Seguidores

lunes, 4 de octubre de 2010

* LAS RETAHÍLAS DE CÁNDIDA

EL DIA DE MI COMUNIÓN YO RECUERDO HOY ESTE DIA Y ME PUEDO REIR PERO CRÉANME PARA MI FUE ALGO QUE NO OLVIDARÉ EN LA VIDA Y NO PRECISAMENTE POR LO BIEN QUE ME SENTÍ. EL DIA QUE ESCUCHÉ POR PRIMERA VEZ QUE HARÍA LA COMUNIÓN ME SENTÍ FELIZ, ¡POR FIN! EN MI CORTA VIDA SERÍA LA PROTAGONISTA DE LA CASA Y EMPEZÓ A CAMINAR EN MI IMAGINACIÓN COMO SI DE UNA PELÍCULA SE TRATARA, EN PRIMER LUGAR LA ROPA… ME VEÍA CON UN TRAJE BLANCO CON MUCHO VUELO Y DE RASO CON UNOS ZAPATOS BLANCOS, CON UNOS LAZOS DE ADORNOS Y UNOS CALCETINES Y BRAGUITAS, Y FALSO LO DE NUEVOS, YA ME VEÍA CON UN MOÑO Y UNAS FLORES DE TELA ADORNÁNDOME EL PELO. HABÍA MOMENTOS EN QUE CASI PODÍA OLER EL INCIENCIO DE LA IGLESIA CUANDO EN FILA ME ACERCABA A TOMAR POR PRIMERA VEZ LA COMUNIÓN, PERO EL SUEÑO SE DESVANECIÓ BIEN PRONTO, CUANDO OIGO DECIR EN MI CASA QUE ESTE AÑO SE HARÍA LA COMUNIÓN VESTIDAS DE MONJAS LAS NIÑAS Y DE MARINEROS LOS NIÑOS.

Foto de comunión de Cándida, no se ven las lonas, su prima le dejó sus sandalias para la foto.


EN ESE MOMENTO SE ME ENCOGIÓ EL ALMA, MIS FANTASÍAS PASARON A SER ESO FANTASÍAS, NO RECUERDO CUANTAS NOCHES ME DEJÉ DORMIR LLORANDO, PERO FUERON MUCHAS, HASTA QUE LLEGÓ EL MOMENTO DE EMPEZAR A TOMAR MEDIDAS PARA COMPRAR LA TELA, YA QUE MI ABUELA PATERNA ERA QUIEN ME HARÍA EL TRAJE. TENGO QUE DECIR QUE NO ERA DE MONJA COMO YO QUERÍA HACER LA COMUNIÓN PERO DESDE LUEGO ESTABA SEGURA QUE MI ABUELA ME HARÍA UN TRAJE DE MONJA DE LO MAS BONITO, COMO ASÍ FUE, ME COMPRÓ EL LIBRITO LOS GUANTES Y LOS DOS ROSARIOS, DIGO BIEN DOS, PORQUE UNO ERA DE LOS QUE TODAS LAS ABUELAS TIENEN, EL MÍO ERA DE NÁCAR Y DORADO Y EL OTRO ROSARIO ERA PARA LLEVAR EN LA CINTURA, LO RECUERDO POR QUE CUANDO LO VI ME VINO A LA MEMORIA LA CASA DE MUCHOS VECINOS QUE SOBRE LA CAMA DE MATRIMONIO TENÍAN UNO SIMILAR COLGADO EN LA PARED. ESTO, SEGÚN MI ABUELA, ERA EL ULTIMO GRITO EN LA MODA DE ESE AÑO EN LOS TRAJES DE MONJAS, BUENO YA ALGO MAS RESIGNADA EMPECÉ DE NUEVO A SOÑAR CON EL GRAN DIA. ESO SI, AHORA EL ESCENARIO ERA UN CONVENTO DONDE YO DESTACABA CON MI HÁBITO RECIÉN ESTRENADO… LLEGA EL MOMENTO DE COMPRAR LOS ZAPATOS MI ABUELA MATERNA ERA LA QUE ME COMPRÓ COMO REGALO UNAS LINDAS SANDALIAS, COSA QUE ME DEJÓ ELEGIR, RECUERDO CUANDO LA DEPENDIENTA ME DIO UNA PARA PROBÁRMELA, RECUERDO ESE MOMENTO EL OLOR A ZAPATOS NUEVOS, QUE TODAVÍA ME ENCANTA RECORDAR. DESPUÉS DE LLEGAR A CASA Y ENSEÑÁRSELOS A MI MADRE Y NO DEJARME PONÉRMELAS PORQUE TENÍAN MIEDO A QUE SE ENSUCIARAN, SE GUARDARON HASTA EL GRAN DÍA… CUANDO ME ESTOY VISTIENDO Y LLEGA EL MOMENTO DE PONERME LAS SANDALIAS ENTONCES SE CONVIRTIÓ MI COMUNIÓN EN ALGO PARA OLVIDAR DURANTE MUCHOS AÑOS… PUES LAS SANDALIAS ERAN LAS DOS DEL MISMO PIE, RECUERDO COMO CORRÍA MI MADRE POR TODA LA CASA BUSCANDO ZAPATOS DE MIS HERMANAS MAYORES, COSA FÁCIL DE ENCONTRAR YA QUE SOLO TENÍAMOS BOTAS DE AGUA Y LAS CHOLAS DE DIARIO, TOTAL SIN REMEDIO, YA QUE NO ME SERVÍAN. RECUERDO CUANDO MI MADRE LE DIJO A MI PADRE, VETE A LA VENTA Y DILE A OBDULIA, QUE SI TIENE UNOS TENIS BLANCOS O SI NO, TRÁELE UNAS LONAS DEL 34 MI PADRE TARDÓ LO MENOS POSIBLE Y ME TRAJO LAS LONAS PUES TENIS NO HABÍA, COMO USTEDES COMPRENDERÁN A ESTAS ALTURAS DEL CUENTO, A MI YA ME ERA INDIFERENTE HICE MI COMUNIÓN Y LOS DETALLES NO LOS PUEDO RELATAR, PUES ESTABA TAN TRISTE ESE DIA QUE LO QUE DE VERAS ERA IMPORTANTE ESE DIA, PASÓ A SER ALGO PARA OLVIDAR. HOY SE QUE RECIBIR A DIOS ERA LO ÚNICO QUE DEBIERA DE IMPORTARME ESE DIA, PERO YO SOY SINCERA Y CUENTO LO VIVIDO CON TODAS LAS CONSECUENCIAS.

CÁNDIDA MEDINA ÁLVAREZ

3 comentarios:

  1. Tienen, tus retahílas, un fondo de verdad. Los que nos tocó vivir esa época de penurias y estrecheces, lo sabemos al instante. Los tenis, las lonas, no venían a cuento con el sencillo trajecito que llevabas para tomar tu primera comunión. Pero es lo que había. Cuando yo cumplí 15 años, había dado mi estirón y estaba invitado a un baile en la piscina de Julio Navarro. Algunos de mis amigos, los que más dinero tenían, iban como un "pincel". Yo no tenía nada que ponerme. Mi madre, Solita, siempre tenía sus recursos y saco del viejo ropero un traje de mi padre... Mi padre con su gran barriga y yo flaco como un tollo. Me quedaba, cual loro con gripe... Pero mi madre, con sus palabras, me infló tanto la moral que me sentía príncipe de Gales.
    Eran, efectivamente, otros tiempos. No como hoy que para hacer cualquier crio la Primera Comunión, se hipotecan los padres hasta los ojos...
    Gracias Seña Cándida, por la frescura de sus retahílas...

    ResponderEliminar
  2. A SEÑA CANDIDA CON CARIÑO: PA ALEGRAR EL DIA AHI LE VA UN SUCEDIDO...
    HOY, ME DISPUSE A HACER PESCADO ENCEBOLLADO. LE HICE EL COMENTARIO A UNA VECINA CUANDO COMPRABA UNAS CEBOLLAS. ¡¡ Y AHORA: A LLORAR!! Y ME DIJO DE ESO NADA. LE VOY A ENSEÑAR UNOS TRUCOS PARA NO... LLORAR.
    MOJE EL CUCHILLO EN AGUA Y DESPUES CORTE CON TODA TRANQUILIDAD LA CEBOLLA. TAMBIEN, OTRO SISTEMA: PONGA SOBRE LA TABLA UNAS GOTAS DE VINAGRE Y DEJARA D LLORAR...YO LE INDIQUE QUE SIEMPRE LO HAGO CON UNAS GAFAS DE PESCA SUBMARINA. ME LAS COLOCO Y NO LLORO...
    ELLA, MUY DIVERTIDA ME DIJO AL OIDO: YO, CUANDO NO QUIERO LLORAR CORTANDO LAS CEBOLLAS, LE DIGO A MI MARIDO CORTALAS TU QUE A MI ME DA RISA...
    VEMERIA, COMO SE AGUDIZA EL INGENIO...

    ResponderEliminar
  3. Candida:
    que tiempos mas bellos....pero decirte que al menos tu tenias las zapatillas prestadas , pero a un tio mio al pobre se los pusieron diferentes porque no encontraban el otro par, jajaajjaajjaajaj. Lo mas bonito de todo es que OJALA PUDIERAMOS VIVIR HOY AQUELLOS MARAVILLOS AÑOS , PORQUE SE PASABA NECESIDAD PERO SE VIVIA MUCHO MEJOR QUE AHORA. ME ALEGRO BASTANTE PODER ESCUCHAR TU VOZ. SENCILLA, CLARA Y TU RISA CAUTIVA EN CADA PROGRAMA DEL TRAPATIO CONTANDO TUS RETAHILAS. MIL BESOS

    ResponderEliminar