Seguidores

sábado, 3 de agosto de 2013

* “LA TRAÍDA DEL AGUA”, UNA FIESTA QUE CAMINA SOLA

Hace unos días, con mucha anterioridad a las fiestas en honor a nuestra Señora La Virgen de las Nieves, en Lomo Magullo, Telde, paseé detenidamente, por los alrededores de la ermita que está en víspera de cumplir su primera centuria. Me invadían los viejos recuerdos de caminatas por los senderos del Barranco de los Cernícalos, uno de los espacios naturales más enriquecedor de Gran Canaria… La sinfonía del agua que, en alocada carrera, corría en libertad barranco abajo hasta que los hombres la sometieran, amansándola en acequias… Recordaba, como los ganaderos de la zona llevaban sus bestias a calmar su sed a las acequias cuando soltaban el agua de regadío… El agua, marcaba los tiempos… Las lavanderas, por caminos y veredas, cargaditas con la ropa de la casa acudían puntuales al encuentro con el agua, tal como recoge esta copla popular de Francisco Tarajano: “Viene la moza a la acequia/con la ropa día tras día/ ¡Que no daría yo/ pa que lavara la mía!”… También, los más jóvenes, los varones, acarreaban agua para animales domésticos y matos. Usaban para ello, un resistente palo que a uno y otro extremo pendía un gancho que le facilitaba enganchar dos grandes latas llenitas de agua limpia y clara.

Por las acequias y atarjeas el agua se deslizaba veces lenta, veces más rápida en horas previamente convenidas atravesando pueblos y pagos. Las acequias, con su agua clara y cristalina, eran un alivio para la vecindad. También, un periódico social. Mientras se lavaba la ropa, jugaban los niños o se acarreaba agua, se mentaban andancios, noticias, problemas, risas y fiestas…

Quizás fuera la carencia de agua en esta zona sureña, mezclado con los rituales aborígenes en petición de lluvia, lo que inspiró al amigo Peñate, maestro de la zona, a poner en marcha con un amplio grupo de colaboradores, lo que hoy conocemos como “La Traída del Agua de Lomo Magullo”, un festejo que se ha ido haciendo grande con el transcurso del tiempo…

En distintas ocasiones tuve la oportunidad de hablar con él. La primera, fue con motivo de un programa especial para la serie etnográfica “Senderos Isleños”, de Televisión Española; la segunda para otra serie de costumbres y tradiciones de Televisión Canaria: “Andar Canarias” y en la tercera, con motivo de la grabación en la Casa de la Condesa, en Telde, para el programa “La Bodega de Julián”. Siempre, su autor, dejó claro que “La Traída del Agua” no respondía a ningún ritual aborigen. Tampoco a ninguna recreación, ni rescate… Ni siquiera una fiesta labrada a golpe de erudición…

Actualmente, “La Traída del Agua”, con cuatro décadas de antigüedad, es una de las fiestas que caminan solas. 

Por eso, el día 11, al filo del mediodía, me dispongo para asistir a esta fiesta del agua. Y voy al festejo tal vez porque “La Traída del Agua” sea la llave infalible para abrir la caja secreta del sentimiento popular… 

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario