Seguidores

jueves, 13 de junio de 2013

* ¡¡ POBRECILLO NOVIO !!

Hace un tiempito, el fallecido amigo Isidro Gómez, el de las marionetas de “Chopito y Chaporro”, con el que compartí, tiempo atrás, crónicas en el semanario deportivo “Guiniguada”, se acercó por la tele a visitarme. Isidro, contaba por aquel entonces con una revista hablada, itinerante, semanal, que se mantenía por la valiosa ayuda económica de distintos ayuntamientos… El día que me visitó venia con la sana intención de incorporarme a su equipo habitual. Y claro, como siempre he sido fácil, pues acepté la invitación… Yo, en el municipio de Firgas, versé sobre la incipiente televisión en blanco y negro de reciente implantación en las islas… Allí, entre los participantes, estaba, entre otros, el timplista Andrés Macías que tuvo lucida, desenfadada y humorística intervención… Relataba, entre otras, los distintos sucedidos de su vivir sucesivo…

Yo, -me contaba-, tenía mucha amistad con Néstor Álamo. Él con su carácter y yo con mi socarronería, nos llevábamos muy bien… “Los temas tuyos, -me dijo el gran Néstor, en vísperas de la romería del Pino-, que tienen ese doble y pícaro sentido, le van mejor al toque de seguidillas” pero no me convenció… y terminaba diciéndome, en tono coñón: “Andrés, repásate el motor”… Por cierto que cuando yo me presento y digo que soy Andrés Macías, suelen responder con la fracesita: ¡El de repásate el motor” y yo le respondo no, soy “El pobre Rafael”… porque la gente siempre me encasqueta a mí el tema de Néstor Alamo, con el no tengo nada que ver que ver…

Contaba a los asistentes todo ello, furrunguiando su timple, con naturalidad, como si estuviera en familia charlando en la cocina de su casa… Tenía gancho el amigo Andrés, con el que compartí Tenderetes y Bodegas de Julián, así como numerosas charlas…

Trabajé, -me contó en el programa que yo dirigía “La Bodega de Julián”- durante muchos años en una antología de la música canaria… y me recordó que en una de las intervenciones en Radio Nacional, allá en La Península, cuando me vieron entrar en los estudios con el timplillo, el coordinador me dijo: “Qué hace un hombre tan grande con una guitarra tan chica…” a lo que le contesté: tocar…

Andrés, con el humor por bandera, fue el autor de “la polka del perro bardino” que los Gofiones lleva en su amplio repertorio y la polka del perro de salón, aquel perro que al final es un perro de cartón… También para Radio Faycan, hice numerosos monólogos.

Pero mi tema más sonado es “El pobre Rafael” tema que compuse inspirado en mis paseos por el barrio de San José, cuando alguna muchachita, empaquetada como una burra se asomaba a la ventana para engatusar a algún pretendiente…

Él vivía en la señorial Vegueta, próximo a la iglesia de San Agustín y en estos días, me sorprendió la noticia de su fallecimiento en el centro de mayores de la clínica del Pino…

Descansa en paz, amigo…

ALFREDO AYALA OJEDA

2 comentarios:

  1. Que bonito, maestro Alfredo siempre cumpliendo con los amigos,un recuerdo así de alguien que nos deja, es alargarle la vida,El señor Andres,será recordado cada ves, que cantemos pobre Rafael Que descanse en paz.Que toque ese timplillo donde esté

    ResponderEliminar
  2. Me contó, l desaparecido amigo, timplista y compositor Andrés Macias, en tono humorístico: " La primera vez que furrunguié el timplillo y le jinqué unas letras, recuerdo que le dije a mi mujer: a ver que te parece este tema que acabo de hacer. Ella, me dijo: Me gusta" y le respondí: pues ya hice una canción... Así que también soy compositor"... Andrés, siempre tuvo el humor por bandera...

    ResponderEliminar