Seguidores

domingo, 3 de junio de 2012

* ADIÓS A “ORTEGUITA”, BOXEADOR, CARNAVALERO Y PARRANDERO


Si algo se puede decir, del recientemente fallecido púgil  Félix Ortega Sánchez,  popularmente, por su corta estatura, “Orteguita”, fue su honradez sobre  el cuadrilátero.  Sin reservas, el menudo boxeador, se entregó a fondo brindando a los aficionados espectaculares combates que aún conservo en mi memoria… Lo recuerdo en  la Gallera del Cuyás, en inolvidables peleas con Kid Gavilán. Eran enfrentamientos que desde el tañido de la campana, lo menudos boxeadores, sin tanteo inicial,  parecían decir: ¡vamos a darnos prisa, que no tenemos mucho tiempo! Eran como dos batidoras. Dos fajadores en todo su esplendor. Venían  preparaditos como gallos de pelea… Eran combates que seguían los aficionados puestos en pie, con el corazón encogido por la emoción, aplaudiendo a rabiar cada vez que finalizaba un asalto…

Uno de estos emocionantes enfrentamientos, lo presencié con un amigo que tenía su chispa humorística. Atinadamente, al término del combate y lo incierto del resultado, me dijo: “Este combate debería resolverse con penaltis, porque menuda papeleta para el colegiado…”

El boxeo, en esa época, era la cita obligada de cada fin de semana… Bien en el viejo Campo España o en el histórico Estadio Insular, acaparaba la atención de los numerosos aficionados… Así surgieron o polarizaron la atención del  momento Cesáreo Barrera, García Gancho, Lelo Suarez, Kid Tano,  Kid Melenara, Vicente,  Kimbo, Sergio, César, Teo Benítez, Ramiro Suárez, Montenegro, Magro, Los hermanos Rodri, Cabrerita Gil…

Orteguita, nació en Las Isletas. Fue un notable púgil, deporte al que entregó los mejores años de su vida.  Recuerdo hacerle una entrevista en su cuartel general, en el Hespérides, rodeados de numerosas fotografías  de su larga carrera boxística. Fue una entrevista cordial, inacabada, porque Orteguita, era mucho más que un púgil cotizado… Retirado del boxeo, tocaba el timple en momentos que el cuerpo pedía parranda y formó parte de aquel ingenioso cuerpo de seguridad carnavalera, que montó el alma del carnaval, el también desaparecido Manolo García.

Yo recuerdo, el amplio espíritu bromista del un dúo irrepetible, que formaban el hermano de Manolo García, Chesma y Orteguita. Ambos se pusieron de acuerdo, para iniciar en el Bodegón del Pueblo Canario, a un grupo de amigos de la talla de Orteguita. Habían corrido la voz, que desde la isla de La Palma, les cursaron una invitación para hacer la tradicional “Danza de los Enanos”.  Ellos, siguiendo el plan trazado, recibieron a los interesados animándolos a colaborar, desinteresadamente, en favor de las fiestas lustrales. Además, pidieron a los participantes riguroso silencio… Durante días, estuvieron ensayando hasta que Chesma puso fin a la broma, alegando que las autoridades palmeras les había retirado la invitación, por cuestiones económicas…

Vaya desde este blog, mi reconocimiento a un amigo y boxeador que cuando se calzaba los guantes, decía: "vamos a lo que vamos". Un boxeador que cuando se encerraba entre las doce cuerdas, era como la parra: daba lo que tenía.

Que en Paz descanse.

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario