Seguidores

martes, 12 de octubre de 2010

* A “MANOLO, EL DE ANZO”

Hace algún tiempo que conozco a Manuel Montesdeoca, popularmente conocido como Manolo el de Anzo. Él, a mi, no me conoce tanto. Pero en mis transmisiones tanto en televisión como en radio, lo había visto y seguido durante años al soco de las fiestas o aunando voluntades para este u otro acontecimiento festivo… El, disfruta con sus papaguevos, con la Lucha Canaria o sus fiestas del alma: las Marías de Guía... En el municipio de Santa María de Guía, en Gran Canaria, tuve ocasión de hablar con él. Preparaba uno de los actos que a mi me emocionan: la inauguración de un busto de uno de los luchadores punteros de la zona del noroeste: Salvador Díaz, “el pollo de Anzo”, fallecido hace muchos años pero que, por fin después de andar por muchos vericuetos, se le ha podido erigir un busto como reconocimiento a quien fue un novio fiel de la lucha canaria.

A Manolo lo vi en el terrero, junto a otros legendarios luchadores como es el caso de aquel eléctrico luchador, Jose Pulido Ascanio “Camurrita”. Siempre cercano y afectivo, con muchos papeles bajo el brazo y con el entusiasmo por bandera. También me he sentado con el, allá por la hacienda de Anzo, un lugar paradisiaco para pasar unos días de descanso…



Hace poco, en los primeros días de septiembre me lo tropecé acompañando la delegación de Galdar en el momento de la ofrenda a nuestra patrona: La Virgen del Pino. Manolo, "el de Anzo”, siempre tiene la sonrisa dibujada en su rostro. Es un hombre servicial y amigo. Más de 30 años lleva encaminando sus pasos hasta la Villa Mariana de Teror como oferente.

Manolo como otros muchos a los que voy a citar aquí, se merece el reconocimiento popular como Antoñita la Cubana, Sandokan, El viejo Navarro, doña Paca, o Vicente “el yerbero”, entre otros.

ALFREDO AYALA OJEDA

3 comentarios:

  1. A ver cuando le reconocen esa labor desde el ayuntamiento de Gáldar y le nombran hijo adoptivo, ya que es una persona luchadora, emprendedora, dispuesta a colaborar y con ganas de vivir...

    Tiene méritos más que suficientes para que desde el ayuntamiento de Gáldar le otorguen dicho título.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo:
    Todo, es cuestión de aritmética. Una regla de tres: si al Pollo de Anzo, después de muchísimos años, se le ha hecho su monumento. Para que se lo hagan a Manolo Montesdeoca, habrá que comprarse una buenos pantalones de cuero y comenzar la paciente espera.
    Por hacer una breve comparación y, por lo que tengo tremenda calentura autóctona, te remito a un escrito sobre Domingo Mederos "el Pollo de Gáldar", campeón de Canarias y uno de los mejores luchadores de todos los tiempos que el Ayuntamiento de Gáldar debió ponerle su nombre al terrero de luchas. Pero no, la corporación decidió ponerle "a sus luchadores". Así se salda la deuda de gratitud que le debemos a este extraordinario luchador por llevar el nombre de su ciudad natal por todos los rincones de nuestra geografía, recibe como reconocimiento el olvido.
    Sucede otro tanto con el hombre al que se le debe el rescate o la vida de más de 300 personas. Sandokan, con riesgo de la su vida, sin dudarlo, luchaba contra todos los inconvenientes del mar del norte para llegar a tiempo a salvarle la vida a quien luchaba contra las olas y la corriente con escasas posibilidades de salvación. Hoy, Sandokan, tiene sus problemas de salud cuantos se han preeocupado por prestarle la ayuda que precisa.
    Asi que Anónimo, baciencia baisano que decía el morito que recaló por nuestras ínsulas.

    ResponderEliminar
  3. Juanma Montesdeoca Santana18 de octubre de 2010, 22:52

    ¡¡Hola Lydia!! Aquí está tu asegurado en Madrid, jaja. ¿Qué tal todo? Espero que muy bien, como siempre. Te escribo para agradecerte el artículo que han escrito sobre mi padre en "Etnografía y folclore", la verdad es que me ha echo bastante ilusión...

    Sólo queda que en Gáldar le reconozcan todo lo que ha echo siempre desinteresadamente...Pero bueno, que me alegro mucho contactar contigo y gracias de nuevo.

    Saludos!!

    ResponderEliminar