Seguidores

viernes, 22 de junio de 2012

* ANOTACIONES A LA NOCHE DE SAN JUAN


La víspera de San Juan no solo es la noche más intensa del año. Es, también la noche más corta y la que más magia encierra…

Fuego y agua, elementos purificadores, lo presiden todo. 

San Juan, es el eslabón que representa la mediación entre creencias populares y cristianas. En torno a él se agrupa la renovación de la naturaleza, la salud, el amor, fertilidad, el dinero, proyectos e inquietudes. El espíritu renovador, al soco del agua y del fuego, son los protagonistas esenciales.

He tenido la fortuna en tan señalado día, de visitar y vivir, en distintos escenarios casi todas las manifestaciones que perviven en las islas. Hablar con protagonistas del momento en reposada charla con curanderos y sanadores, con santiguadoras y depositarios de la tradición.

Unos, te dejan huella. Otros, incompletos, se van quedando almacenados entre mis apuntes…

Recuerdo, haciendo un trabajo sobre la vida campesina, en la isla de Fuerteventura como había la costumbre, cuando se carecía de viento que moviera las aspas de los molinos, las mujeres hacían en lugar apartado, una montañita de piedras y con un breve rezado intentaban atraerlo… en Méjico, “las piedras del recuerdo”,  forman un  montículo en memoria de los seres queridos…  

Estos amontonamientos de piedras a los que hace referencia el arqueólogo Antonio Tejera Gaspar es, también, una tradición bereber que tiene carácter mágico pues cada piedra representa un espíritu.

Por mis escasos conocimientos y carencia de estudios no he llegado a ninguna conclusión lógica, sobre el significado de los montoncitos.  Valgan verdades me he sentido más atraído por las leyendas, por la transmisión oral que ha llegado hasta nuestros días…

La isla de La Gomera, en La Fortaleza, tuve un encuentro con una célebre curandera: Clotilde Mesa. Ella, -se decía- recibía a titulados en medicina que querían obtener sus conocimientos sobre la cura del “culebro”. El culebro, es el Herpes Zóster, que al irse extendiendo por el cuerpo si la cola se junta con la cabeza, la muerte era segura. Ella, me decía, en el programa que grabé para la serie Senderos Isleños de Televisión Española, que al salir el primer rayito de sol, le veía los ojitos al herpes y con un alfiler lo eliminaba.


Charlando con la afamada curandera, Clotilde Mesa en presencia de mi hijo Ayose

También recorrí y recreamos para la misma serie, en el mismito corazón de Garajonay, “La Laguna Grande”, lugar de encuentro, formado por un llano que aparece despoblado de vegetación, que invita al misterio…  en la víspera de San Juan, de brujas. Las piedras que componen el escenario, catorce en total, están dispuestas en círculo: trece piedras rodean a una de mayor tamaño… con un grupo de la zona, con el sonar de bucios, bocinas o caracolas, tuve ocasión de recrear, con alarde de detalles,  el trabajo de recopilación que los  depositarios de la tradición pusieron a  nuestra disposición…

Fue un trabajo exhaustivo, donde se recogieron otras leyendas como “la del muerto que mató al vivo”, que nos relató don Virgilio Brito, en El Cedro; “Gara y Jonay” bella historia de un amor imposible entre agua y fuego; “los chorros de Epina”, siete chorros que cuenta la tradición que los dos primeros corresponden a la salud, los que le siguen al amor, los dos siguientes a la fortuna y el último, el séptimo, el reservado para las brujas…

San Juan, fogaleras, baños de cabras, enramadas, rituales, cura de la hernia. Es la noche mágica por excelencia, donde se intenta romper con lo establecido, quemando lo viejo para dar paso a lo nuevo. 

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario