en numerosas ocasiones se hacen en las crónicas referencia a la realización de ritos propiciatorios con derramamiento de leche (liberaciones) (torriani) en lugares altos como forma de atracción de lluvias, practicas por lo general extendidas a otras islas del archipiélago.”

*Cabe destacar aquí la referencia que se hacen en las crónicas contemporáneas de la conquista de la isla, donde se habla de enterramiento al pie de la montaña de cardones (o el cardón) de un gigante aborigen llamado Mahan (Abreu y Galindo: op.cit. (11) pág. 155). Los estudios arqueológicos del pasado siglo (verneau, berthelot….) confirman la presencia de enterramientos en esta importante montaña, donde además se localizan varios y complejos yacimientos. Habría que destacar también una interesante cita oral que alude a la existencia en dicha montaña de un “cementerio de niños”.

En todo caso, y como para el resto de los temas, habrá que insistir en multiplicar las investigaciones sobre el mundo funerario de los mahos en Fuerteventura.”

*Antes, la mujer que prometía algo a la virgen del Tanquito subía la montaña, en sábado, acompañada de entre seis y nueve mujeres, solteras y pedía el favor de la virgen.

La iglesia se hizo por ese código de ayuda mutua, donde colaboró la totalidad del pueblo; cada uno con sus mañas, aportaba conocimientos, mano de obra o materiales…

*La construcción la hizo el pueblo para remediar la carencia de ermita en la zona. También de las promesas que iban la que prometía a cumplir y pedía permiso a las madres para que dejaran acudir a la montaña a la hija que debía ser, según la promesa, entre seis y nueve mujeres.

*Situado en la península de Jandía es el punto el pico de la zarza. Desde ahí hay grandes vistas de la otra cara de la isla. Aquí hay distintos endemismos que son exclusivos de esta zona, como la margaza.

*El monumento natural de la montaña Cardón fue declarado en 1987 como paraje natural de interés nacional.

*Posteriormente, en 1997, fue recalificado como monumento natural.

*Este espacio natural protegido de montaña cardón es también lugar de interés comunitario desde el año 2001.

ALFREDO AYALA OJEDA

2 comentarios:

  1. Félix Román Morales Díaz25 de abril de 2010, 19:56

    Aún a riesgo de suscitar las perversas suspicacias de siempre, por elogiar públicamente, en esta tierra, al amigo; un documento de envergadura, como el que Alfredo Ayala hoy nos presenta, no debería pasar de puntillas por este extraordinario y exitoso Blog de Etnografía y Folclore.
    Porque, a diferencia de muchos de nosotros, que gustamos de indagar en los vestigios del pasado y analizar su perpetuidad en las tradiciones del presente, acudiendo a cuantas fuentes nos son propicias; Alfredo, con sus vivencias, en su cotidiano deambular por el paisaje y el paisanaje de estas islas; es una fuente en sí mismo.
    Con independencia del contenido documental y didáctico de sus narraciones, lo realmente valioso de Alfredo es la personal percepción que él hace del hecho narrado. Aún cuando los temas abordados provienen de una considerable carga analítica y erudita, Alfredo persigue en todo momento una aproximación cercana al lector, al televidente o al radioyente, a través de una impecable conjunción entre el hecho historiográfico a divulgar y las propias y personales vivencias sobre el mismo. Conjuga a la perfección el fundamento etnográfico de un determinado episodio de nuestra historia con las propias manifestaciones costumbristas derivadas del mismo, mediante una narrativa cargada de sentimientos que le llevan a una poética personal e intimista, que impregna de humanidad la fría descripción de los hechos contemplados.
    A eso se le llama "tener el don del conocimiento y la virtud de saberlo transmitir".

    ResponderEliminar
  2. Félix "el grande", el amigo, es un Arquitecto de la palabra. Sabe usar la herramienta de la comunicación y ponerla en orden adecuado para que, quien la lea, no se salga de la vereda. Hoy, amigo, se me cayó la baba con tu comentario y he sentido el mismo efecto que cuando se borda una folía y te premian con el aplauso... Yo me considero un enamorado de mi tierra, de sus gentes y de sus cosas y ese platónico amor, lo envuelvo para levantar el acta de lo que hay de una manera, digamos, distinta.
    Así que, amigo, simplemente gracias.

    ResponderEliminar