Seguidores

jueves, 4 de febrero de 2010

* DE CUANDO MAESTRO VIDAL SE ENFADÓ CON MOTIVO DEL DÍA DEL SAGRADO CORAZÓN

Hace ya bastantes años, aproximadamente hacia 1920, había en el casino de Guía un conserje llamado maestro Vidal que era ateo o algo por estilo y -desde su posible ignorancia- era un enemigo acérrimo de las procesiones, pero especialmente de la que se celebraba en honor del Sagrado Corazón de Jesús y siempre que llegaba esta festividad tenía sus "rifi rafes" con los mayordomos de la misma y, sobre todo, con el cura párroco, pues no quería que bajo ningún concepto saliera en procesión la venerada imagen.

Sacerdote de Santa María de Guía (Dibujo realizado por Maruca Marrero)
Archivo particular de Alejandro C. Moreno y Marrero

Era costumbre por aquellas fechas que en los carnavales, las agrupaciones se inventaran letras relacionadas con los aconteceres de sus respectivas ciudades y Guía no podía ser una excepción. Las melodías mas utilizadas para acompañar a las citadas letras tenían o guardaban una gran relación con la música y los ritmos existentes en la época. Los más conocidos eran los "cuplés" y los "balancés", aires que años más tarde pusieron muy de moda Sara Montiel, aunque ya anteriormente lo habían cantado con extraordinaria elocuencia artistas de la talla de Concha Piquer, Imperio Argentina y otras.

Algunas agrupaciones o parrandas cantaban la siguiente copla, a favor de la posición de Maestro Vidal, aunque en plan de cachondeo:

Corazón santo,
Hoy no saldrás
Porque no quiere
Maestro Vidal.
Otras lo hacían al revés, apoyando la salida de la santa imagen y cantaban:

"Corazón santo,
Hoy si saldrás
Aunque no quiera
Maestro Vidal".
En definitiva, son recuerdos y vivencias de mi infancia que mi madre con mucha paciencia me comentaba, así como otras que guardo en mi corazón, ya que el amor que sentía por ella era inmenso. De esta forma, así lo hemos expuesto para el conocimiento de nuestros convecinos y generaciones venideras.

JUAN DÁVILA GARCÍA

1 comentario:

  1. Excelente amigo Juan Dávila. Como todas tus opiniones, historias o anécdotas, esta es sumamente deliciosa. Y el pueblo, con sus coplas, atinado.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar