Seguidores

viernes, 5 de febrero de 2010

* EL ORIGINAL: “JULIO VIERA”

Hace ya casi 40 años, mas o menos, que el pintor de San Cristóbal y yo coincidimos en un acto festivo celebrado en el club Náutico capitalino, en una de esas fiestas en que tú decías: “lo malo de esto, es lo bueno que se está poniendo”.

Allí nos encontramos entre tantos amigos a Rojas Fariñas. Juan Márquez, Nanino Díaz Cutillas, Pepe Batista, Aquilino Saavedra, Alfredo Ayala, Orlando Hernández y, por supuesto, al original pintor cachalotero Julio Viera.

Al alba, salimos del club Náutico para continuar la fiesta en la churrería “La Madrileña”, en la célebre calle Ripoche. Antes de llegar nos pusimos de acuerdo para invitar a Julio Viera, así cada ronda servida la íbamos pagando sin que él se enterase.

Pero llegó el momento en que nuestro pintor, en vista de que no lo dejábamos pagar, desapareció.

Había transcurrido una media hora de su desaparición y cuando nos preguntábamos el por qué de la misma: apareció Julio Viera con una fila de 6 o 7 limpiabotas, y nos dijo con la originalidad de siempre:

-“ya que no me dejan pagar una copa…”
“Los invito a una ronda de abetunada de zapatos”

Y, valgan verdades, Julio Viera nos dejó esa mañana, como otras muchas, una muestra de su peculiar originalidad.

Los betuneros antes, al soco del turismo , abundaban en el Parque de Santa Catalina y compartian espacio con "Lolita Pluma"...hoy es testimonial su presencia.


OTRAS DE JULIO VIERA
Esta pincelada que nos trae Sergio Correa del pintor Julio Viera, de San Cristóbal él, me trae al recuerdo alguna que otra de sus genialidades…. porque, claro, uno se pone a contar cosas de Julio Viera y no para…se hizo retratar con unas gafas olímpicas, de esas que tenían cinco aros, como anuncio olímpico de la llama que se trasladó y estuvo prendida en el pebetero de la isla de La Gomera…él siempre tuvo la intención de hacer el primer disco cuadrado, pero creo que desistió de la idea porque los picares de aquella época eran todos redondos y se paseó por la Paris de la France, con un camello anunciando una de sus múltiples exposiciones…

Julio era un fiel seguidor de nuestro equipillo amarillo y cuando jugaba en la ciudad condal, pues acudía puntual y saludaba a los periodistas que acudían a cubrir la información… me contaba mi padre, el desaparecido periodista Antonio Ayala que en cierta ocasión, le dijo julio: “Antonio, te voy a hacer un retrato”… “no tengo tinta de calamar pero aquí hay whisky para mojar mi pincel y terminar mi trabajo”.

Mi padre quedó quieto, posando para Julio Viera… y cuando Julio terminó su obra de arte le dijo mi padre:

-"coño, me parezco lo que un huevo a una castaña”

y Julio le contestó:

“Haberte ido a un fotógrafo”

SERGIO CORREA Y ALFREDO AYALA

1 comentario:

  1. De él recuerdo una máxima, que decía, LA CRITICA ES LIBRE YO TAMBIÉN.
    Lo recuerdo por los años 1950 y poco ,más, que lo veía por Triana altivo con su barba y una pequeña red en la solapa de su chaqueta, cosa que en aquellos tiempos nos parecía muy sicodelico pero lo admirábamos por su independencia e ir en contra de las normas establecidas en aquellos tiempos. Un sincero saludo y abrazo a mi admirado Julio de Óscar.

    ResponderEliminar