Seguidores

lunes, 22 de noviembre de 2010

* LAS RETAHÍLAS DE CÁNDIDA

¡BUENOS DÍAS! DESPUÉS DE UNA LLUVIA COMO LA DE AYER, UN DÍA RESPLANDECIENTE, HOY LOS PAJARILLOS ESTÁN CONTENTOS Y PARECEN ESTAR A LA PORFÍA, JEJE Y ESE OLOR A TIERRA MOJADA Y SALITRE MUY PECULIAR EN PUNTA DEL HIDALGO, EN EL MES DE NOVIEMBRE, TE INVITA A SALIR Y DAR UN LARGO PASEO POR SU COSTA. SIN PRISA, PARA PODER DISFRUTAR DE LOS PEQUEÑOS DETALLES QUE LA NATURALEZA TE VA BRINDANDO A CADA PASO QUE DAS.


ME SIENTO UN RATO EN EL MIRADOR, QUE DA HACIA LOS HERMANOS Y ES UN ESPECTÁCULO DIGNO DE ADMIRAR, COMO UNOS RISCOS PUEDEN PROVOCAR TANTA ADMIRACIÓN. LOS OLORES DE LOS TARAJALES MOJADOS, EL SALITRE DÁNDOTE A LA CARA, ESE MAR INTERMINABLE LA VISTA ES .....HAY QUE VERLA ESOS ROQUES DE ANAGA EN EL FONDO. DESAFIANTES LAS OLAS CON LOS CALLADOS ENTONANDO UNA IMPROVISADA MÚSICA, DE REPENTE EL ARCO IRIS HACE SU APARICIÓN, NADIE SABE LA PAZ QUE SE RESPIRA.

BUENO UN RATO MAS DE PASEO Y YA ESTOY A LA ORILLA DEL MAR OTRO DESCANSO Y ME SIENTO A CONTEMPLAR LOS CHARCOS, QUE EL IR Y VENIR DE LAS OLAS VAN LLENANDO, VEO LOS PAJARILLOS COMO SOBRE SUS PATITAS VAN SALTANDO DE UN LADO AL OTRO Y PICOTEANDO EN LOS RECOVECOS DE LOS RISCOS SACAN ALGÚN ALIMENTO Y LUEGO LAS GAVIOTAS REVOLOTEANDO TODAS ALBOROTADAS COMO SI SE ESTUVIERAN SALUDANDO. LOS CANGREJOS ESTIRADOS COGIENDO LOS RAYOS DEL SOL. EN FIN, TANTAS COSAS QUE ME GUSTARÍA COMPARTIR CON VOSOTROS. ME SIENTO CON SUERTE DE PODER TENER EL PRIVILEGIO DE DISFRUTAR DE ESTOS HERMOSOS DÍAS. EN FIN, QUE TENGAN UN BUEN DÍA. YO AHORA, CON MIS PILAS BIEN CARGADAS, ME DISPONGO A FREGOTEAR MI CASA. YA CON MIS VENTANAS ABIERTAS DE PAR EN PAR Y MIS LIÑAS DE ROPA TENDIDA. JEJE ESTO SI QUE ES UNA MUJER DE FUNDAMENTO, DIRÍA MI ABUELA Y COMO YO YA NO LAS TENGO, ME LO DIGO A MI MISMA JEJE.

CÁNDIDA MEDINA ÁLVAREZ

1 comentario:

  1. Tierna y plácida tu caminata por unos lugares que desde que los visitas por primera vez te atrapan porque los sientes propios. No importa de qué latitud vengas pero cualquiera que haya tenido la oportunidad de dormir en las orillas de ese mar cuando está calmo, que te acuna con el vaiven de las olas y el correr de los cantos rodaos haciendo de sonajera, te devuelve a la infancia. Por eso,"Seña" Candida, la entiendo perfectamente y la envidio en esos paseos que llegan a todos los rincones del alma.
    un beso, amiga

    ResponderEliminar