Seguidores

jueves, 8 de agosto de 2013

* FIESTAS DE ENRAMADAS, AGUA Y FUEGO

Agosto, festivo, cumple con fiestas que transcurren a caballo entre agua, fuego y enramadas… “La Romería del Poleo” en Icod de los Vinos, en honor a la Virgen del Amparo; “la Rama”, en Agaete, y “la Traída del Agua”, en Lomo Magullo, (Telde), dentro de la festividad de la Virgen de las Nieves;; “El Ramo”, en Arure (La Gomera), en honor a San Salvador Bendito, patrón del ganado; “La Calada del Cotillo” La Oliva, en Fuerteventura, en honor a Nuestra Señora del Buen Viaje; “los fuegos”, de San Lorenzo Mártir, en Las Palmas de Gran Canaria, “Los Corazones de Tejina”, en la Laguna… “La batalla de Lepanto”, en honor a la Virgen de los Remedios, en Barlovento (La Palma)…

Hoy, voy a referirme, a vuela pluma a alguna de estas fiestas de agosto…

· De la Virgen del Amparo, de su ofrenda y devoción, guardo gratos recuerdos aun vivos en mi memoria… Como sonaba el ancestral tajaraste acompañado del repique de las campanas de la ermita… Los “cestos vestidos de frutas del tiempo”, artísticamente elaborados por cuadrillas familiares y amigos para adornar la media Naranja… El artesanal pastilleo de encargo por los jóvenes pretendientes… El aroma en las Arenas del Teide de las matas que arrancaban los “poleyeros” para ofrecer en manojitos a su virgen… Y la “disputa” musical entre lo moderno y lo ancestral; entre los viejo y nuevo que entablan rivalizando la orquesta invitada y la tradicional Orquesta del Poleo…

· El Ramo”, en la cresta de la isla colombina, en honor al protector del ganado San Salvador Bendito. Un Ramo que simboliza la unidad de un pueblo, la cohesión social. “El Ramo”, es el eje central del ritual, del festejo. 

El Ramo, es un pequeño árbol de uno 30/40 cm de altura, que se adorna o viste con las más delicadas frutas de la zona. Un artesano, es el encargado de darle artística forma, ordenando las frutas por colores y resistencia. A modo de corona suele usarse una piña tropical en recuerdo de la emigración. El Ramo, se hace por promesa y la familia que lo ha prometido corre con los gastos tanto de la confección como del brindis.

El Ramo, es transportado en andas junto a San Salvador y se acompaña a ritmo de chácaras y tambores, mientras que el romance va marcando en momento en que se vive.

· “La Calada del Cotillo·, en honor a nuestra Señora el Buen Viaje, no se sabe cuál fue su inicio. Antiguamente, el fruto del mar que brindaba a los pescadores de la zona, se consumía en el seno de la familia.

Todo cambió en 1.975, cuando España abandona el Sahara y el cuerpo de La Legión se estableció en Puerto del Rosario. La comisión de fiestas del Cotillo se dirigió al tercio para que con su marcialidad y espectacularidad en sus desfiles, acompañaran a la Virgen del Buen Viaje en el momento de la procesión. La Legión aceptó. Solo que los organizadores no tenían nada que ofrecerles como muestra de gratitud. Pero en un pueblo que ha pasado sus largas épocas de penurias, suele ser rico en ideas. A alguien se le ocurrió hacer una calada y ofrecerle a la legión, como muestra de gratitud, el fruto del mar. Y así, sin más, lo que se improvisó en aquel momento, se ha convertido en tradición. Una tradición que está próxima cumplir cuatro décadas… 

· Gran parte de nuestras fiestas se han ido adecuando a los tiempos en busca de unas fechas que tenga una temperatura más cálida. Y este, es uno de los tantos casos… “La Batalla de Lepanto”, sin dudarlo, es una de las fiestas más divertidas de Canarias que, afortunadamente, aun podemos disfrutarlas. Se celebran cada tres años y está declarada Bien de Interés Cultural… Se celebra en la segunda quincena de Agosto y se desconoce cómo y cuándo comenzó… Unos la llaman “El Turco”, otros “La Batalla de Lepanto” y otros la encuadran dentro de “Moros y Cristianos”… 

Lo cierto es que viene de lejos, de tiempos en que la memoria no alcanza a precisar. Por desgracia y como nos pone el misterio, el fuego destruyó los archivos municipales y otras fuentes, que yo sepa, todavía no han sido investigadas…

El Municipio palmero de Barlovento cuenta en su vieja historia con la figura de don Francisco Díaz Pimienta, piloto de la Armada que en 1.571 participó en la Batalla de Lepanto. La histórica batalla tuvo lugar en el Golfo de Lepanto el 7 de octubre de 1.571. Por sus servicios el rey le autorizó a formar un mayorazgo perpetuo... Fue en esta batalla donde los turcos perdieron la hegemonía en el Mediterráneo. Este triunfo fue el motivo para que el Papa Pío V instituyese la fiesta del Rosario. 

La Virgen del Rosario, patrona de Barlo­vento, fue nombrada por el Papa Pio V protectora de dicha expedición contra el islam. La imagen de la Virgen que se venera en Barlovento, es una delicada talla flamenca del siglo XVII, un ejemplo artístico más de los contactos culturales y comerciales habidos entre La Palma y distintos países europeos.

Estas relaciones entre Barlovento y Lepanto, bien pueden justificar la conmemora­ción de la efeméride. Es algo normal y lógico; lo insólito del caso radica en la singular celebración que llegó a establecerse. 

Lo cierto es que Barlovento, se ha traído la batalla a casa, reproduciéndola con singular interpretación: a seiscientos metros sobre el nivel del mar y con barcos incluidos... El campo hará de mar y los tagasastes de encrespadas olas.

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario