Seguidores

viernes, 5 de marzo de 2010

* JOSÉ GONZÁLEZ MORENO, "PEPE EL RUBIO"

Hoy voy a intentar con significada elocuencia y con un gran sentimiento personal, relatar las peripecias de un entrañable amigo, al cual estimo y quiero como algo propio. No en vano pasamos muchos años juntos dando el callo, -como se dice vulgarmente-, en esto tan hermoso y sublime como es la música y el folclore. Me refiero a José González Moreno, conocido por Pepe el rubio, hijo de José el lindo y de Dionisia Moreno y hermano a su vez de Guillermina, Isaías, Suso el Campanera y de Luis. Hoy dirige y supervisa una gran Rondalla en el Lomo Blanco en la periferia de Las Palmas. Conociendo cuanto hay al respecto, puedo aseverar con total rotundidad que Pepe el rubio, es hoy por hoy, y desde hace mucho tiempo el mejor intérprete bandurrista de los últimos 50 años, además de un elocuente investigador y compositor de aires basados en los ritmos canarios.

Se inició con pantalón corto en la Rondalla de los Clavellinas, en el callejón del Molino. Y como tal intervino en el concurso local celebrado en Guía a principios de los años 40, donde intervino la Guayarmina, la de la Atalaya, - dirigida por mi padre-, y la ya citada, de los Clavellinas, donde su madre Dionisia formaba parte del cuerpo de baile. Después de celebrado el mentado concurso, mi padre, se hizo cargo de enseñarle cuanto sabía al respecto, por inducción de Dionisita consiguiendo en poco tiempo se constituyera en lo que hoy todavía sigue siendo y que ya he manifestado, llegando a convertirse en el alumno más aventajado de cuantos mi padre enseñó. El viejo siempre tuvo a gala así manifestarlo, y él con el laúd y Pepe con la bandurria tenían tal compenetración que era muy difícil superar sus actuaciones por no decir imposible, y así lo acreditaron en innumerables ocasiones.

Formó parte de grandes grupos, entre estos destacar a la Agrupación Folclórica Tirma-Guiense, de la cual fue siempre su bandurria principal, alcanzando el cenit de su carrera como miembro de la insigne Orquesta de Pulso y Púa del Real Club Victoria de Las Palmas, -donde los elegidos para formar parte de la misma tenían que acreditar un currículum de impresionante connotaciones-, dirigida por el gran musicólogo Don Luis Prieto García. Tenía una gran facilidad, que yo calificaría de inteligencia natural para imponerse en las partituras que interpretó y que sigue interpretando. Decir que su grandilocuencia como bandurrista jamás ha sido superada. Hoy posiblemente con sus 76 años sigue siendo el virtuoso ejecutante que siempre fue.

Siendo todos bastantes jóvenes, posiblemente en la primera década de los años 50, constituimos un conjunto rítmico al cual le denominamos Tirma, el mismo lo integrábamos, Mariano Chirivella León, Francisco Vega Dávila, y Juan Aguiar Moreno como guitarras, Pepe el rubio con la bandurria, el que suscribe con el contrabajo y su hermano Suso como cantante o vocalista. Exhibimos nuestra constatada categoría por todas las salas de baile existentes en aquella época en toda la zona, desde las de Fontanales, Calderos, Juncalillo, Jardín de Corvo, Bañaderos, La Atalaya, Tres Cruces, etc., y en muchas ocasiones amenizamos los vermut-bailables que se daban en la sede social de la Tirma-Guiense.

Con Pepe como líder indiscutible, -contando con el asesoramiento de mi padre-, nos imbuimos literalmente en la colaboración con los barrios de Anzo y de la Atalaya, con el fin de formar grupos de cantantes que fueran capaces de llevar adelante espectáculos simultáneos de orden musical y artístico, para reunir dinero para la construcción de las correspondientes iglesias en los dos barrios citados. Cuando iniciamos tal singladura y comenzamos a desplazarnos de manera alternativa hacía uno u otro, Manuel Saavedra Santiago conocido por el Lugino, hizo al respecto la siguiente aseveración, "vamos todos pero seguro que alguno se queda", y así ocurrió, Pepe el rubio se enamoró de la que ha sido su esposa toda la vida, Consuelo Álamo, hija de José Girior, y en Anzo se quedó lo que intuyó el Lugino, se cumplió. Esta joven hoy ya mayor le dio al rubio tres hijos maravillosos, que con las enseñanzas de su elocuente progenitor se han convertido en tres intérpretes a imagen y semejanza de su significado padre, en lo que respecta a la música y el folclore, y son miembros de esa agrupación de brillantes connotaciones que Pepe posee y dirige como ya manifesté en el Lomo Blanco.

Como bandurria principal formó en diferentes ocasiones en las Rondallas del Frente de Juventudes, y como tal le tocó, como se dice vulgarmente "bailar con las más fea", ya que en cuantos concursos intervenimos, en el Pérez Galdós, plaza Hurtado de Mendoza, en la de Santa Ana y en la de San Telmo de Las Palmas tuvo que llevar la voz cantante en cuantas obras ejecutamos, -todas de corte clásico-. Destacar que en cuantos eventos de esta naturaleza en lo que participamos siempre obtuvimos el primer premio y los especiales. Recordar entre las obras que interpretamos, donde él tenía un papel preponderante, es para mí un orgullo ya que estábamos dirigidos por mi padre, así la Obertura del Anillo de Hierro, Trepak, Tristán e Isolda, Parsifal, Granada de Albeniz, La danza del fuego, Pasillos colombianos, fragmentos de elocuentes zarzuelas, operas y operetas, de los más famosos músicos que han conformado el arco musical más grandilocuente de todos los tiempos.

Pepe El Rubio, cuando era director del grupo folclórico de Casas de Aguilar

Decir que Pepe, es un virtuoso bandurrista, no es nada nuevo, y que en más de una ocasión intentó organizar algo en su pueblo natal, -no hace muchos años-, como fue la de darle a la Rondalla Estrella y Guía unas características especiales para que luciera como en antaño lo hicieran la Tirma y la Guayarmina, pero las envidias y las falsedades de algunos de sus componentes le hicieron desistir de tal empeño, -amargado me lo ha contado en más de una ocasión-. Una vez más el desagradecimiento se constituyó en el tópico que siempre ha adornado a mi pueblo. Es triste y lamentable pero sigue siendo así. Tal vez algún día surja la persona ideal que acabe con estos lamentables gatuperios. Pepe el rubio tiene los meritos suficientes para ser nominado como un personaje popular de Guía.

JUAN DÁVILA GARCÍA

4 comentarios:

  1. Señor Juan recordando usted a Pepe el rubio,
    han llegado a mi mente recuerdos, que ya los tenía en un rincón de mi cabeza,y han salido todos a flor de piel, maravillos años aquellos
    Gracias señor Juan

    ResponderEliminar
  2. ADMIRO A PEPE EL RUBIO, AMIGO JUAN DÁVILA. LO CONOCÍA DE DISTINTAS INTERVENCIONES EN TENDERETE Y HACE ALGUN TIEMPILLO EN EL PROGRAMA QUE DIRIJO "LA BODEGA DE JULIÁN", EN EL PROGRAGA QUE CELEBRAMOS EN EL BARRIO MARINERO DE SAN CRISTOBAL. EL OTRO DÍA, CON MOTIVO DE UNA ENTREVISTA QUE LE HIZO MI COMPAÑERA Y JEFA LYDIA DÍAZ Y EN LA QUE YO PARTICIPÉ, ME DI CUENTA DE LA CALIDAD HUMANA DE ESTE SINGULAR PERSONAJE QUE RONDANDO LOS OCHENTA, TODAVÍA LLEGA ANTES QUE NADIE EN LOS ENSAYOS Y CREA ESCUELA SIN SENTIRSE MAESTRO. PEPE EL RUBIO, GRACIAS POR SER COMO ERES.

    ResponderEliminar
  3. ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO.5 de marzo de 2010, 22:14

    Magnífico artículo sobre mi primo Pepe “El Rubio”.

    Felicitaciones, Juan.

    Un abrazo,

    ALEJANDRO.

    ResponderEliminar
  4. Que decir Juan, de Pepe el Rubio,si ya lo ha dicho todo,persona entrañable y amigo de los amigos.
    Felicidades Juan,y si esto llega a Pepito el rubio un beso de mi hijo Israel y mio
    Saludos a todos los miembros del blog

    ResponderEliminar